Recinto educacional “Hernán Valenzuela Leyton” se convertirá en Liceo Bicentenario en 2020

Recinto educacional “Hernán Valenzuela Leyton” se convertirá en Liceo Bicentenario en 2020

El liceo técnico profesional “Hernán Valenzuela Leyton” perteneciente a la red educacional de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) es uno de los diez establecimientos de la región del Biobío que se transformará desde el próximo año en un Liceo Bicentenario.

Esto significa que a través de un convenio de desempeño firmado con el Ministerio de Educación recibirá recursos para financiar infraestructura y las distintas etapas de su plan de fortalecimiento educativo.

Jorge Munita, director del establecimiento ligado al gremio, señaló que “esto nos asegura mejorar los aprendizajes en el aula”.

Explicó que para lograr ingresar a la red Bicentenario postularon una serie de proyectos que van desde equipamiento de biblioteca hasta apoyos para la formación académica. Puntualizó que además fortalecerán el liderazgo docente; vital para la formación de los jóvenes, aseguró el director.

Agregó que en el caso de este liceo al ser de carácter técnico profesional deberán implementar modelos de innovación de alternancia con el sector productivo y generar condiciones para que sus alumnos puedan continuar estudios superiores.

Lo anterior, según Munita se facilita al estar ligado a la Cámara Chilena de la Construcción. Resaltó que esta institución aporta con el financiamiento de distintos programas implementados en el establecimiento y que van en directa ayuda de los alumnos.

Además, la CChC participa en el Consejo Asesor Empresarial del recinto. Felipe Schlack, presidente del gremio en Concepción, señaló durante una visita al establecimiento que la misión de esta instancia es aportar para que los conocimientos impartidos a los estudiantes de nivel técnico, tengan plena sintonía con las necesidades que actualmente demandan las empresas que conforman el sector de la construcción.

El Liceo Hernán Valenzuela Leyton se ubica en el límite de las comunas de Hualpén y Talcahuano. Casi un 75% de sus estudiantes provienen de esas comunas. Cuenta con un total de 746 alumnos de los cuales 130 son mujeres y posee un 66% de índice de vulnerabilidad.

 

Círculo de Mujeres CChC impulsa capacitación de trabajadoras en programa pionero a nivel nacional

Círculo de Mujeres CChC impulsa capacitación de trabajadoras en programa pionero a nivel nacional

La iniciativa incluyó a cerca de 10 mujeres trabajadoras de empresas socias que se certificaron en nuevos oficios de la construcción. Desde el grupo de trabajo gremial señalan que éste es un primer paso hacia la visibilización del trabajo femenino en el rubro.

Una alianza estratégica entre el Círculo de Mujeres de la CChC Concepción y el Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género (SernamEG) de la región del Biobío permitió capacitar a cerca de 10 mujeres trabajadoras de empresas socias con el fin de mejorar su empleabilidad.

El programa, implementado por la entidad gubernamental, se realizó en el marco de una mesa de trabajo conformado con diversas entidades productivas de la región para lograr una mayor inclusión laboral de mujeres.

La capacitación es la primera experiencia a nivel nacional que realiza el SernamEG junto al gremio constructor. 

Miladi Garfe, una de las impulsoras de la iniciativa en el Círculo de Mujeres local, señaló que esta alianza permitió materializar uno de los objetivos que el grupo se trazó para este año y que tiene relación con visibilizar el trabajo de las mujeres que se desempeñan en el sector.

“Independiente del cargo o área en el que desarrollen su labor, el propósito era visibilizar el aporte que hace la mujer en el sector de la construcción, teniendo en cuenta que es uno de los rubros más productivos del país”, acotó Garfe.

Previo a este programa, el Círculo trabajó en levantar información de siete constructoras (Socoarte, Ravanal, Lontue, Carrán, Ebco, Aitue y Pocuro) sobre el panorama laboral de las mujeres en el rubro a nivel local, como un primer paso para conocer la realidad femenina. Así, el resultado se concretó en un diagnóstico sobre la cantidad de mujeres y en qué áreas estaban ubicadas.

