Gobierno presentó Plan de Reactivación Económica en encuentro con CChC

Gobierno presentó Plan de Reactivación Económica en encuentro con CChC

La propuesta concentrará obras en las áreas de infraestructura pública y vivienda con montos adicionales a los que maneja cada ministerio. Lo anterior, con la finalidad de acelerar la concreción de proyectos y recuperar el empleo en el país.

Adelantando lo detallado por el presidente Sebastián Piñera, diversos ministros presentaron el programa de Gobierno que tendrá un fuerte énfasis en la reactivación económica post-pandemia, en un encuentro con la CChC, realizado la semana pasada.

En la cita participaron los jefes de las carteras de Obras Públicas, Alfredo Moreno; de Vivienda y Urbanismo, Felipe Ward y de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt; además del subsecretario de Desarrollo Regional, Juan Manuel Masferrer.

El plan se concentra en inversiones públicas con prioridad en infraestructura y vivienda, por un monto adicional de US$ 4.500 millones por sobre el presupuesto de esas carteras de estado.

A lo anterior se suman US$ 1.224 millones del sector privado vinculados a proyectos a ejecutarse entre 2020 y 2022. En definitiva, el megaplan alcanza a más de US$ 5.700 millones.  

Ambos ítemes, tanto el del Estado como el generado por privados, pretenden crear unos 250 mil empleos. Las propuestas estatales son financiadas en parte a través del Fondo Covid-19.

Este último está integrado por tres pilares que son la implementación de políticas públicas pro empleo, que incluye un subsidio a la contratación; apoyo a pymes y la batería de inversiones público privadas en obras públicas; según precisó el secretario de Estado de esa cartera, Alfredo Moreno.

Además, afirmó que en el caso de su ministerio -que es donde existe la mayor cantidad de iniciativas- la nueva programación implicará un aumento de un 30% en la inversión en 2021 y el desafío es que se pueda llegar a un incremento de un 50% en el periodo estimado.

Moreno destacó que “este es un plan que tiene como principal foco recuperar los puestos de trabajo que se han destruido producto de la pandemia”.

Agregó que las inversiones incorporadas a esta propuesta se priorizan bajo los criterios de ejecución inmediata, que puedan ser proyectos que generen empleos, que aporten a la actividad económica con un efecto multiplicador, que sean obras de cobertura nacional y que sean iniciativas “verdes”, es decir que ayuden a la adaptación al cambio climático y aporten a las carencias hídricas del país.

PROYECTOS URBANOS

En el Minvu, el monto destinado para la recuperación económica alcanza a los US$ 1.200 millones más US$ 600 millones en inversión privada. Ésta última corresponde a los pagos relacionados con costos de construcción que financian las empresas.

Se contemplan obras urbanas de pavimentación de calzadas de calles, veredas y pasajes. Además de la ampliación de subsidios habitacionales del DS 19 (clase media), DS 49 (Programa de Integración Social y Territorial) y DS 27 (Mejoramiento de Viviendas y Barrios).

Por su parte, en el Ministerio de Agricultura las inversiones, tanto públicas como privadas, llegarán a los US$ 240 millones, concentradas, preferentemente, en reforestación y obras de riego.

El subsecretario de Desarrollo Regional, Juan Manuel Masferrer, señaló que esta entidad mantiene recursos para este año, por lo que desde el 2021 duplicará el presupuesto habitual llegando a inversiones por un monto de US$ 125 millones.

Se enfocarán en programas de mejoramiento de barrio y programa de mejoramiento urbano.

Masferrer afirma que “tenemos la capacidad y agilidad de generar programas de mano de obra para frenar la caída de los empleos”, argumentó.

ÉNFASIS REGIONAL

Una de las principales características y que destacaron los ministros es que se trata de obras que se adelantan en la programación para el periodo. Según el ministro Moreno “se eligieron obras que cuentan con sus permisos aprobados o con sus trámites cumplidos, que pueden generar empleo rápidamente y que tienen una cobertura nacional”.

Destacó que también se buscará dar mayor rapidez a los procesos de licitación de obras, de manera de iniciarlas lo antes posible. Sin embargo, advirtió que el mayor impacto del plan se podrá visibilizar a final de año o a principios de 2021.

Asimismo, la idea es dar mayor flexibilidad para la subcontratación de mano de obra para las empresas de menor tamaño. Con esto, señaló Moreno, podrán ingresar al sistema empresas locales en cada zona del país e incentivar la contratación de empleo regional.

Moreno explicó que el avance de este plan de reactivación podrá ser controlado en regiones a través de la conformación de mesas de trabajo, que se encarguen de impulsar el seguimiento y monitoreo de dichos proyectos.

