CChC potencia trabajo de comisiones con miras a mejorar procesos de proyectos inmobiliarios

CChC potencia trabajo de comisiones con miras a mejorar procesos de proyectos inmobiliarios

Hace más de dos años que el gremio trabaja en conjunto con el Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu) y la Compañía General de Electricidad (CGE) en alianzas público-privadas, donde se discuten y unifican criterios sobre problemáticas comunes de las empresas socias.

Buscar una mayor eficiencia en el rubro y con ello optimizar la productividad del sector construcción, es el propósito de las mesas de trabajo y comisiones que el gremio local impulsa con distintos organismos técnicos. Entre ellos, el Serviu y la CGE, dos entidades claves para la ejecución de proyectos.

Hace más de dos años, que la CChC en conjunto con estos organismos instalaron sendas comisiones de trabajo. En el caso del Serviu, el principal objetivo es abordar los requerimientos técnicos (documentación) que el servicio exige a las obras y que se convierten, muchas veces, en trámites burocráticos y lentos.

Miladi Garfe, presidenta del Comité de Vivienda de la CChC local y quien ha encabezado este grupo, expresa que en este tema se logró generar un “check list”, aprobado por ambas partes, lo que ha hecho el trabajo más eficiente para esas instituciones.

Comenta que otra de las temáticas que preocupaba a las empresas socias era la operatividad del programa de Integración Social y Territorial, DS 19. Ello porque si bien ha sido exitoso en su ejecución –la región del Biobío es la segunda a nivel nacional en la adjudicación de subsidios- el funcionamiento no estaba siendo del todo eficiente.

Así, en marzo de este año, se iniciaron los encuentros para alinear los procesos que implicaba este decreto y, en definitiva, hacerlos más fluidos; expresa Garfe. Agrega que el gremio realizó una serie de sugerencias y observaciones al Minvu ante las modificaciones hechas al decreto por el nivel central y que, según los desarrolladores, afecta su aplicación.

Además, debido a la contingencia, ya que el Serviu mantuvo un paro por casi un mes, dirigentes de la CChC se reunieron con el director (s) de ese organismo debido a la inquietud de los socios respecto del retraso en proyectos y estados de pago.

En este contexto, Garfe afirma que lo óptimo fue continuar trabajando en equipo con este organismo. Argumenta que el propósito no solo era analizar qué procesos estaban ralentizados con la paralización, sino, conocer cómo el gremio podía ayudar en este caso.

“En el Serviu también estaban empeñados en buscar soluciones para continuar con normalidad y estar al día. Esto era necesario para darle continuidad a la cadena productiva del sector, que es uno de los pilares de la economía”, recalca la ejecutiva.

Lo tratado en las comisiones con Serviu y CGE es un aporte para dar continuidad a la cadena productiva del sector, uno de los pilares de la economía.

Estas alianzas nos fortalecen como sector, ya que no funcionamos solos en el negocio inmobiliario (Helen Martin, vicepresidenta CChC Concepción).

AGILIZAR LA REVISIÓN DE PROYECTOS  

Garfe añade que producto de esas mesas de trabajo ha existido una importante retroalimentación con el Serviu, que contribuyó a tener directrices claras respecto de las tareas de cada una de las instituciones.

Incluso, comenta que estas instancias han servido para generar mayor participación de los socios. “Hoy existe más interés en participar, ya no es solo la mesa directiva del comité la que debe encargarse de tratar estos temas. Los socios están dispuestos a colaborar y trabajar, lo que le da un nuevo aire al gremio”, recalca.

Por su parte, Álvaro Rojas, jefe del Departamento Técnico del Serviu y quien forma parte de estas instancias de trabajo, releva el rol de la comisión. Expresa que al servicio le ha permitido mejorar la gestión y elaborar propuestas para el nivel central que involucran perfeccionar los programas del Minvu.

“Hemos tenido resultados, como algunas mejoras en nuestros procesos internos que han sido fruto de este trabajo y de recomendaciones que nos han hecho desde la CChC Concepción”, señala Rojas.  

