CChC busca mecanismos para sortear falta y encarecimiento de materiales del sector

Mar 12, 2021 | A fondo

Son varios los factores que presionan al alza en materiales como la madera, el fierro y el metalcom. A esto se suma, la falta de mano de obra. En el gremio local plantean incrementar el valor base de algunos subsidios del Estado a viviendas sociales.

Como una nueva “crisis” del sector construcción describen desde el rubro la situación que están atravesando varias de las empresas constructoras e inmobiliarias de la zona, debido al encarecimiento del precio y falta de stock de algunos materiales claves para la ejecución de viviendas y proyectos de infraestructura.

Según el estudio “Stock y Precios. Materiales y Artefactos”, realizado por la CChC Concepción y que incluyó a constructoras con ejecución activa de obras en el área comprendida entre las regiones del Maule, Ñuble, Biobío y Araucanía; la madera, el fierro y el metalcom presentan un incremento en los precios de un 10% y un importante quiebre de stock.

El más crítico es la madera, con un aumento entre un 20% y un 25%. Asimismo, se advierte que su escasez sería producto de los incendios forestales del año pasado y a un aumento explosivo en la demanda.

Además, existen factores externos que estarían incidiendo en esta alza y en la carencia de las partidas de insumos, entre ellos, la dificultad de importación debido a la pandemia.

Este panorama configura un cuadro que, eventualmente, podría verse reflejado en un aumento de precios hacia el consumidor final o hacia el Estado, cuando se trata de licitaciones.

Lo anterior, según la presidenta de la CChC Concepción, Helen Martin, podría llevar a un alza de las iniciativas, que -dijo- en el caso de los edificios oscilaría entre un 7% y un 10% y en el caso de las viviendas, entre un 10% y un 15%.

La dirigente señaló que, ante este escenario, ven con inquietud el desarrollo del proceso de reactivación, ya que el quiebre de stock podría influir en el ritmo de ejecución de los proyectos contemplados en este plan.

Martin afirma que “nuestra intención siempre ha sido darle celeridad a este plan y que las obras se ejecuten de forma urgente y de buena manera, por la cantidad de empleos que involucran”.

El panorama que vive hoy el sector configura un cuadro que, eventualmente, podría verse reflejado en un aumento de precios de soluciones habitacionales.

REAJUSTAR PRECIOS

Otro de los elementos que se suma, especifican desde la entidad gremial, es la carencia de mano de obra. Indican que entre las razones está la migración de trabajadores a otros sectores productivos, como la minería, que no ha sido interrumpida durante la pandemia, a diferencia de lo ocurrido con algunas construcciones, como la privada, en un inicio de la emergencia sanitaria.

En el análisis “Situación de Mano de Obra y Materiales, en la zona centro sur” realizado por la Unidad de Estudios del gremio local se buscó determinar las profesiones u oficios con mayor escasez. La mayor falta de capital humano está en ocupaciones como la carpintería. Le siguen maestros, albañiles y ceramistas.

Además, reveló que el 71% de las empresas consultadas ha tenido un aumento en costos de mano de obra que va entre un 10% y más de un 20%.

Debido a la preocupación de las empresas socias por la escasez de materiales y de mano de obra, la Mesa Directiva decidió crear un grupo de trabajo para abordar el tema.

Helen Martin señala que en primer lugar se trata de visibilizar el tema y recoger la inquietud de las empresas. Actualmente, trabajan coordinadamente con el Comité de Industriales y Proveedores (CIP) y están atentos a las acciones realizadas por la CChC. La entidad a nivel nacional ya solicitó al Gobierno revisar algunos contratos de vivienda ya firmados, puesto que los aumentos de los valores han cambiado el escenario de manera radical.

Además, se propone realizar ajustes a los contratos, considerando un polinomio (que idealmente sea elaborado por el INE), para reajustar esos precios o reducirlos en la medida que el mercado se vaya modificando.

Las opciones, dice la dirigenta, también deberían aplicarse a los proyectos DS 19, incrementando el valor tope de la vivienda.

INCENTIVOS A LA CONTRATACIÓN

En tanto en el tema de la mano de obra, Raúl Ravanal, socio que lidera el grupo de trabajo, afirma que sería de relevancia que existieran nuevos bonos tipo proempleo para atraer a trabajadores al sector.

Así como también que se fomente un trabajo formal, pues muchos de los trabajadores del rubro derivaron durante la pandemia en empleos informales.

“Nuestro objetivo es incentivar a las personas a capacitarse y que con este aprendizaje se tenga un sello en la industria de la construcción. En el fondo, que existan mayores incentivos para lograr que trabajadores se desempeñen en el rubro”, dice el dirigente.

Por ello, la CChC también realiza un potente trabajo para incorporar a más mujeres a la actividad, que son además las que han sufrido un mayor impacto laboral por la pandemia.

“Creemos que la condición de falta de materiales y precios puede estabilizarse en un mediano plazo, en unos dos o tres meses, pero también preocupa el factor de la mano de obra”, señala.