Programas sociales y su aporte a los trabajadores del sector construcción

Programas sociales y su aporte a los trabajadores del sector construcción

En Concepción, la CChC impulsará este año iniciativas que esperan beneficiar a más de 10 mil trabajadores. Las acciones no solo van en directo beneficio de quienes laboran en el rubro, sino que son una potente herramienta para la sustentabilidad de las empresas.

Carlos Valdés, encargado de bodega de la empresa Ecobell, había perdido un ojo debido a una trombosis. Su anhelo era poder reconstruirlo a través de una cirugía y un implante. Sin embargo, el alto costo de ambas operaciones le impedía concretar ese sueño.

Aunque significaba un gran esfuerzo económico para él y su familia, comenzó a realizar los trámites para someterse a las intervenciones. En eso estaba, cuando un jefe le comentó sobre el Programa Construye Tranquilo de la CChC.

De ahí en adelante, a Carlos se le facilitaron las cosas. Como su empresa estaba adherida, él pudo optar a esa atención, la que según cuenta “fue una gestión muy rápida y eficiente. En un mes con exámenes y todo ya tenía fecha para operarme”. Y así sucedió. Se sometió a una cirugía para extirpar su ojo en la Clínica del Sur y luego pudo efectuarse el implante ocular, en otro centro privado de Concepción.

“Me cambió la vida. Antes todo el mundo me miraba raro y hoy es otra cosa. Puedo desempeñarme mejor en mi trabajo y en mi quehacer cotidiano no tengo ningún problema”, dice Carlos ya recuperado de su post operatorio.

Además, gracias a este programa tuvo la oportunidad de ser operado por un médico alemán especialista en implantes oculares y que solo viajaba dos veces al año a la región.

Carlos desembolsó $ 57.000 y el resto lo cubrió la empresa, a través de la iniciativa impulsada por el gremio. 

Afirma que “sin el programa jamás hubiera podido realizarme ninguna operación, ya que no tenía los medios económicos y era un enorme sacrificio reunir el dinero para costear esas atenciones, las que llegaban a más de un millón de pesos”.

Carlos es parte de los trabajadores que pudo beneficiarse con uno de los programas sociales que tiene la CChC. Así como él, en Concepción serán más de 10 mil quienes podrán acceder a estas iniciativas sociales.

A nivel nacional, el gremio destinó para el 2019 un presupuesto de $ 14 mil millones, con los que se dispondrán 290 mil cupos en todo el país.

La plataforma social que impulsa el gremio comprende las áreas de salud, vivienda, formación y bienestar (deporte y cultura).  Entre ellas, se destacan los operativos médicos, atención en faena, cursos de capacitación, becas escolares, bonos de arriendo y campeonatos de fútbol por nombrar algunos.

FORMAR TRABAJADORES

Rodrigo Carrasco, presidente del Área Social de la entidad local, señala que “uno de los ejes del gremio es el desarrollo de capital humano, lo cual está en directa relación con los beneficios que ofrece la CChC”.

Añade que es de vital importancia que las empresas socias cuenten con un portafolio de programas para sus colaboradores y además que éstos se puedan acoger a franquicia tributaria. “Para el empleador es de bajo costo y en áreas como desarrollo personal y laboral existen una serie de atenciones”.

Por ello, realizó un llamado a las empresas a conocer los programas con cobertura para todos los trabajadores. El dirigente además invitó a quienes se desempeñan en el rubro que pregunten a sus jefes de obra o encargados de recursos humanos y asistentes sociales que visitan la obra, sobre las ventajas que entregan las distintas entidades de la CChC.

FIDELIZACION LABORAL

La inmobiliaria Domus es una de las empresas que recientemente se incorporó a la línea social del gremio. Desde enero de este año, han implementado los programas de Atención en Obra en dos de sus proyectos y ya están interesados – por solicitud de sus trabajadores- en integrarse al programa de vivienda y a las capacitaciones en oficio.

“El interés ha sido transversal a la especialidad de los trabajadores y en la misma medida tanto hombres como mujeres”, señala Patricio San Martín, jefe de proyectos.

Agrega que “contribuir a la calidad de vida de los trabajadores, apoyándose en los programas de la CChC ha sido fundamental para la motivación laboral. Esto se refleja en personal más comprometido y sintiendo que el rubro de la construcción se preocupa de ellos y sus familias”.

En Ecobell desde junio de 2012 que implementan las acciones sociales del gremio. Nos interesa aportar al bienestar integral de nuestros trabajadores, el cual influye en gran medida en el desempeño diario de sus labores”, señala Silvio Merello, jefe de Gestión de la Calidad y Adquisiciones.

Así las áreas en que han implementado iniciativas son salud, becas, deportes y esparcimiento destacándose los programas “Construye Tranquilo”, “Beca de Estudio para Hijos de Trabajadores de La Construcción”, “Fútbol Maestro” y “Música Maestro”.

Merello recalca que son muy apreciados, debido a que los trabajadores sienten que hay una preocupación hacia ellos, por parte de la empresa, que va más allá de lo estrictamente laboral. Lo anterior, admite, se traduce en un mejor ambiente de trabajo, un aumento del sentimiento de pertenencia y motivación.