Los datos constataron que un 15% de la dotación total de esas empresas son mujeres. De ellas, un 39% trabajan en el área administrativa, un 14% en obra y un 21% en subcontrato. Los cargos o labores que más se repiten en el diagnóstico son administradoras de obras (cinco), prevencionistas (seis) y aseadoras de obras (siete).

Los datos les ayudaron para apoyar la labor del SernamEG y perfeccionar a las trabajadoras en técnicas de gasfitería e instalaciones sanitarias.

Garfe explica que iniciativas de capacitación favorecen la estabilidad laboral en un mundo en constante cambio. “Sabemos que las obras necesitan ciertos oficios en una sola etapa, entonces si una trabajadora adquiere nuevas habilidades tiene una mayor oportunidad de continuidad laboral”.

En definitiva, menciona la dirigenta, es incorporarlas fuertemente a la cadena productiva en los distintos hitos de una obra de construcción.

“Sabemos que las obras necesitan ciertos oficios en una sola etapa, entonces si una trabajadora adquiere nuevas habilidades tiene una mayor oportunidad de continuidad laboral” (Miladi Garfe, integrante Círculo de Mujeres CChC).

Cuando se atrae a mujeres al ámbito laboral, las empresas ganan en talento y liderazgo, pues las trabajadoras destacan por su empatía, orientación al logro, planificación y desarrollo de habilidades rápidamente.

 

INTEGRAR TALENTO FEMENINO

Nayareth Jara, encargada regional de Buenas Prácticas Laborales y Equidad de Género del SernamEG, cuenta que hace dos años conformaron la mesa público-privada para la igualdad de género con empresas regionales. En la mayoría de estas entidades, las mujeres estaban subrepresentadas.

Por lo tanto, expresa, el propósito fue integrar la mirada femenina en el desarrollo de la empresa. En este contexto incorporaron a la CChC como parte de un rubro clave de la economía regional y donde además se percibía que estaban en minoría.

“Con esta iniciativa queríamos, por un lado, incorporar mujeres en rubros no tradicionales y a la vez, mejorar su permanencia en esos sectores”, dice Nayaret.

Para el SernamEG la idea es lograr la equidad de género al interior de las organizaciones. Las cifras señalan que si se incorporan 900 mil mujeres a la fuerza de trabajo, el PIB nacional aumentaría en un 6%, según estiman en ese organismo estatal y ratifican los datos de ONU Mujeres.

Jara afirma que la alianza con la CChC es una buena señal del interés de integrar a mujeres en las organizaciones. Señala que el programa piloto ejecutado corroboró la idea que cuando se atrae a mujeres al ámbito laboral, las empresas ganan en talento y liderazgo, pues las trabajadoras destacan por su empatía, orientación al logro, planificación y desarrollo de habilidades rápidamente.

Finalmente, recalca que las empresas que tienen equipos mixtos salen más rápido de una crisis. “Tener solo una mirada es más limitante y esto se relaciona no solo con aumentar la productividad, sino también con una mayor justicia social”.

MUJERES LÍDERES

El Círculo de Mujeres se formó hace dos años con cuatro socias que decidieron relevar el papel femenino en el sector de la construcción. Hoy cuenta con más de 20 integrantes.

En un inicio, enfocaron su trabajo gremial en aglutinar a quienes se desempeñaban en las empresas socias. De esa manera, lograron armar una red e incorporar a más interesadas.

En esta etapa, organizaron instancias para conocerse y así impulsar la participación femenina en el gremio. Entre las actividades más relevantes efectuaron los “Desayunos del Círculo de Mujeres” en los que invitaron a profesionales destacadas para que pudieran transmitir su experiencia en el ambiente laboral.

Posteriormente, las actividades apuntaron a entregar herramientas de liderazgo a socias, desarrollando diversos talleres que aportaran a este objetivo.

En la actualidad y más posicionado al interior del gremio, el Círculo de Mujeres ha realizado conversatorios con mujeres líderes del rubro en la región hasta un convenio con Irade para incluir a socias en el programa de Mujeres de Alta Dirección, que ejecuta esa entidad.