El objetivo del Gobierno es conformar mesas de trabajo en cada región para que puedan impulsar los proyectos a nivel local.

Los pilares del subsidio de arriendo para la clase media

Los pilares del subsidio de arriendo para la clase media

Sólo dos requisitos se exigen para postular a este beneficio: no ser propietario de una vivienda y que el hogar haya visto disminuido sus ingresos en a lo menos un 30%. Para la Región existen 13 mil subsidios y el plazo de postulación vence el próximo 24 de agosto.

En el marco del Plan para la Clase Media, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo está promoviendo el subsidio de arriendo para la clase media. Al beneficio pueden optar todas las familias que han visto disminuidos sus ingresos en al menos un 30%.

El subsidio permite cubrir parte del arriendo en hasta un 70% por un periodo de tres meses y no será necesario estar inscrito en el Registro Social de Hogares para realizar la postulación. Este proceso se cierra el próximo 24 de agosto.

Karen Hernández, jefa del Departamento de Operaciones Habitacionales del Serviu Biobío, explica que esta medida extraordinaria incluye un valor máximo de hasta $ 600 mil de la vivienda a arrendar.

– ¿Este subsidio es una ayuda extraordinaria para la clase media o existía previo a la pandemia?     

– Es un subsidio especial, extraordinario, que está orientado a atender la emergencia. Es una de las vías de atención a la clase media que hace el Gobierno a través del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu).

Se trata de apoyar a aquellas personas que actualmente están arrendando viviendas. No es para personas o familias que desean arrendar.

-¿Cuáles son los requisitos que exige este nuevo subsidio?

– Son dos los requisitos básicos. Uno de ellos tiene que ver con que el núcleo familiar haya visto disminuidos sus ingresos en a lo menos un 30% o hayan dejado de percibir ingresos, tanto por finiquito, por una suspensión laboral o por la razón que sea. Y que esa familia no tenga ingresos superiores por $ 2 millones mensuales.

Es un subsidio abierto, no se requiere de otros requisitos, porque es un apoyo especial. Además, puede postular cualquier tipo de núcleo familiar y no es necesario estar inscrito en el Registro Social de Hogares para acceder a este beneficio.

Entonces este subsidio es para quienes actualmente están arrendando una vivienda y que pueda demostrar una disminución en sus ingresos del 30%.

 -¿Qué beneficio otorga este subsidio?

– El aporte es el subsidio de hasta $ 250 mil para viviendas que no superen los $600 mil de arriendo, por un periodo de tres meses, para familias que estén con un contrato de arrendamiento vigente. 

-Como no es parte del programa regular de susbsidios ¿Cuántos llamados tiene?

– Se realizó un solo llamado que partió el 14 de junio y se extenderá hasta el 24 de agosto. Es un llamado con tres cortes de selección para conocer los resultados. El primero fue el 30 de junio, el segundo el 18 de agosto y el último, el 24 de agosto.

POSTULACIÓN ONLINE

-¿Cuántos son los subsidios destinados a la Región?

-A nivel nacional existen 100 mil subsidios disponibles y para la Región son 13 mil. Hasta la fecha llevamos más de 800 postulaciones. Por lo tanto, aún existen bastantes recursos disponibles. Lo importante es que las familias postulen y que se informen que existe este beneficio extraordinario. 

-¿La postulación se realiza en línea?

– La postulación es totalmente online y se realiza en la página del Ministerio de Vivienda y Urbanismo: www.minvu.cl

Los postulantes deben ingresar ahí también la documentación requerida como el contrato de arrendamiento completo, el cual debe estar vigente y haber sido suscrito con fecha máxima el 31 de mayo de 2020. Además de documentos que acrediten la disminución de ingresos, que puede ser un finiquito, un anexo de contrato, boletas de honorarios o de la AFC; en definitiva, lo que acredite esta merma de los ingresos familiares.

-¿Cómo opera este subsidio de arriendo?

– Al momento de postular al subsidio se pide que el dueño de la vivienda pueda firmar un formulario (que está en la página del Minvu) en el que declara la situación de la propiedad, es decir, que no esté afecta a demanda, que cuenta con la recepción respectiva e identificar el rol de la propiedad, entre otros datos. Sólo esa declaración, no debe presentar ningún otro documento. Y dejar claro que está disponible para que su arrendador participe en el proceso.

Una vez que se realiza la postulación por parte del núcleo familiar o de un postulante, el Serviu revisa la documentación y puede ser validada o rechazada. El rechazo se puede deber a que no se cumple con uno de los requisitos o que faltó algún documento o, sencillamente, que ingresó mal los datos.

Si la postulación es aprobada, queda automáticamente postulando y pasa a la etapa de selección. Luego, el aporte llega directamente al propietario de la vivienda, el Minvu le paga el beneficio en forma directa al dueño de la casa.