Como ejemplo, comenta que para los procesos de revisión de los proyectos y la etapa previa a su calificación se ideó una forma de proceder más clara, que además privilegió la relación presencial. Esto significó que se redujera la comunicación por cartas u oficios y que se pudieran aclarar dudas de manera más dinámica.

Agrega que en este punto es donde se ha enfocado el trabajo de la comisión técnica y el cual ha logrado un mayor avance.

Otra de las líneas abordadas es el proceso de pago y documentación de asistencia técnica. A juicio de Rojas se ha logrado disminuir la carga administrativa en forma considerable.

Finalmente, destaca que la agenda de esta comisión permitió afianzar las relaciones con el gremio. “Es primordial tener una instancia más cercana y directa para realizar los ajustes en nudos críticos de algunos trámites en el servicio. Es un valor importante de este trabajo colaborativo”, puntualizó

EFICIENCIA PÚBLICO-PRIVADA

Para Helen Martin, vicepresidenta del gremio, el denominado “Estudio de los 1.000 días” que la CChC elaboró para medir la productividad y demora de un proyecto inmobiliario fue la base para organizar las mesas de trabajo con estos organismos públicos.

En este sentido, indica que el proceso constructivo va ligado a las aprobaciones o recepciones de distintos entes como municipios, MOP, Essbio y CGE, entre otros. Estas entidades hacen que el desarrollo de una iniciativa sea más o menos productivo, según la demora de los trámites, lo que afecta los costos de ejecución de una obra.

En el caso de la CGE, el trabajo conjunto es importantísimo, pues un proyecto sin factibilidad aprobada por esa compañía ve en peligro la obtención del permiso de edificación municipal. Por ello, el rezago de estas aprobaciones, retrasa el proyecto.

Este es uno de los temas que abordó la comisión con la distribuidora. Inicialmente, se presentó un diagnóstico por parte del gremio con las principales dificultades de las empresas socias en el proceso de conexión al servicio eléctrico.

De este análisis, tópicos como la factibilidad eléctrica, etapa de proyectos, presupuestos, proceso de recepción de obras y algunas tarifas no reguladas por la compañía eléctrica fueron los más mencionados.

Como resultado, cuenta Martin, se formalizará un convenio para regular ciertos procedimientos que puedan agilizar los temas más sensibles para el rubro. “La idea es disminuir los tiempos y hacerlo todo más productivo. Debemos tener en cuenta que estas alianzas nos fortalecen como sector, ya que no funcionamos solos en el negocio inmobiliario. La eficiencia de éste depende del trabajo conjunto de los ámbitos público y privado”, dice la dirigente.

ACCIONES Y AVANCES

Comisión CChC-Serviu

  • Se generó un “check list” con los requerimientos del Serviu para obras, en el tema de la documentación.
  • Para el DS 19 se realizó una capacitación por parte del Serviu a la fuerza de venta de empresas socias, con el fin de unificar criterios para la aplicación del decreto. Se agenda una segunda capacitación por el tema de la post venta.
  • Al interior del gremio, se creó una planilla Excel con las empresas y los proyectos que están trabajando con el Serviu, donde se incluyen las problemáticas en el proceso de la obra. El servicio revisa periódicamente el estado de avance de cada una de ellas y entrega respuesta a la dificultad presentada. Esta herramienta es actualizada por ambas entidades.

 

Comisión CChC-CGE

  • La Comisión encabezada por la vicepresidenta del gremio, Helen Martin, y por Raúl Ravanal se reúne periódicamente. En una primera instancia se invitó al gerente regional de la distribuidora.
  • La plana ejecutiva de la CGE realizó una charla explicativa para socios CChC. Expusieron su funcionamiento y los distintos procesos por los que debe pasar una obra para la conexión a la red eléctrica. Los socios manifestaron sus principales dudas y problemáticas con los procesos de la compañía.
  • Se firmará un acuerdo entre ambas entidades con la finalidad de mejorar la gestión tanto de las empresas constructoras y de la CGE para optimizar la gestión de los proyectos inmobiliarios y de construcción que requieran conexión eléctrica.