Las fundadoras de este grupo expresan que la finalidad del Círculo es incentivar la participación femenina en el gremio de la construcción y para ello, acotan, es clave que las mujeres tengan habilidades, ejerzan el liderazgo, pero también, sean cercanas y confiables.

La importancia de “profesionalizar” el sector

La importancia de “profesionalizar” el sector

La industria de la construcción se está transformando. Atrás quedaron los tiempos de contar con “maestros” sin formación, ni entrenamiento para su oficio. Hoy, las empresas requieren, cada vez más, personal calificado que aporte a su productividad y a la del rubro en general.  

La construcción en el país continúa siendo preferentemente “artesanal” en cuanto a la mano de obra que utiliza, sobre todo a nivel de oficios. Esta realidad es compartida por diferentes empresas del sector, que han percibido que la escasez de trabajadores capacitados genera diversos inconvenientes, desde el aumento en los costos de construcción hasta el retraso en la entrega de proyectos.

Con este panorama, el desafío para la industria es aumentar la formación de personal especializado, ya que éste es un factor que influye en forma directa en la productividad sectorial.

En la “Hoja de Ruta” de la CChC, la capacitación de la mano de obra es una de las prioridades que el gremio impulsa con miras a elevar el desempeño, ya que solo un 1% de los trabajadores del sector cuenta con aprendizajes certificados. Pero también el propósito es entregar mejores condiciones laborales.

Quienes se perfeccionan –afirman en la entidad gremial- adquieren nuevas herramientas para sustentar su empleabilidad en un mercado en constante flujo. Como muestra, un trabajador con mayores competencias puede optar a recibir un 10% más de lo que gana un colaborador no capacitado.

Para esto el organismo técnico de capacitación de la entidad es la Escuela Tecnológica de la Construcción (ETC), encargada de aportar a la “profesionalización” del sector. Junto a ChileValora ejecutan la certificación de los distintos perfiles de oficios.

Andrés Arce, jefe comercial zona sur de la ETC, explica que el objetivo es profesionalizar a oficios como jornales y maestros. “El sector es uno de los pocos rubros productivos que tiene indicador de accidentes y gran parte de esas cifras se deben a la falta de formación en temas de seguridad”, señala.

Entre las iniciativas que apuntan a mejorar capacidades laborales está el programa de Formación en Obra, que consiste en una capacitación, teórica y práctica, que se desarrolla en la faena con la ventaja que no se afecta la productividad en terreno. Contempla un reconocimiento a desempeños que ya existen.

En tanto, la Escuela de Oficios reconoce la experiencia de trabajadores junto al aprendizaje entregado en clases, en un horario fuera de la jornada diaria.

Uno de los desafíos de la ETC es la actualización de perfiles requeridos en el mercado laboral, tarea que realizan junto a la ONG Educando en Red. La idea es concretar una coordinación transversal entre el mundo privado y la academia a través de adecuar los perfiles de egreso de carreras técnicas profesionales.

Arce afirma que “quienes se capacitan se transforman en líderes. Además con personal especializado se mejora la productividad, disminuye el margen de error, baja el porcentaje de accidentes y permite al empresario tener una herramienta de toma de decisiones, ya sea para disminuir la brecha, darle una mejor opción de empleo al trabajador y tener una herramienta para poder contratar”.

Las empresas del sector han percibido que la escasez de trabajadores capacitados genera diversos inconvenientes, desde el aumento en los costos de construcción hasta el retraso en la entrega de proyectos.

 

El desafío para la industria es aumentar la formación de personal especializado, ya que éste es un factor que influye en forma directa en la productividad sectorial.

 

EL DEBER DE CAPACITAR

En varias de las empresas socias del gremio la capacitación forma parte de sus principales políticas de gestión.

En constructora Manzano desde hace varios años están empeñados en la formación de sus colaboradores. Cristian San Martín, gerente de la constructora, señala que “para lograr cumplir nuestros estándares de productividad y calidad en la empresa, necesitamos capacitar y apoyar a nuestros trabajadores”.