-¿Quienes resulten rechazados pueden volver a postular?

– Al ser rechazada una postulación se le informa vía correo electrónico este resultado y se le mencionan los motivos del rechazo, de manera que pueda subsanarlos. La idea es que así subsanando lo anterior puedan volver a postular y hacer el proceso nuevamente desde cero.

PREGUNTAS FRECUENTES

Según la jefa de Operaciones Habitacionales una de las dudas frecuentes de quienes quieren postular a este subsidio es conocer si puede hacerlo el cónyuge, aunque no sea él quien haya firmado el contrato de arrendamiento.

Señala que lo importante es que el matrimonio esté declarado como núcleo familiar a través del Registro Social de Hogares y aquellos que no tienen este registro deben realizar una declaración adicional, identificando el núcleo familiar. Además, no se adjuntan documentos, esta sola declaración da fe de que existe ese núcleo.

Otra de las interrogantes es si la persona perdió su trabajo, pero no es la principal aportante del núcleo familiar puede realizar la postulación. Hernández explica que lo que toma en consideración este subsidio son los ingresos familiares, no sólo el del postulante.

Este beneficio da la oportunidad de realizar una nueva postulación si es que ha salido rechazada, subsanando los motivos de este rechazo.  

Comités Gremiales: Presidentas realizan balance y fijan desafíos para el próximo periodo

Comités Gremiales: Presidentas realizan balance y fijan desafíos para el próximo periodo

Una intensa agenda de temas impulsaron las dirigentas desde sus respectivos comités: la participación gremial, la importancia de los subsectores en la cadena productiva, la relación con el sector público y el trabajo interdisciplinario fueron algunos de los ejes que marcaron su estilo en este periodo.

Un lineamiento importante en la gestión de la Mesa Directiva 2018-2020 de la CChC Concepción fue promover la participación femenina en distintas instancias. Entre éstas, los Comités Gremiales, donde cuatro mujeres fueron elegidas como presidentas. Al terminar su periodo, las dirigentas analizaron las tareas cumplidas y definieron los próximos desafíos para cada uno de sus sectores.
COMITÉ DE ARQUITECTURA Y URBANISMO
Casi tres años a la cabeza de este comité estuvo la arquitecta Claudia Hempel. Hija del también arquitecto Ricardo Hempel, quien presidió la CChC local entre 1970 y 1971; la profesional centró su gestión en temáticas de planificación urbana para el Gran Concepción. En este contexto, señala que el mayor desafío fue afrontar la modificación al Plan Regulador Comunal de Concepción (PRCC). “En este proceso se conformó la Mesa de Densificación Equilibrada, en la cual realizamos un trabajo colaborativo con una investigadora externa, permitiendo orientar una posición como CChC frente al tema”, precisa. Hempel además expresa que durante su gestión el comité trató de transmitir a los socios todas las nuevas normativas que impactaban tanto en la actividad inmobiliaria y constructiva como en el ámbito de regulación territorial. Otra de las líneas que impulsó fue la del relacionamiento con los Directores de Obras de las distintas municipalidades realizando los conversatorios CChC-DOM y en los que también participó el Minvu, a través de la seremi regional. “Estos encuentros nos permitieron mantenernos conectados con el sector público, especialmente en este periodo de crisis sanitaria. Así como también, abordar en conjunto distintas estrategias de funcionamiento y apoyar la continuidad de procesos de tramitaciones indispensables para no frenar la actividad en arquitectura y construcción”, destaca. La profesional expresa que un aspecto relevante para el comité -el único de arquitectura y urbanismo del gremio constituido a nivel nacional- es poner en valor el rol del arquitecto en el trabajo interdisciplinario de la industria de la construcción. Por ello, promovieron una mayor vinculación entre los arquitectos CChC, con la finalidad de fortalecer líneas de apoyo y consenso frente a políticas urbanas, como las que impulsa el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU), en el cual el gremio tiene participación. En este tema, la profesional ve uno de los desafíos más próximos para quien asuma la presidencia del comité: coordinar el primer encuentro nacional de arquitectos. Asimismo, continuar con el análisis de los cambios al PRCC y delinear una estrategia que asegure el diseño de una ciudad equilibrada, sustentable y, a la vez, competitiva.