¿Qué proveedores necesitan las empresas que ejecutan el proyecto MAPA?

¿Qué proveedores necesitan las empresas que ejecutan el proyecto MAPA?

Representantes de Sigdo Koopers –una de las cuatro contratistas del megaproyecto- expusieron ante socios del CIP. Destacan la necesidad de subcontratos en áreas como venta y arriendo de maquinarias, impermeabilización, pinturas y empresas de ingeniería enfocadas en el área de la construcción, entre otras.

Un acercamiento a las empresas que ejecutan los contratos de la construcción y montaje del proyecto MAPA-Arauco inició el Comité de Industriales y Proveedores (CIP) de la CChC Concepción. Lo anterior, a través de rondas de exposiciones de las cuatro compañías involucradas en las obras de la megainiciativa.

Es así como a las reuniones del grupo de trabajo gremial asistirán representantes de Sigdo Koppers, Echeverría Izquierdo, Besalco y Vial y Vives-DSD para dar a conocer el detalle de las faenas y requerimientos en el marco del proyecto Mapa.

Teresa Cáceres, presidenta del CIP, afirmó que el propósito es que los socios conozcan de primera línea los trabajos que se llevarán a cabo en cuanto a construcción y que estén informados a cabalidad de lo que ejecuta cada una de las empresas nacionales.

“La finalidad es que los socios que no pudieron asistir a la ronda de negocios convocada por la empresa Arauco y la seremi de Economía realizada en Arauco tengan acceso a estas compañías e, idealmente, generar acercamientos y oportunidades de negocios”, expresó.

La primera de las empresas en asistir al comité fue Ingeniería y Construcción Sigdo Koppers (ICSK). Andrés Concha, subgerente de proyectos de proyecto Mapa y Gustavo Parra, coordinador de subcontratos de la oficina central del área de abastecimiento de Sigdo Koopers se refirieron a la iniciativa que ejecutan.

Concha señaló que el contrato adjudicado para Mapa contempla la construcción de dos edificios, estanques y un digestor (estructura gigante de 65 metros de altura donde se integra la madera en forma de astilla para su cocción y el resultante es lámina de celulosa). Para montar la cúpula de éste último cuentan con la grúa más moderna de Sudamérica, con una capacidad de 750 toneladas.

Destacó que el 70% de la masa de trabajadores que tienen corresponde a personal de las regiones de Biobío y la zona de Arauco.

“Nuestra idea es conocer a proveedores locales, trabajar con ellos en la experiencia de Mapa y poder hacer esta relación perdurable en el tiempo” (Andrés Concha, Sigdo Koopers).

PROVEEDORES DE LA CONSTRUCCIÓN

Gustavo Parra dijo que el objetivo de asistir a este encuentro con socios de la CChC es poder contactarse con proveedores regionales, tanto de suministros como de subcontratos. “Nos interesa contar con proveedores locales, ya que nos facilita la tarea en cuanto a mejorar tiempos de traslados y de respuestas, además de optimizar los procesos de adjudicación, que son desafíos que tenemos como empresa”.

Agregó que el tipo de proveedores que se requieren va desde mano de obra directa hasta colaboradores que aporten en el desarrollo de los montajes. Así como también expertos en maestranzas, suministros de materiales y equipos, arriendo de éstos, venta de equipos menores y especialistas en obras civiles.

En el área específica de la construcción, se necesitan especialistas en impermeabilización y pintura, empresas de andamios con trabajadores que tengan la capacidad de armar ese tipo de estructuras y pymes dedicadas a la ingeniería enfocada en el área constructiva.

Andrés Concha recalcó que en este ámbito Sigdo Koppers desarrolla una política de sustentabilidad del negocio. “Creemos importante en términos de los subcontratos y proveedores la finalidad no es desligarse de los proveedores. Nuestra idea es conocer proveedores locales, trabajar con ellos en la experiencia Mapa y poder hacer esta relación perdurable en el tiempo”.

