“Diálogos Abiertos CChC”: ¿Cómo influye el PDA y el proceso constituyente en el mundo de la empresa?

Ene 15, 2020 | A fondo

Tanto el Plan de Descontaminación Ambiental (PDA) y el plebiscito constitucional son procesos que agregan elementos de cambio en la industria de la construcción. Mientras el primero establece nuevas exigencias para algunos proyectos; el otro genera cierta incertidumbre en el orden económico. Aquí, los alcances para el sector.

El martes 17 de diciembre de 2019 entró en vigencia el Plan de Descontaminación Ambiental (PDA) para el Gran Concepción; medida que rige para las comunas de Concepción, Hualpén, Talcahuano, Hualqui, Penco, Tomé, Chiguayante, San Pedro de la Paz, Coronel y Lota.

El propósito de la estrategia ambiental es disminuir en un 40% las emisiones de MP 2,5 particulado fino, en un periodo de 10 años.

En tanto, la fecha del plebiscito constitucional fijada para el 26 de abril aumenta las expectativas por conocer las consecuencias que esta discusión generará en la economía nacional.

Ambos temas de relevancia fueron abordados en los “Diálogos Abiertos”, instancias que organizó la CChC Concepción con el fin de informar a los socios. En las jornadas expertos en esas temáticas se refirieron al impacto en el sector construcción y empresarial, así como también, entregaron información sobre el contexto de los procesos.

DESCONTAMINACIÓN AMBIENTAL

Luego de cuatro años de tramitación, el PDA entró a regir para 10 comunas de la provincia de Concepción, con medidas que apuntan a reducir los niveles de contaminación

El ingeniero civil y experto en medio ambiente, Pablo Zenteno, dio a conocer los efectos del programa en el rubro. Indicó que desde el punto de vista ambiental, los aspectos que más impactarán a los desarrollos inmobiliarios son el requerimiento de compensaciones por emisiones contaminantes y la mayor regulación térmica exigida para las viviendas.

Sin embargo, aclaró que no existe modificación para los proyectos inmobiliarios que deben ingresar al Sistema de Evaluación e Impacto Ambiental (SEIA). El plan considera que aquellos proyectos que ingresan a ese sistema y que superan el umbral de emisiones contaminantes, estipuladas en dicho programa, están obligados a compensar esas emisiones.

Según Zenteno las principales medidas que propone el PDA son:

-Para los proyectos que deban concretar un plan de compensaciones de emisiones, éstas podrán materializarse a través del recambio de calefactores, arborización o iniciativas de pavimentación. Las compensaciones deberán ser aprobadas por el Ministerio del Medio Ambiente.

-En cuanto al recambio de calefactores se podrán realizar a otros usuarios, no así a proyectos inmobiliarios nuevos. Es decir, en la práctica, cada desarrollador deberá proponer el cambio a quienes tengan estufas y estén dispuestos a realizarlo.

Zenteno agrega que dada la experiencia en Chillán, que cuenta con un plan anticontaminación desde 2016, en una etapa inicial, los recambios de calefactores se materializaron a instituciones y luego a viviendas. Se espera que en el Gran Concepción ocurra algo similar.

Gradualidad del plan: El documento define como vivienda nueva a los proyectos cuya solicitud de su permiso de edificación o de anteproyecto sea ingresada después de 12 meses de la entrada en vigencia del plan.

En este contexto se entiende como viviendas existentes las que tengan permisos de edificación antes de la fecha de la entrada en vigencia del decreto.

Existen diversas medidas según la calificación de inmuebles. Para las existentes se propician subsidios estatales para el recambio de calefactores. Sin embargo, el plan de compensación es exigible para todos los tipos de viviendas.

Promoción de áreas verdes: una de las tareas que propone el PDA es el aumento del índice de áreas verdes, estrategia que será coordinada por el Minvu. Este punto influye en el desarrollo de futuros proyectos inmobiliarios, pero existe incertidumbre respecto de cómo se materializará la acción.

Similar es lo que ocurre con las ciclovías. El plan propone generar una red de 50 kilómetros de ciclovías, aunque no establece quien financiará la idea, ni cómo se llevará a cabo. Lo anterior, hace suponer que podría exigirse esta medida a los proyectos inmobiliarios, en algún porcentaje o que se implementen a través de los planes reguladores.

Otra de las aristas importantes del PDA y que genera cambios para la industria son las exigencias sobre eficiencia térmica. Lo anterior, según expuso la arquitecta Manon Pommiez, influirá directamente en el diseño de los proyectos.

La estrategia ambiental propone nuevos estándares para evitar el riesgo de condensación, infiltraciones de aire y contar con un sistema de ventilación que asegure la calidad del aire al interior de la vivienda.       

Se agregan informes de eficiencia térmica que deberán realizar los desarrolladores para sus proyectos. De esta forma, las empresas necesitarán de profesionales capacitados o contratar asesorías para esta finalidad; así como también, proveedores que vayan a la par con los nuevos requerimientos. Con todo, se estima que se elevará el costo de producción de los proyectos.

El PDA considera que aquellos proyectos que ingresan al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental y que superan el umbral de emisiones contaminantes están obligados a compensar esas emisiones.

PROCESO CONSTITUYENTE

El abogado e integrante del Centro de Justicia Constitucional de la Facultad de Derecho de la Universidad del Desarrollo (UDD), Eduardo Andrades, fue quien delineó los aspectos del debate constitucional que se dará en Chile a partir de abril.

Luego de hacer un repaso por las constituciones que ha tenido el país, el jurista calificó como las más determinantes en el acontecer ciudadano la Carta Magna de 1833, la de 1925 y la de 1980.

Aclaró que un documento de este tipo fija las reglas generales de una nación y no asuntos particulares de orden cotidiano, en referencia a lo que parte de la ciudadanía ha pedido en las manifestaciones desde el 18 de octubre.

Andrades estima como piezas claves del proceso constituyente:

Mecanismo con plazos claros. Situaciones de indefinición generan dudas y los entes productivos necesitan certezas.

“Hoja en blanco”. Según el abogado no se puede partir de cero para generar un cambio constitucional. En la tradición constitucional de Chile, no hay ninguna constitución que parta de cero.

Constitución no legítima. Existe, según Andrades, el peligro de este argumento si la nueva carta no es respaldada por la clase política democrática del país.

– Finalmente el proceso constituyente, que se inicia con el plebiscito, puede propender a:

Si gana el cambio al documento, existe el peligro de que no haya acuerdo en una idea de constitución. Con esto, en el plebiscito ratificatorio puede no ser confirmada la propuesta y por lo tanto, continuaría la actual constitución.

Una constitución fija las reglas generales de una nación y no asuntos particulares de orden cotidiano, en referencia a lo que parte de la ciudadanía ha pedido en las manifestaciones desde el 18 de octubre.