“Posicionar los beneficios de una densificación equilibrada para la ciudad es una tarea relevante para el Comité de Arquitectura”

COMITÉ DE INDUSTRIALES Y PROVEEDORES
Teresa Cáceres es la primera mujer en asumir la presidencia de este comité. En sus tres años de gestión, la también consejera regional se impuso como una de las tareas fundamentales potenciar la participación al interior de ese grupo. Pero, al mismo tiempo, el desafío lo amplió hasta conseguir una interacción con los demás comités gremiales. “Era importante lograr una unión entre todos los comités, porque nosotros somos la base de la cadena productiva del sector y un apoyo a los demás subsectores”, apunta. En esta línea, otra prioridad fue relevar a los proveedores como “el combustible de la actividad constructiva e inmobiliaria” y de esa manera visibilizarlos como entes fundamentales del sector. Para ello, afirma Cáceres, se renovó el sentido del Encuentro Empresarial que organizaba tradicionalmente el CIP, convirtiéndolo en una instancia de acercamiento no sólo entre vendedores, sino, entre los líderes de empresas socias. Entre las principales acciones de su gestión, fue lograr que proveedores e industriales tuvieran un espacio en la Finco 2018, lo que a su juicio generó una alianza con inmobiliarios y constructoras, mediante rondas de negocios realizadas en el contexto de la muestra. En 2019, Cáceres impulsó la primera Feria de Innovación, en el marco de una nueva Finco. La instancia permitió que proveedores mostraran sus productos y dieran a conocer las tendencias para el mercado constructor. Durante el último año, el CIP modernizó su Catálogo de Proveedores, enfocándolo en exhibir tecnología que aportara a la prevención del Covid-19 y en un formato digital. La consejera regional afirma que “somos la base de la cadena de suministros para el rubro y con esa iniciativa quisimos contribuir para que el sector pueda conocer los nuevos desarrollos ante la pandemia y de esa forma proyectar sus obras”, señala. Respecto de las tareas a futuro, Cáceres comenta que mantener el posicionamiento de los proveedores como entes fundamentales de la cadena productiva del sector; consolidar el acercamiento logrado con los demás subsectores y generar nuevas instancias para dar a conocer productos que aporten a la industria; son parte de los desafíos en un mediano plazo.

“La importancia de los proveedores radica en que somos el combustible de la actividad constructiva e inmobiliaria”

COMITÉ INMOBILIARIO
La ingeniera comercial Nathalie Dubois decidió marcar la diferencia a la cabeza de este comité con un sello integrador, participativo y dinámico. Además, recalca que “todas las acciones emprendidas buscaron la unidad del sector”. Señala que el propósito de integración se plasmó en abordar temas transversales a otros comités, de manera de entregar una visión lo más completa posible. Ejemplo de ello, fue el Comité Ampliado realizado en conjunto con el Comité de Vivienda. “Tratamos de conversar las distintas miradas de un tema, relevando siempre el punto de vista inmobiliario”, precisa. Asimismo, agrega Dubois, se impulsó la participación de socios al interior de esta instancia, entregando espacios en los distintos grupos de trabajo, entre ellos, la Comisión Finco y Post Venta. El aspecto dinámico que se quiso imprimir tuvo relación con compartir las diversas experiencias profesionales de los socios al interior del comité, para que sirvieran de ejemplo a sus integrantes. Para esto, se creó el primer Círculo Inmobiliario y se realizó el Café Inmobiliario. “La idea de todas estas actividades es generar un ambiente de unión en el comité y en el gremio en general. Estamos viviendo, tras el estallido social y ahora con la pandemia, tiempos que necesitan de mayor vinculación y apoyo entre quienes pertenecemos al rubro”, resalta la profesional. En este sentido, agrega Dubois, se dio un impulso a las misiones empresariales a través del viaje a la Feria Conecta Imobi en 2019, de Sao Paulo, Brasil, realizado por un grupo de 24 socios y organizado por este comité. Asimismo, uno de los hitos de la gestión se dio al lograr, pese a la pandemia, la realización de la Finco, convirtiéndola en la primera versión online de la muestra. Para Dubois entre las tareas para el nuevo periodo está continuar posicionando la idea de una densificación equilibrada para la ciudad, en respuesta a la limitación a la altura de edificaciones que se propone entre los cambios al PRCC. Pero también, realizar acciones que ayuden a dinamizar la actividad inmobiliaria pospandemia.