El contrato de la empresa ICSK se encuentra en ejecución desde el 1 de agosto, lleva un 1% de avance y la fecha estimada para concluir las obras es febrero de 2021.

Empresas socias comparten innovaciones en seguridad laboral

Empresas socias comparten innovaciones en seguridad laboral

Bajo la premisa que las buenas ideas en materia de prevención deben ser difundidas y compartidas, un grupo de empresas participan en el programa de visitas colaborativas con el propósito de replicar experiencias exitosas y mejorar su gestión en seguridad.  

Un programa inédito, enfocado en compartir experiencias y soluciones en temas de seguridad y prevención laboral, es el que agrupa a cerca de 15 empresas socias del gremio local. La iniciativa es impulsada por la CChC, a través de la Comisión de Salud y Seguridad Ocupacional (SSO), junto a la Mutual de Seguridad.

Se trata de visitas colaborativas a diferentes obras y faenas que ejecutan las constructoras que participan en dicho programa. El objetivo es que los representantes de esas organizaciones puedan conocer en terreno las metodologías y soluciones que cada una de ellas implementa para las variadas problemáticas en el tema de seguridad.

Augusto Bellolio, presidente de la SSO, explica que la iniciativa se ejecuta desde 2018 en Concepción como parte de la estrategia del gremio destinada a lograr el “Cero Accidente Fatal” en las obras. Destaca que desde el año pasado, se instauró como un programa a nivel nacional.

“Nosotros ya veníamos implementando estas visitas como una de las acciones para mejorar los índices de siniestralidad y disminuir los accidentes laborales. Con estos encuentros en terreno se busca generar un vínculo entre empresas socias y así compartir las buenas prácticas en seguridad y prevención de riesgos”, destaca Bellolio.

El dirigente agrega que el propósito es que las empresas que tienen bien resueltos los temas en este ámbito sean un ejemplo para las demás compañías y que éstas puedan replicar las experiencias exitosas, de manera que las integren a su quehacer cotidiano en las obras.

Hasta la fecha, las empresas participantes se han organizado en tres grupos para realizar las visitas a terreno. Se han desarrollado cinco, principalmente a obras de edificación en altura; otras a faenas de viviendas en extensión y proyectos de infraestructura pública, como hospitales.

Javier Prüssing, gerente de la constructora Aitue, y uno de los impulsores de esta iniciativa a nivel gremial, comenta que todas las empresas coinciden en tener como principal foco el cuidado de sus trabajadores, por lo tanto, “las buenas prácticas de seguridad deben ser compartidas entre las organizaciones para que sean un aporte a su gestión”, resalta.

Expresa que gracias a estas visitas se han podido conocer nuevas prácticas, datos y soluciones constructivas. “Se generó una red de apoyo entre las distintas constructoras que integran el programa, con información y potenciales soluciones”, señala.

Para Prüssing el desafío es incluir dos nuevos aspectos en la metodología de las visitas. El primero es que cada empresa pueda dar a conocer la solución más innovadora implementada en la obra y que, con la colaboración de los visitantes, se generen ideas para la solución de una problemática específica de la faena.

Un objetivo es que las empresas que tienen bien resueltos los temas de seguridad sean un ejemplo para las demás compañías.

Varias de las ideas observadas en terreno no requieren de abultados presupuestos o de grandes transformaciones, sino soluciones efectivas para cada etapa de la obra.

RIESGOS EN ALTURA

La mayoría de las obras visitadas por el grupo de empresas han sido proyectos en altura, donde el principal riesgo en las faenas son las caídas. Una condición que es permanente en ese tipo de obras, por lo que gran parte de las innovaciones observadas en terreno apuntan a evitar ese tipo de accidente.

Según los diferentes asistentes a las visitas, cada una de las soluciones está determinada por el presupuesto de la compañía, los recursos con que cuentan, el tipo de obra y, en algunas ocasiones, por la calificación del personal que labora en terreno.