En este sentido, expresa que el no contar con mano de obra calificada es uno de los principales obstáculos para lograr una óptima productividad. “Se atrasan las obras o los trabajos quedan mal ejecutados. Finalmente, se genera un costo adicional para la empresa al no tener trabajadores eficientes”, advierte San Martín.

Lo que él describe como “la tormenta perfecta”: se daña la calidad, se extienden los plazos y aumentan los precios originales del proyecto.

Agrega que una de las estrategias que les ha dado buenos resultados es no sólo enfocarse en el perfeccionamiento de los trabajadores de terreno, sino también, en mejorar las capacidades del equipo de supervisores. “En ese ámbito no presentamos dificultades, tenemos supervisores probados y todos son calificados, pues entendemos que ellos van a liderar un equipo”, argumenta el ejecutivo.

Como este tipo de trabajador se necesita para una buena coordinación y planificación –que ayude a reducir los cambios posteriores a los proyectos- junto a la Corporación de Desarrollo Tecnológico (CDT) del gremio han llevado a cabo programas que incluyen su perfeccionamiento.

En tanto, para quienes están en faenas, como jornales y maestros, la constructora mejoró sus competencias a través de cursos de oficios impartidos por la Fundación Social de la CChC en temas como instalaciones eléctricas, gasfitería, interpretación de planos e instalación de pisos.

Además, gracias al programa de Formación en Obra de la ETC impulsaron la capacitación en terreno en oficios como trazador, enfierrador y albañil; algunos de los que son altamente requeridos en el sector.

Marcos Aguayo, jefe de Recursos Humanos de la constructora, menciona que uno de los aspectos importantes de capacitar al personal es tener mano de obra cada vez más especializada que contribuya a la profesionalización del sector. Lo anterior, ya que el rubro es catalogado como uno de los sectores productivos con mayor cantidad de trabajadores con escasa calificación.

Sin embargo, señala Aguayo, este panorama ha ido cambiando. “El tema de la formación es valorada por los trabajadores. No es como antes que el maestro no encontraba necesario capacitarse. En la actualidad, saben que esto es un aporte y que hay nuevas técnicas y tecnologías que deben conocer y manejar”, afirma.

PERFECCIONAR MANDOS MEDIOS

En la constructora Ravanal también han emprendido en la línea de perfeccionar a sus trabajadores. Consideran que la formación del personal logra tener trabajadores más motivados en la obra, lo que trae mejoras en el área de productividad.

“Trabajamos bastante con gente a la que le vemos potencial y que no está totalmente desarrollado. El propósito es mejorar sus competencias para que puedan realizar nuevos trabajos”, señala Orlando Ravanal, gerente de Administración y Finanzas.

Expresa la importancia de este tipo de aprendizaje en el rubro. “En empresas con constante movilidad de trabajadores es vital capacitarlos con el fin de armar equipos, que idealmente se mantengan en el tiempo”, acota.

Una de las apuestas que realizó la constructora en temas de capacitación fue perfeccionar a contratistas, que son parte de la cadena productiva, ya que aportan gran parte de la mano de obra para un proyecto. En este caso, abordaron temas como liderazgo empresarial y  administración contable y financiera.

Ravanal menciona que lo anterior les generó buenos resultados, pues comprendieron mejor que para crecer y desarrollarse es necesario un emprendimiento continuo.

Aunque coincide que los segmentos de oficios tienen importantes brechas en cuanto a formación, Ravanal admite que esto está cambiando y que es un reto para el sector que los trabajadores tengan las competencias necesarias.

Argumenta que personal capacitado tiene mayores oportunidades de acceder al sector, así como también mejora la productividad del rubro. “Los beneficios son varios: se rehacen menos trabajos, se reducen los errores en obra y se produce una menor rotación laboral”, recalca.

Pese a que el rubro evoluciona a una velocidad baja en cuanto a la industrialización, en un mediano plazo deberá enfrentar nuevas tendencias tecnológicas, que necesitarán una fuerza de trabajo con una alta calificación.