“El estallido social y ahora la pandemia son momentos complejos que necesitan de la unión de quienes estamos en el rubro”

COMITÉ DE VIVIENDA
Fomentar una alianza con el sector público y potenciar el trabajo en equipo fueron dos de los énfasis que Miladi Garfe imprimió como sello de su gestión en el comité. En esta línea, la dirigente consolidó la creación de las mesas de trabajo con distintos organismos públicos. Garfe señala que durante su periodo se conformaron dos instancias de este tipo con el Serviu: el Grupo de Trabajo CChC-Serviu y otro dedicado exclusivamente al análisis sobre el programa de Integración Social y Territorial, DS19. “Necesitábamos afinar los lazos con ese servicio estatal. Hacerlos más fluidos. Que conocieran nuestras inquietudes, mejorar procesos y ver cómo nosotros podíamos aportar a optimizar su gestión”, resalta la ejecutiva. Entre los logros, además de consolidar la relación entre el mundo privado y el público, se estrechó la confianza para ir resolviendo temáticas de interés gremial. Se realizaron una serie de reuniones con la asistencia de representantes del Minvu y del seremi de esa cartera en la región. Además, el comité consiguió que su propuesta y evaluación realizada a la Ley de Ductos y presentada a autoridades de ese ministerio fuera idéntica a lo dictaminado por la Contraloría General de la República. Uno de los hitos más significativos del comité fue la elaboración del primer estudio sobre programas habitacionales denominado “Diagnóstico del Proceso de Integración Social en Comunidades de Proyectos DS 116 y DS 19”, el cual abordó el panorama real de la integración en comunidades locales. La profesional afirma que para los próximos dos años, el área de la vivienda social viene con fuerza. “Es clave que el rubro tenga todos los antecedentes y la mayor información para dar un empuje a este subsector, que será uno de los que impulsará la reactivación económica”. Ése es uno de los desafíos que delineó para quien llegue a encabezar el comité. Asimismo, continuar la relación con el Serviu, de manera que se logre mayor eficiencia en los procesos que favorezca a ambas instituciones. Garfe expresa que en el ámbito interno queda por consolidar la participación en la mesa de trabajo sobre campamentos que formó la CChC a nivel nacional. “Es una deuda para trabajar al interior del gremio y poder contribuir a darle una solución a este tipo de sitios habitacionales en la región”, acota.

“El sector de la vivienda social será uno de los que empujará la reactivación económica en los próximos dos años”

Estudio de la CChC: Viviendas sociales integradas tienen positivo impacto en calidad de vida

Estudio de la CChC: Viviendas sociales integradas tienen positivo impacto en calidad de vida

El Comité de Vivienda de la entidad gremial elaboró el primer diagnóstico que se realiza a los Programas Integración Social y Territorial, DS 116 y DS 19. Entre las conclusiones, los habitantes de estos proyectos sienten que han mejorado su calidad de vida, viven más seguros y tienen más oportunidades que si vivieran en otro barrio.  

¿Es buena idea seguir construyendo proyectos de integración social en la ciudad? ¿Aportan a un mejor bienestar de sus habitantes? Según el estudio denominado “Diagnóstico del Proceso de Integración Social en Comunidades de Proyectos DS 116 y DS 19”, la respuesta para ambas interrogantes sería afirmativa.

En el análisis, elaborado por el Comité de Vivienda de la CChC Concepción, se confirma que la principal virtud de estos programas, que es integrar a grupos de familias en un mismo barrio, se cumpliría a cabalidad.

Entre los principales resultados se arroja que un 70,4% de los encuestados no se sienten discriminados en su comunidad y el 86% expresa tener una excelente relación con sus vecinos. Asimismo, un 71% siente que gracias a estos proyectos su calidad de vida ha mejorado.

En esta línea, el estudio constata que los proyectos integrados se reconocen como una oportunidad para grupos de bajos ingresos, desde el punto de vista de las nuevas posibilidades para acceder a una vivienda e infraestructura de calidad, a tener mayor independencia, formar una familia y lograr el “sueño de la casa propia”.

Miladi Garfe, presidenta del Comité de Vivienda, expresa que una de las reflexiones que emanan a partir de los datos extraídos es que “la integración social es un vehículo para nivelar a las comunidades y alcanzar una sociedad más igualitaria”. Destaca que la conformación de ciudad es un medio para avanzar en esa dirección.

El análisis además permitió conocer la percepción de vida en comunidad de los habitantes, reconocer sus niveles de participación en dichos proyectos y examinar las subjetividades en torno al proceso de integración social.

En la iniciativa se estudiaron dos proyectos, uno en altura, Aires de Chiguayante de inmobiliaria Socovesa (DS 19) y otro, de viviendas en extensión, Escuadrón Oriente de Coronel (DS 116), de constructora Pocuro. Se analizaron a más de 2 mil familias.

Otra de las dimensiones medidas se relaciona con el entorno e infraestructura disponible. Respecto de este último ítem, un 81% de quienes contestan expresan que sí ocupan los espacios públicos diseñados en el proyecto.

Frente al tema del entorno, un 91% sostiene que su entorno es seguro tanto para él como para su familia y un 86% se siente seguro donde vive.

Los proyectos integrados son una oportunidad para grupos de bajos ingresos, desde el punto de vista de las posibilidades para acceder a una vivienda e infraestructura de calidad.

