Juegos inclusivos que potencian proyectos inmobiliarios

Jul 11, 2019 | Innovando

La empresa Cotan es parte del Comité de Industriales y Proveedores del gremio local y representante en Chile de la marca española Novatilu, especialista en juegos infantiles. Entre ellos, la línea de instalaciones inclusivas que es una incipiente tendencia a nivel inmobiliario.

El “urbanismo inclusivo” es un concepto que se ha comenzado a adoptar para espacios públicos que consideran la discapacidad en su diseño y arquitectura; pero también para proyectos inmobiliarios que deciden incluir esta realidad, especialmente en áreas verdes y en recintos destinados a juegos infantiles.

Actualmente, los ejemplos de este tipo no son masivos, pero hay que considerar que es una tendencia en desarrollo y que el sector inmobiliario deberá contemplar en sus proyectos. Según el Servicio Nacional de la Discapacidad, (Senadis) existen más de 230 mil niños y adolescentes que presentan algún tipo de discapacidad en Chile.

Además la legislación vigente incentiva, por ejemplo, a los municipios a incorporar o renovar en plazas las instalaciones para cumplir con la normativa 20.422 sobre Accesibilidad Universal. Esta ley postula el acceso universal a bienes nacionales de uso público entre ellos plazas, pasarelas y áreas verdes.

Una de las firmas que provee de juegos infantiles inclusivos es la empresa Cotan, que desde este año es la única representante en Chile de la marca española Novatilu, especialista en este tipo de juegos y de una línea de equipamiento inclusivo. Desde hace dos meses, la empresa es parte de la CChC Concepción como uno de los proveedores del sector.

Claudia Peña, directora de proyectos de Cotan, dice que trabajan diversas líneas de productos entre ellos, juegos infantiles, mobiliario urbano, máquinas de ejercicios infantiles y un área de juegos inclusivos.

Todos elementos que pueden incorporarse tanto en el exterior como interior de proyectos inmobiliarios que deseen implementar sus áreas comunes con este tipo de instalaciones.

En cuanto a su línea de juegos inclusivos, la ejecutiva señala que la gran ventaja es que son totalmente integrados, ya que además el diseño permite que puedan acceder a ellos niños sin ninguna discapacidad. “La idea es que puedan convivir todos los menores, con discapacidades de diverso tipo y sin ellas, en igualdad de condiciones”, puntualiza Claudia.

Por ello, los juegos que proveen son sencillos, con un diseño muy atractivo y colores intensos que llaman la atención. “Todos nuestros juegos son certificados y normados. Incluyen elementos que ayudan al desplazamiento de los niños como pisos especiales, que son más seguros ante caídas”, señala la empresaria.

Consideran juegos para todo tipo de capacidades. Instalaciones para niños en silla de ruedas y elementos sensoriales que tienen diversas texturas y colores.

Los juegos inclusivos son principalmente rampas y paneles o conjunto de estos interactivos. Algunos simulan la parte delantera de un camión con volante, otro es una especie de ábaco, un panel con espejo para explorar el reconocimiento de uno mismo y cuadros con caminos para relacionar a un animal con su comida.

La ventaja de los juegos es que pueden convivir todos los menores, con discapacidades de diverso tipo y sin ellas, en igualdad de condiciones.

PROPUESTA INCLUSIVA

Peña explica que la empresa realiza una asesoría integral para dotar al espacio o proyecto inmobiliario de este tipo de equipamiento. Analizan el lugar y proponen las instalaciones adecuadas e incluso otro tipo de complementos que puedan mejorar el lugar donde se emplazarán los juegos, como por ejemplo, el uso de pasto sintético, si se requiere.

Para esto, dice, trabajan a medida, es decir según el espacio disponible. Entre los profesionales de su equipo disponen de un dibujante técnico que se encarga de desarrollar los planos para visualizar que la propuesta quede lo mejor y más adecuada posible.

La empresa se hace cargo de la instalación de los elementos (dura entre tres a cinco días), los cuales van anclados sobre cuadrados de cemento de unos 50 centímetros de profundidad y luego reforzados con unos pernos de anclaje.

Para los juegos inclusivos, recomienda Claudia Peña, es fundamental agregar pisos especializados de goma o caucho. Esos materiales, dice, además de hacer menos dura una caída, ayudan al desplazamiento de elementos como sillas de ruedas.

Los juegos son de materiales de alta calidad y están hechos de madera tropical tratada, metal y plástico. Algunos incluyen cuerdas a modo de baranda. La empresaria señala que resisten a la lluvia y al clima en exterior.