“Sin el programa jamás hubiera podido realizarme ninguna operación, ya que no tenía los medios económicos para costear esas atenciones” (Carlos Valdés, trabajador beneficiado del Programa Construye Tranquilo).

CChC distinguió a empresas socias: Aitue y constructora Ravanal reciben premio por gestión social

CChC distinguió a empresas socias: Aitue y constructora Ravanal reciben premio por gestión social

El programa de Atención en Obra fue ejecutado por ambas empresas.

Los programas desarrollados fueron de alta valoración social, benefi ciando a más de mil trabajadores de ambas constructoras. Destacan entre ellos, el proyecto Cimientos, enfocado en la reinserción laboral de reclusos y los operativos de atención en obra.

Por primera vez a nivel local, la CChC entregó una distinción a dos empresas socias por su destacada labor social, al implementar una serie de proyectos de esa índole como parte de su gestión. Los ganadores fueron Aitue y constructora Ravanal.
En el marco de la Fiesta de la Construcción 2018, Miguel Ángel Ruiz-Tagle, presidente del Área Social de la CChC Concepción, entregó el galardón a los representantes de las firmas que destacaron el año pasado por ejecutar el mayor número de proyectos sociales, que el gremio impulsa para trabajadores y sus familias. En el caso de constructora Aitue, la empresa implementó 14 programas sociales, beneficiando a cerca de 700 colaboradores, en 2018. 

Según expresa Javier Prüssing, gerente de la constructora, desde 2005 que se incluyen entre las políticas de gestión iniciativas de este tipo. A partir de 2011 fortalecieron estos lineamientos en beneficio de su personal.

Destaca que los programas impulsados por el gremio son un aporte no solo a la sostenibilidad de la empresa, sino que contribuyen a tener trabajadores más fidelizados y comprometidos con su labor.

“Los proyectos generan un impacto tremendamente positivo en nuestros trabajadores. Como empresa buscamos cuidar al personal, más allá de lo laboral, ayudarles en temas que les resultan dificultosos de abordar solos y mantener equipos de trabajo a lo largo del tiempo, buscando una menor rotación. En lo anterior, los programas sociales son un aliado”, señala el ejecutivo. 

Orlando Ravanal, de constructora Ravanal,
valoró el programa “Cimientos”.
Javier Prüssing, gerente de constructora Aitue,
destaca la Atención en Obra.

Entre éstos, Prüssing menciona como los más exitosos la Atención en Faena, que traslada a terreno a las distintas entidades de la CChC para brindar beneficios en los ámbitos de salud y legal, principalmente. Así como también los operativos médicos, dentales y oftalmológicos.

Expresa que uno de los programas que más ha impactado, mejorando la calidad de vida de sus trabajadores es “Construye Tranquilo”, iniciativa de hospitalización que permite el acceso a una salud oportuna y de calidad, a un bajísimo costo para las empresas y para quienes laboran en ellas.

REINSERCION LABORAL
El programa Cimientos, una de las iniciativas que tiene como finalidad lograr la reinserción laboral y social de internos de distintas cárceles y centros penitenciarios, ha sido una de las mayores apuestas sociales de la constructora Ravanal.

Las empresas se destacaron durante 2018 por ejecutar el mayor número de proyectos sociales para los trabajadores y sus familias.

La empresa contrató, por medio de este programa impulsado por la CChC junto a otras instituciones, a 21 reclusos para trabajar en sus distintas obras durante 2018, como una forma de aportar en la reincorporación de internos a la sociedad.

Orlando Ravanal, gerente de administración y finanzas de la constructora, argumentó que la motivación es entregar una segunda oportunidad a quienes la necesitan y que pueden ser un aporte a la productividad del sector.

La empresa comenzó hace cuatro años implementando el programa y estiman que entre los que acceden a un puesto laboral en obra un 50% continúan en la constructora.

Plataforma Social
La CChC es una de las instituciones que más invierte en iniciativas de índole social en el país. Durante 2018 destinó más de $12 mil millones para estos programas, convirtiéndose en la segunda entidad que más invierte en políticas sociales, luego del Estado.
Los programas que incluye la plataforma gremial entregan beneficios a trabajadores y sus familias en las áreas de salud, vivienda, formación y bienestar. Los beneficios buscan apoyar la gestión sostenible de las empresas socias.

Además, añade Ravanal, que hace más de una década ejecutan diversos programas de la plataforma social que ofrece la CChC a las empresas socias. “Esto porque nuestro propósito es aportar a mejorar la vida de los trabajadores, que son el foco de nuestro quehacer diario”.

Durante el año pasado, la constructora desarrolló 11 proyectos sociales en diversos ámbitos, entre ellos, operativos dentales, atenciones en obra, capacitación y beneficios médicos. En todos ellos se beneficiaron a más de 500 operarios.

Lo anterior, destaca el ejecutivo, ha hecho que se reduzca la rotación de trabajadores en nuestras obras. “La constructora tiene 30 años y aún tenemos trabajadores que siguen con nosotros e incluso nuevas generaciones de quienes han estado laborando en la empresa”.