MITOS DE LA INTEGRACIÓN

La dirigente gremial señala que este primer diagnóstico sirvió para derribar algunos prejuicios en torno a la integración social que se promueve en el país.

El primero de ellos, postulaba que una mixtura social no era posible, sin embargo, los proyectos analizados demostraron lo contrario. El estudio revela que los vecinos son capaces de lograr y concretar acuerdos en torno a un objetivo común como la seguridad y convivencia del barrio, sin importar a qué grupo socioeconómico pertenecen.

Incluso el segmento donde primero se propicia una integración social considera a los niños que viven en esa comunidad. Un 74% de los consultados afirmó que “los menores se conocen y juegan todos juntos”, sin distinción de su grupo familiar.

A través del análisis también se constató la importancia de los espacios públicos. Estas áreas son “muy valoradas” por la comunidad y cumplen un rol fundamental para generar instancias de encuentro y participación entre los residentes.

Frente a los aspectos a mejorar en el sistema, el estudio aconseja que debe existir una información más detallada y de mayor calidad a la hora de explicar el espíritu de los programas sociales, en la etapa de venta y difusión.

El documento contempló tres meses de trabajo y al tratarse del primer análisis que existe sobre esta política habitacional, desde su implementación en 2014; el gremio espera presentarlo de manera oficial a las autoridades del Ministerio de Vivienda y Urbanismo.

Empresas locales dan pasos para retomar ritmos de producción

Empresas locales dan pasos para retomar ritmos de producción

Desde paralizaciones de obras hasta ajustes en sus equipos de trabajo son parte de los efectos que constructoras e inmobiliarias locales han enfrentado producto de la crisis sanitaria. Hoy, a un tranco más lento, operan con cuidados que antes eran impensados para el rubro y que apuntan a retornar a una producción normal.

A más de 100 días de que la pandemia del coronavirus llegara al país, las empresas del sector de la construcción e inmobiliario vieron sus operaciones ralentizadas y, en muchos casos, suspendidas. Hoy, la industria local hace un esfuerzo, en medio de la crisis sanitaria, por retomar un ritmo normal.

En este contexto, han debido enfrentar nuevas tareas como apoyar a sus trabajadores, consumidores y proveedores, gestionar sus cadenas de suministros para evitar interrupciones e identificar nuevos canales para llegar a la demanda, que también está evolucionando.

Para ello, gran parte de las organizaciones tuvieron la urgencia de ver qué adaptaciones ejecutar para volver a operar o ajustar su modelo de negocios.

En la constructora EBCO, que mantiene obras en todo el país y en la región del Biobío ejecuta 20 proyectos entre Concepción y Los Ángeles, con un total de 1.700 trabajadores, la pandemia los mantiene trabajando bajo estrictas medidas sanitarias para asegurar la productividad.

Gustavo Álvarez, gerente de obras, señala que aplicar medidas de protección e higiene en cada una de sus faenas es la única fórmula para evitar contagios y así lograr la operación de las obras.

Recalca que implementar estas normas ha sido un aprendizaje “duro” para toda la empresa, debido a la urgencia que significa incorporar estas medidas y que además implican cambios de hábitos en sus colaboradores. “Desde un análisis productivo, requiere la utilización de tiempo laboral y recursos humanos destinados a nuevos fines, pero estamos dispuestos a hacer esa tarea, porque es vital para producir”, recalca.

Así, trabajan evitando al máximo el contacto entre el personal y controlando los contactos estrechos. Esto, previniendo que un eventual contagio pueda afectar a un número significativo de trabajadores.

Pese a ser una situación de cuidado, Álvarez señala que el panorama más crítico lo vivieron al decretarse en el Gran Concepción las medidas de cordón sanitario y cuarentena, ésta última para San Pedro de la Paz y Hualpén.

Ambas restricciones, señala, tuvieron un efecto directo en la presencia de mano de obra y en el abastecimiento de las faenas. Según el ejecutivo, la inasistencia durante ese periodo alcanzó entre el 30% y el 50%, dependiendo de la ubicación de la obra, por la dificultad de desplazamiento de los trabajadores.

La constructora buscó controlar esta situación al reubicar a sus colaboradores. “Esto duró el tiempo que estaba decretado el cordón sanitario, pues al levantarse la medida, los trabajadores volvieron a sus obras de origen. “Fue una labor urgente y organizativamente compleja”, sostiene Álvarez.

Afirma que el caso de las cuarentenas equivale a cero de productividad, ya que es una paralización total de obras. A eso se agrega que continúan existiendo costos para la empresa, como la mantención y resguardo de las faenas, sus servicios básicos y trabajadores.

Las medidas también significaron una demora en la entrega de insumos, lo que afectó el abastecimiento y generó un retraso en los proyectos.