Escuela Tecnológica de la Construcción y ChileValora certificaron a más de 30 trabajadores

Escuela Tecnológica de la Construcción y ChileValora certificaron a más de 30 trabajadores

Un total de 32 trabajadores pertenecientes a empresas socias de la CChC Concepción fueron certificados en oficios por la Escuela Tecnológica de la Construcción (ETC) y ChileValora en una ceremonia efectuada en el auditorio de la CChC y a la que asistieron familiares de los beneficiados.

Los trabajadores participantes en el Programa de Oficios que imparte la ETC, con el apoyo de ChileValora, fueron capacitados en los perfiles de rigger y trazado. Se trata de un reconocimiento formal de su experiencia en la construcción y en su oficio, más los conocimientos entregados en el proceso formativo que entrega la ETC.

El programa contempló una metodología con clases teóricas y simulaciones prácticas en horario vespertino, luego de la jornada laboral. Lo anterior con la finalidad de preparar a los trabajadores participantes de distintas empresas socias del gremio para la realidad en obra y posterior evaluación para la certificación de ChileValora.

Andrés Arce, jefe comercial zona sur de la ETC, señaló que la meta es lograr la certificación de mil trabajadores a nivel nacional, durante este año. Comentó además que en este segundo semestre se comenzó un nuevo programa de capacitación y certificación enfocado a instaladores eléctricos, conducente a autorización SEC. Quienes deseen participar en este nuevo proceso, deben solicitar mayores antecedentes al mail andresarce@escuelacchc.cl.

Estos programas son parte de la plataforma de iniciativas sociales que el gremio de la construcción pone a disposición de las empresas socias. 

 

Constructora Avatar triunfó en torneo local de “Fútbol Maestro”

Constructora Avatar triunfó en torneo local de “Fútbol Maestro”

El equipo de la constructora Avatar resultó ganador del campeonato “Fútbol Maestro”, realizado en Concepción y que organiza la CChC local, a través de la Corporación de Deportes (Cordep) en el complejo Plaza 7 de Hualpén.

En un partido bastante disputado, el conjunto de Avatar 1 sobrepasó por 3 goles a 0 a Indama en la final local. Ahora deberá enfrentar a los equipos ganadores de Chillán y Los Ángeles en la fase zona sur, en octubre próximo. La final nacional se realizará en Santiago con los ocho mejores del torneo.

En la final de Concepción además se premió al goleador del campeonato, el jugador Cristian Chávez de Avatar y a la valla menos batida, que resultó ser la del equipo ganador. Por primera vez, se implementó un torneo paralelo denominado “Copa de Plata” el que ganó la constructora Ebco.

Durante la final, además se realizó un partido de fútbol femenino entre Aitue y Ebco.

Más de 700 trabajadores del sector serán beneficiados con Operativos Sociales

Más de 700 trabajadores del sector serán beneficiados con Operativos Sociales

Desde este 10 de mayo, la CChC Concepción, a través de la Fundación Social, inició el programa de Atención en Faena, iniciativa que pretende beneficiar a más de 700 trabajadores del sector construcción. El objetivo de los operativos es llevar atención de las distintas entidades del gremio al mismo lugar de trabajo.

Durante este año, se realizarán 10 operativos y en ellos participan seis empresas socias del gremio.  En cada acción, se efectúa, en terreno, una charla sobre vida saludable a cargo de personal de la Mutual de Seguridad. Además, se realizan atenciones médicas que incluyen exámenes básicos de salud como control de glicemia, colesterol, peso y talla.

Asimismo, se ofrece a los trabajadores asesoría legal y de servicios por parte de Caja de Compensación Los Andes, AFP Habitat y de la propia Fundación Social. Claudia Escobar, asistente social de esa entidad, señala que entre los temas más frecuentes de consulta están la posesión efectiva y herencia y dudas sobre el área previsional.

Este programa forma parte de la plataforma social que el gremio de la construcción ejecuta, con apoyo de las empresas socias, en beneficio de los trabajadores.