Ema Chavarría, subgerente de Seguridad y Medio Ambiente de constructora Aitue, es una de las representantes de empresas que ha asistido a las visitas programadas y que valora el aporte de la iniciativa. “Varias de las obras visitadas han tenido novedosos enfoques para solucionar riesgos y prevenir, lo que es un ayuda para todos, pues las problemáticas son similares”, señala.

Entre las innovaciones y formas de hacer las cosas que pueden ser replicadas en diversas obras, la profesional destaca la solución para mantener cables por vía aérea y no a nivel de piso, lo que ocasiona más riesgos.

Lo anterior, es una solución de alto valor pues la normativa establece que toda condición eléctrica en faenas de construcción (cableado) debe permanecer en altura.

La metodología aplicada por una de las empresas para lograr esa condición se hizo mediante la reutilización de materiales eléctricos, como conduit (tubos de pvc), generando un sistema de enganche en los muros. Es decir, se adosan a éstos y se cortan de manera que queden abiertos para introducir los cables y enrutarlos.

Otra de las prácticas bien valoradas en las visitas tiene relación con el cómo mantener seguro al trabajador que realiza alguna labor al borde del vano de ventanas y que, obviamente, está expuesto a una caída.

Para esto, la constructora Aitue implementó un dispositivo que mantiene sujeto al trabajador mediante el cable del arnés de seguridad.

Ema Chavarría explica que se implementó una argolla de cable de acero sostenido con un cárcamo en la losa. “Es una medida práctica para mantenerse con el arnés y luego realizar la labor”, acota.

MOTIVAR A TRABAJADORES

Otro de los peligros de faenas en altura es el espacio de la caja ascensor. En los recorridos efectuados por las obras, una de las soluciones para esta condición de riesgo es un sistema de protección en los vanos de ese espacio.

Se trata de un mecanismo de barandas de estructura de perfiles metálicos adosados al vano con pernos de impacto. Esto hace que quede una protección fija, en vez de las “clásicas” tablas que se colocan y que hacen que persista el riesgo de caída.

Además para evitar ese tipo de accidentes, varias empresas han implementado mallas anticaídas tipo pescador para personas y pantalla para la caída de material, la que es rígida y se apega según el ángulo del edificio en construcción.

Miguel Jara, administrador de obra del condominio Nuevo Centro que ejecuta la constructora Guindo Santo, en el sector de Pedro del Río Zañartu, también ha participado del programa de visitas. Expresa que éstas son de utilidad para conocer nuevos sistemas y nivelar a las empresas en materia de prevención.

Sostiene que varias de las ideas observadas en terreno no requieren de abultados presupuestos o de grandes transformaciones, sino soluciones efectivas para cada etapa de la obra.

Entre ellas, destaca la aplicación de un tablero eléctrico de faena junto a los muros y no de forma móvil como se instalan habitualmente, generando un riesgo mayor.

Además enfatiza que no sólo se trata de soluciones de materialidad, sino que concluyeron quienes participaban de estas visitas que la motivación a trabajadores es vital para crear conciencia sobre la seguridad e identificación de riesgos en obra. 

Juegos inclusivos que potencian proyectos inmobiliarios

Juegos inclusivos que potencian proyectos inmobiliarios

La empresa Cotan es parte del Comité de Industriales y Proveedores del gremio local y representante en Chile de la marca española Novatilu, especialista en juegos infantiles. Entre ellos, la línea de instalaciones inclusivas que es una incipiente tendencia a nivel inmobiliario.

El “urbanismo inclusivo” es un concepto que se ha comenzado a adoptar para espacios públicos que consideran la discapacidad en su diseño y arquitectura; pero también para proyectos inmobiliarios que deciden incluir esta realidad, especialmente en áreas verdes y en recintos destinados a juegos infantiles.