La ralentización del sector en general continúa y se avanza más lento, sobre todo, en temas como el despacho de materiales, por razones como cuarentenas, stock y retraso en la cadena de transporte.

VENTAS ONLINE

En Socovesa, pese a la pandemia, han logrado mantenerse activos gracias a cambios introducidos en el aspecto comercial, entre ellos, un fuerte impulso a sus canales online para contactarse con clientes y asegurar la demanda.

En tanto, en obras están trabajando con dotación completa, en las tres que mantienen en el Gran Concepción (2 en San Pedro de la Paz y una en Concepción).

Valeska Reyes, subgerenta de ventas zona centro sur, aseguró que se trabaja con turnos normales, pero diferidos en cuanto al ingreso y turnos de colación para asegurar el distanciamiento físico y evitar aglomeraciones.

Lo anterior, se pudo retomar después de un mes de tener las faenas paralizadas debido a las medidas de cordón sanitario en San Pedro de la Paz y cuarentena en esta comuna. “Esto significó un atraso de por lo menos un mes y medio en cada obra. Hoy funcionan perfecto y sin presencia de covid-19”.

Reyes comenta que en el tema comercial hubo que repensar el negocio. En la actualidad, tienen cinco salas de venta en Concepción, funcionando en horario normal. Las visitas son agendadas, pero también, están abiertas a recibir a público con un ingreso mínimo de personas y utilizando artículos de protección, como mascarillas, entre otros.

La ejecutiva cuenta que en el periodo que estas salas estuvieron cerradas hubo un trabajo intenso de atención virtual, que además implicó la capacitación del personal en todo el país y un ajuste de los procesos de trabajo al interior de la empresa.

“Readecuar procedimientos y la labor en línea nos ayudó cuando pudimos abrir nuevamente las salas. Había trabajo avanzado con clientes y gracias a ello pudimos concretar ventas”, precisa.

Afirma que desde principio de año se venía trabajando en el formato online, pero a una velocidad más lenta, que a raíz de la crisis sanitaria tuvo que incrementarse.

RALENTIZACIÓN DEL SECTOR

Armar nuevos equipos de trabajo, especialmente en el área de ventas; fue una de las principales consecuencias de las medidas sanitarias decretadas para la región y que ICuadra debió enfrentar para continuar con su productividad.

La empresa cuenta con un proyecto DS19 en San Pedro de la Paz y otro que está en plena construcción en Los Ángeles (70% de avance), el cual, pese a la contingencia, no ha sufrido la paralización de faenas.

Álvaro Greene, gerente comercial, señala que debido a las restricciones la planificación ha sido más compleja. Así como también, el conformar nuevamente equipos de venta hizo que la entrega de proyectos se dilatara, aunque en menor medida.

Señala que actualmente la ralentización del sector en general continúa y que se avanza más lento, sobre todo, en temas como el despacho de materiales; por razones como cuarentenas, stock y retraso en la cadena de transporte.

“El ritmo en la construcción se demora a lo menos dos semanas para volver luego de una paralización de obras. Entonces, es complicado, porque además la reactivación del proceso constructivo no es algo inmediato”, dice el ejecutivo.

En el tema comercial, han adoptado la tendencia online para continuar con el negocio y aplican medidas sanitarias a la hora de agendar visitas a algún proyecto o sala de ventas.

Greene señala que lo que está preocupando al sector es la baja aprobación de créditos hipotecarios por parte de la banca, lo que a su juicio, está poniendo en jaque a todo el rubro inmobiliario.

Lo anterior, ha llevado que por lo menos en el caso de esta inmobiliaria se flexibilicen algunas condiciones, como la repactación de cuotas. “Indudablemente prefiero mantener a un cliente, que perderlo”, puntualiza.

La mirada regional: Propuesta reactivadora de la CChC propone una inversión de US$ 9.000 millones y creación de 45 mil empleos

La mirada regional: Propuesta reactivadora de la CChC propone una inversión de US$ 9.000 millones y creación de 45 mil empleos

El gremio de la construcción presentó un plan a tres años para reactivar el sector, con iniciativas en las áreas de vivienda e infraestructura. En la región del Biobío, son más de 80 proyectos los que podrían ejecutarse, entre ellos el Puente Industrial.

Con el objetivo de acelerar los desafíos urgentes que requiere el país en medio de la pandemia y satisfacer demandas sociales como el acceso a la vivienda, equipamiento urbano e infraestructura básica; la CChC presentó el “Plan de Empleo y Reactivación”, una propuesta trienal que además impulsaría a este sector.

La iniciativa contempla la inversión de US$ 22.600 millones y la creación de 600 mil puestos de trabajo a nivel nacional (240.000 en 2020 y 360.000 entre 2021 y 2022).

