Inmobiliarias comienzan a abrir salas de ventas en el Gran Concepción

May 22, 2020 | Innovando

Luego de más de dos meses de iniciado el brote de coronavirus en el país, las empresas apuestan a la apertura de sus salas de ventas, para afianzar la cercanía con sus clientes. La medida, aclaran en las compañías, se irá monitoreando según la coyuntura sanitaria y el interés del público objetivo.

Al iniciarse la pandemia de covid-19, la mayoría de las empresas inmobiliarias optaron por cerrar sus salas de ventas para evitar posibles contagios y potenciar sus estrategias de acercamiento a los clientes a través de vías virtuales y redes sociales. Hoy, a más de dos meses de la pandemia, algunas inmobiliarias han iniciado la apertura de estos espacios, con estrictas medidas de protección sanitaria.

Entre los ajustes implementados en el sector están contar con un número menor de colaboradores para la atención, en algunos casos solo uno por sala de venta; proveer de artículos como mascarillas y alcohol gel para clientes, restricción de horarios de funcionamiento y agendamiento de las visitas.

La inmobiliaria Itrio inició esta semana un plan piloto de apertura de sus salas de ventas en sus dos proyectos en el Gran Concepción, uno en esta comuna y otro en Hualpén. Pablo Martínez, jefe comercial, señala que se decidió abrir las oficinas debido al interés de clientes por tener información más cercana de los proyectos.

Pero, aclara que “es un plan piloto que se irá monitoreando semana a semana según la contingencia sanitaria y al real interés de los clientes”.

Cuenta que en cada una de las dos salas de ventas se cuenta con un solo jefe de ventas para la atención y que ésta debe ser coordinada a través de la página web de la empresa o mediante correo electrónico. Esto, para que exista atención exclusiva a un solo cliente.

Además, se recomienda no llevar a la sala a adultos mayores, ni a niños y que, idealmente, concurra la menor cantidad de personas, 1 o 2 como máximo.

En cuanto a los resguardos sanitarios, Martínez señala que se dispone de alcohol gel, mascarillas para clientes y personal de la empresa. Así como también se realiza una sanitización periódica con amonio cuaternario a la infraestructura.

Los horarios de atención son más restringidos que los normales. En el proyecto de Concepción el funcionamiento se realiza de 11.00 a 16.00 horas y en el de Hualpén de 11.00 a 17.00 horas.

El ejecutivo recalca que se continúa fuertemente con la exhibición de iniciativas por canales online, donde se puede navegar a través de pilotos y tours virtuales. Comenta que en cuanto a las visitas presenciales a proyectos se pueden realizar con estrictas medidas como distanciamiento físico, usos de mascarillas y con un máximo de dos personas, las que igualmente deben ser agendadas.

Entre los ajustes implementados por las inmobiliarias para sus salas de venta están el contar con un número menor de ejecutivos para la atención, reducción en horarios de funcionamiento y privilegiar las visitas agendadas.

HORARIOS ACOTADOS Y PROTECCIÓN SANITARIA
La inmobiliaria MNK cuenta con 6 proyectos en venta en la región del Biobío. De ellos, 3 se ubican en el Gran Concepción, con sus respectivas salas de venta, y los otros restantes, en Los Ángeles, con una oficina para los 3 proyectos. Luego de un análisis de dos semanas, la empresa decidió abrir estos espacios.

Así, desde mediados de mayo mantienen las salas con nuevas medidas para su funcionamiento. Una de ellas es la reducción del personal, que de 2 a 3 ejecutivos, hoy solo una persona recibe a los clientes.

Además trabajan con horarios más acotados. Pasaron de atender de lunes a domingo, de 09.00 a 19.00 horas a una jornada que va de lunes a sábado, de 11.00 a 18.00 horas.

Adicionalmente, cada sucursal de ventas cuenta con artículos sanitarios como alcohol gel, guantes, protectores faciales y cubrecalzado.

Álvaro Meneses, gerente comercial, señala que pese a la importancia de las salas de ventas para concretar negocios, hoy debido a la pandemia, los esfuerzos están concentrados en el mundo online.

En este sentido, agrega que los presupuestos se han readecuado para fortalecer esa línea y se trabaja en potenciar el material visual. “La idea es tratar que los clientes tengan la mayor información posible del proyecto sin recurrir a la sala de ventas”, indica el profesional.

Sin embargo, si un cliente desea avanzar más en el proceso de compra o visitar proyectos o pilotos puede concurrir a esas salas de ventas, con una coordinación previa.

Meneses advierte que las aperturas de estas oficinas están permanentemente en evaluación, por lo que no descartan modificar la idea, según evolucione la coyuntura sanitaria.

En la misma línea, la inmobiliaria CISS apostó por reabrir sus 14 salas de ventas en el Gran Concepción. En ellas se contemplan artículos de seguridad para proteger a quienes se desempeñan en ellas y a los clientes.

Christian Kother, gerente comercial, indica que elaboraron un protocolo para los ejecutivos y clientes que visiten esas oficinas. Incluye la desinfección de zapatos al ingreso, uso de mascarilla, distanciamiento físico, uso de careta e instalación de mica separadora en escritorio de atención.

Así como también la prohibición de tocar nada en la visita, el ingreso de solo 1 persona y lavado de manos con alcohol gel.

En estos locales, la jornada de trabajo se acortó en una hora y solicitaron solo a las ejecutivas que cuenten con vehículo acudir a la sala de ventas. Kothher agrega que “estamos absolutamente flexibles ante las necesidades de cada ejecutivo, por ejemplo, en el horario. También ordenamos que solo atendiera un ejecutivo en cada punto, haciendo turnos éticos, para no toparse”.

Como en otras inmobiliarias, la medida de apertura está en evaluación permanente, dependiendo de las condiciones sanitarias y flujo de clientes.

Ver Protocolo Sanitario de la CChC para Salas de Venta (desde página 10)