Actualmente, los ejemplos de este tipo no son masivos, pero hay que considerar que es una tendencia en desarrollo y que el sector inmobiliario deberá contemplar en sus proyectos. Según el Servicio Nacional de la Discapacidad, (Senadis) existen más de 230 mil niños y adolescentes que presentan algún tipo de discapacidad en Chile.

Además la legislación vigente incentiva, por ejemplo, a los municipios a incorporar o renovar en plazas las instalaciones para cumplir con la normativa 20.422 sobre Accesibilidad Universal. Esta ley postula el acceso universal a bienes nacionales de uso público entre ellos plazas, pasarelas y áreas verdes.

Una de las firmas que provee de juegos infantiles inclusivos es la empresa Cotan, que desde este año es la única representante en Chile de la marca española Novatilu, especialista en este tipo de juegos y de una línea de equipamiento inclusivo. Desde hace dos meses, la empresa es parte de la CChC Concepción como uno de los proveedores del sector.

Claudia Peña, directora de proyectos de Cotan, dice que trabajan diversas líneas de productos entre ellos, juegos infantiles, mobiliario urbano, máquinas de ejercicios infantiles y un área de juegos inclusivos.

Todos elementos que pueden incorporarse tanto en el exterior como interior de proyectos inmobiliarios que deseen implementar sus áreas comunes con este tipo de instalaciones.

En cuanto a su línea de juegos inclusivos, la ejecutiva señala que la gran ventaja es que son totalmente integrados, ya que además el diseño permite que puedan acceder a ellos niños sin ninguna discapacidad. “La idea es que puedan convivir todos los menores, con discapacidades de diverso tipo y sin ellas, en igualdad de condiciones”, puntualiza Claudia.

Por ello, los juegos que proveen son sencillos, con un diseño muy atractivo y colores intensos que llaman la atención. “Todos nuestros juegos son certificados y normados. Incluyen elementos que ayudan al desplazamiento de los niños como pisos especiales, que son más seguros ante caídas”, señala la empresaria.

Consideran juegos para todo tipo de capacidades. Instalaciones para niños en silla de ruedas y elementos sensoriales que tienen diversas texturas y colores.

Los juegos inclusivos son principalmente rampas y paneles o conjunto de estos interactivos. Algunos simulan la parte delantera de un camión con volante, otro es una especie de ábaco, un panel con espejo para explorar el reconocimiento de uno mismo y cuadros con caminos para relacionar a un animal con su comida.

La ventaja de los juegos es que pueden convivir todos los menores, con discapacidades de diverso tipo y sin ellas, en igualdad de condiciones.

PROPUESTA INCLUSIVA

Peña explica que la empresa realiza una asesoría integral para dotar al espacio o proyecto inmobiliario de este tipo de equipamiento. Analizan el lugar y proponen las instalaciones adecuadas e incluso otro tipo de complementos que puedan mejorar el lugar donde se emplazarán los juegos, como por ejemplo, el uso de pasto sintético, si se requiere.

Para esto, dice, trabajan a medida, es decir según el espacio disponible. Entre los profesionales de su equipo disponen de un dibujante técnico que se encarga de desarrollar los planos para visualizar que la propuesta quede lo mejor y más adecuada posible.

La empresa se hace cargo de la instalación de los elementos (dura entre tres a cinco días), los cuales van anclados sobre cuadrados de cemento de unos 50 centímetros de profundidad y luego reforzados con unos pernos de anclaje.

Para los juegos inclusivos, recomienda Claudia Peña, es fundamental agregar pisos especializados de goma o caucho. Esos materiales, dice, además de hacer menos dura una caída, ayudan al desplazamiento de elementos como sillas de ruedas.

Los juegos son de materiales de alta calidad y están hechos de madera tropical tratada, metal y plástico. Algunos incluyen cuerdas a modo de baranda. La empresaria señala que resisten a la lluvia y al clima en exterior.

Virtual View, empresa ganadora de Expo Innovación 2019

Virtual View, empresa ganadora de Expo Innovación 2019

Realidad virtual llega a sector inmobiliario.