La idea de esta megapropuesta, según indicó Patricio Donoso, presidente de la CChC, es ejecutar obras en el área de vivienda y proyectos de infraestructura. En esta última línea, Donoso recalcó que “muchos de ellos están en cartera y evaluados para su ejecución”.

Asimismo, señaló que la inversión considera US$ 10.290 millones de inversión pública y US$ 12.310 millones de origen privado.

“Estamos en una crisis profunda, donde el país está viviendo una etapa acelerada de pérdida de puestos de trabajo y donde el sector puede ser un aporte para reactivar la economía”, destacó Donoso.

Agregó que es el momento de construir una nueva alianza público privada, pues la actividad de la construcción depende de este esfuerzo conjunto y solo así -continuó Donoso- es posible crear empleo e impulsar el crecimiento económico.

Se estima que el plan tendrá un impacto en la región del Biobío donde se apuesta a la creación de 45.000 empleos (directos e indirectos) y una inversión en la ejecución de proyectos de US$ 9.000 millones.

Para Felipe Schlack, presidente de la CChC Concepción, el plan es un impulso muy importante para la economía nacional y, especialmente, para la región del Biobío, que actualmente presenta un desempleo de 8,9% y es la segunda región a nivel nacional con más despidos, debido a la crisis del Covid-19.

El dirigente añadió que “para concretar la propuesta, el gremio identificó proyectos de rápida ejecución y que ya estaban en carpeta en distintos ministerios”.

“Fortalecer los distintos programas de subsidios conlleva un empuje a la construcción, que es uno de los rubros claves para la generación de empleo y sector fundamental para la reactivación económica”.

VIVIENDA  
Se propone en el ámbito de la vivienda la creación de 495.000 empleos a nivel nacional, donde 200.000 puestos de trabajo se crearán este año y otros 295.000 para el periodo 2021-2022.

Para ello, en la Región se fortalecerá el programa de Integración Social y Territorial, DS 19 (con tres nuevos llamados). Esto con el objetivo de crear 25.000 empleos directos e indirectos y la construcción de 9.000 viviendas.

Así como también, se realizará un nuevo llamado para el subsidio del Fondo Solidario de Elección de Vivienda, DS 49, el cual permitirá generar 2.000 plazas de trabajo con la construcción de mil nuevas viviendas.

Se generarán 2.500 subsidios del Programa de Protección al Patrimonio Familiar, con una inversión de US$ 10 millones y el efecto de originar 2.000 empleos.

Según explica Schlack la idea de esta nueva asignación de subsidios es activar la oferta disponible. “Lo anterior además conlleva un empuje a la construcción, que es uno de los rubros claves para la generación de empleo y sector fundamental para la reactivación económica”.

En este sentido, la CChC considera medidas para facilitar el acceso a la vivienda, como reducir impuestos y gastos de compraventa, descontar impuestos de dividendo de crédito hipotecario, crear una garantía estatal al pago del pie por la compra de la primera vivienda, aplazar nuevas condiciones para acceso a crédito bancario, perfeccionar el subsidio de arriendo y crear un subsidio especial para familias allegadas.

INFRAESTRUCTURA
El objetivo nacional es generar 104.200 empleos en esta área, 42.600 este año y 61.600 para 2021-2022. La inversión total alcanzaría a US$13.000 millones, con US$4.810 millones de inversión privada y US$ 8.190 millones de inversión pública.

En el caso local, se destacan 40 proyectos a ejecutar en este ámbito. De ellos, 14 están vinculados a recursos hídricos, como el mejoramiento del canal Gaete de Talcahuano y Egaña de Tomé; el saneamiento integral en San José de Colico en Curanilahue y en Llico, provincia de Arauco, entre otros.

Además, se espera materializar 22 iniciativas en el área de vialidad. Entre ellas, se proponen las obras de ampliación vial de la conexión Concepción-Chiguayante, en una segunda etapa; el Puente Industrial sobre el río Bío Bío; el mejoramiento del aeropuerto Carriel Sur y la ruta Curanilahue-Trongol Bajo, en Curanilahue.

Se suman, en el ámbito de recintos hospitalarios, los proyectos de habilitación de pabellones en el Complejo Asistencial de Los Ángeles, el mejoramiento del área de imagenología y la reposición del Servicio de Quemados del Hospital Regional Guillermo Grant Benavente y la normalización de imagenología del Hospital de Curanilahue.

Asimismo, se estima una inversión de US$180 millones vía sistema de concesiones que aportará con 1.000 nuevos empleos. Como también, se ejecutarán grandes proyectos con una inversión de US$ 200 millones, para la creación de otros 1.000 empleos.