Construcción como sector esencial para la reactivación económica y seguridad social de los trabajadores

Jul 1, 2020 | Opinión

Nadie sabe a ciencia cierta cuánto demorará para que todas las actividades que se han visto afectadas por la pandemia puedan retornar a su ritmo habitual. En especial, las que no son consideradas como esenciales y que, en muchos casos, han sufrido con mayor fuerza los efectos económicos de esta crisis sanitaria.

Uno de estos rubros es el sector de la construcción, el que mueve a una masa laboral de 750.000 trabajadores a nivel nacional y mantiene 55.000 empleos en la región del Biobío, pero que aún no es calificado como esencial.

Las medidas para contener el virus decretadas por la autoridad, como cordones sanitarios y cuarentenas -que deben acatarse y cumplirse- han generado la detención de gran parte de la actividad económica sectorial, con alrededor de 870 obras paralizadas en el país, con un costo US$ 51,81 millones a la semana.

Sin duda, las restricciones impuestas y la finalidad de proteger la vida de compatriotas, ha instalado un dilema complejo de abordar puesto que no sólo están en juego los puestos de trabajo sino también, las fuentes laborales y sus posibilidades de sobrevivencia, afectando las bases de una futura reactivación.

El deterioro económico para empresas locales, especialmente para las medianas y pequeñas, ha sido el efecto no deseado de estas restricciones. A esto se suma la situación de trabajadores de la construcción que viven en zonas donde estaba decretada la cuarentena y que se ven imposibilitados de llegar a sectores donde no lo están y viceversa.

El empleo ya es un indicador que se ha resentido en el sector, y que podría elevarse a un 20% a fines de año; lo que es una preocupación permanente para todos quienes nos desempeñamos en esta industria. Si a este escenario se siguen sumando paralizaciones de obras tendremos que enfrentar una contracción aún más profunda en los niveles de desempleo.

En este contexto, una encuesta realizada en mayo por el Área Social del gremio a 8.000 trabajadores de distintas empresas socias a nivel nacional, concluyó que la industria es la puerta de entrada laboral para inmigrantes y personas en situación de vulnerabilidad.

Es justamente este último grupo social el que más está siendo afectado por esta emergencia, debido a su condición de pobreza y hacinamiento.

La destrucción de los empleos conduce indefectiblemente a una precarización del trabajo, a la pérdida de estabilidad y al detrimento de la asistencia social y de salud.  Pero lo que es aún más preocupante, es que el trabajo formal se transforma en informal, donde la dispersión de los trabajadores los expone más aún a contagios.

Ante este panorama, la Cámara Chilena de la Construcción ha realizado un esfuerzo importante para resguardar la salud de los trabajadores y a la vez no detener la actividad, preferentemente en obras y operaciones. Es así como se elaboró el “Protocolo Sanitario para el Sector Construcción”, diseñado en conjunto con diversos ministerios (con recomendaciones de la cartera de Salud) y que reúne estrictas normas para que las faenas operen en forma segura y se eviten los contagios. Hoy más de 1.400 obras a nivel nacional están inscritas a este compromiso lo que permite garantizar y proteger la salud de 158.138 trabajadores.

Pensamos que la aplicación de medidas rigurosas debería ser una condicionante para que todas las empresas constructoras tengan la posibilidad de trabajar en comunas con cuarentena, cumpliendo a cabalidad con este protocolo.

El producto final que es la vivienda es un bien básico y el rubro es uno de los sectores que más aporta al PIB nacional, con más del 7% y que es intensivo en puestos de trabajo (aproximadamente un 8,5% de los ocupados del país trabaja en esta actividad).

Por lo demás, economistas de diversos espectros políticos, señalan que el sector construcción será en el futuro -no sabemos si cercano o lejano- el que encabece el carro de la recuperación económica.

Entonces, ¿cómo no considerarlo un rubro estratégico a nivel nacional?

Helen Martin Urrutia
Vicepresidenta CChC Concepción