La plataforma desarrollada por dos ingenieros civiles y un arquitecto logra recrear espacios de viviendas aún no edificadas, logrando que los clientes puedan interactuar con construcciones futuras.  

La primera Expo Innovación organizada al alero de la Finco, por el Comité de Industriales y Proveedores (CIP) de la CChC Concepción, mostró importantes adelantos tecnológicos relacionados al sector inmobiliario y de la construcción. Uno de ellos, es el servicio de realidad virtual de la empresa Virtual View que resultó distinguida como una de las mejores de la muestra.

Teresa Cáceres, presidenta del CIP, señala que los proveedores son los principales gestores de innovación en la industria constructiva. “Tenemos que estar al día y renovarnos porque el escenario actual está en constante cambio, ya sea por modificaciones normativas o por transformaciones del mercado en general”.

Por ello, dice la dirigente, se llegó a la idea de realizar una feria que mostrara las novedades para el sector y que exhibiera productos de alto nivel y calidad.

En esta línea, la empresa penquista Virtual View, formada a mediados de 2018 por dos ingenieros civiles industriales, Tomás Pacheco y Andrés Santamaría, además del arquitecto Pedro González; desarrolló, mediante un avanzado software, una experiencia virtual para anticiparse a proyectos que aún no han sido construidos.

Este emprendimiento es único a nivel regional y ya trabaja con cuatro inmobiliarias del Gran Concepción.

Con esto, se trata de potenciar, especialmente, las ventas de iniciativas en verde y en blanco de las empresas. “El principal beneficio es acelerar las ventas de estos proyectos, entregando a los potenciales clientes la posibilidad de conocer su próximo hogar de una forma hiperrealista y muy cercana a la realidad”, dice Pacheco.

Para ello, elaboraron versiones de realidad virtual y tour 360°, las que permiten una navegación que, en el caso de la primera, admite una interacción con diversas funciones al momento de conocer un piloto virtual.

Con este sistema, mediante lentes y comandos, los clientes recorren la futura vivienda y es posible interactuar con el ambiente. Pero además, el piloto virtual entrega opciones de realizar cambios, como por ejemplo, de texturas o prendido y apagado de luces.

En tanto, la versión 360° es un recorrido avanzado, sin interacción, pero con la alternativa de ofrecer distintas vistas del proyecto (incluye imágenes de día y de noche).

Andrés Santamaría explica que en las experiencias de realidad virtual el modelo entrega el servicio de extracción de datos y analítica predictiva, permitiendo a las inmobiliarias conocer de mejor forma a sus clientes.

Contempla información del consumidor en torno al recorrido realizado en el piloto virtual, es decir, datos sobre los puntos en que concentró su atención, los cambios que realizó, el piso o paredes que prefirió, entre otros. Antecedentes de gran utilidad para impulsar estrategias de marketing de las empresas.

EXPERIENCIA 3D

Santamaría explica que el trabajo para generar el modelo o piloto virtual contempla el uso de un dron que toma diversas imágenes y, a través de un software, elabora una esfera digital del entorno. Luego se introduce el diseño del departamento y se logra la vista completa de la vivienda y su ambiente en 3D.

Agrega que es un proyecto que no está en la realidad, pero sí se puede recrear virtualmente. “Se puede recorrer, ingresar a las distintas habitaciones y vivir la experiencia de estar en ese lugar ya construido”, destaca.

Para las inmobiliarias es de gran ayuda, añade, pues al desarrollarse con vistas reales no será necesario a futuro que estas empresas tengan un piloto físico. Es de fácil interacción y no es fundamental ir a la sala de ventas, ya que basta con un código QR o una página para ingresar y ver el proyecto.

Comenta que el modelamiento y diseño de los espacios realizado por el arquitecto Pedro González son de alto nivel, ya que el profesional visitó países como Corea y Japón para contar con la más reciente tecnología en software.

“El principal beneficio es acelerar las ventas de los proyectos, entregando a los potenciales clientes la posibilidad de conocer su próximo hogar de una forma hiperrealista y muy cercana a la realidad”.