La importancia de “profesionalizar” el sector

Sep 3, 2019 | Social

La industria de la construcción se está transformando. Atrás quedaron los tiempos de contar con “maestros” sin formación, ni entrenamiento para su oficio. Hoy, las empresas requieren, cada vez más, personal calificado que aporte a su productividad y a la del rubro en general.  

La construcción en el país continúa siendo preferentemente “artesanal” en cuanto a la mano de obra que utiliza, sobre todo a nivel de oficios. Esta realidad es compartida por diferentes empresas del sector, que han percibido que la escasez de trabajadores capacitados genera diversos inconvenientes, desde el aumento en los costos de construcción hasta el retraso en la entrega de proyectos.

Con este panorama, el desafío para la industria es aumentar la formación de personal especializado, ya que éste es un factor que influye en forma directa en la productividad sectorial.

En la “Hoja de Ruta” de la CChC, la capacitación de la mano de obra es una de las prioridades que el gremio impulsa con miras a elevar el desempeño, ya que solo un 1% de los trabajadores del sector cuenta con aprendizajes certificados. Pero también el propósito es entregar mejores condiciones laborales.

Quienes se perfeccionan –afirman en la entidad gremial- adquieren nuevas herramientas para sustentar su empleabilidad en un mercado en constante flujo. Como muestra, un trabajador con mayores competencias puede optar a recibir un 10% más de lo que gana un colaborador no capacitado.

Para esto el organismo técnico de capacitación de la entidad es la Escuela Tecnológica de la Construcción (ETC), encargada de aportar a la “profesionalización” del sector. Junto a ChileValora ejecutan la certificación de los distintos perfiles de oficios.

Andrés Arce, jefe comercial zona sur de la ETC, explica que el objetivo es profesionalizar a oficios como jornales y maestros. “El sector es uno de los pocos rubros productivos que tiene indicador de accidentes y gran parte de esas cifras se deben a la falta de formación en temas de seguridad”, señala.

Entre las iniciativas que apuntan a mejorar capacidades laborales está el programa de Formación en Obra, que consiste en una capacitación, teórica y práctica, que se desarrolla en la faena con la ventaja que no se afecta la productividad en terreno. Contempla un reconocimiento a desempeños que ya existen.

En tanto, la Escuela de Oficios reconoce la experiencia de trabajadores junto al aprendizaje entregado en clases, en un horario fuera de la jornada diaria.

Uno de los desafíos de la ETC es la actualización de perfiles requeridos en el mercado laboral, tarea que realizan junto a la ONG Educando en Red. La idea es concretar una coordinación transversal entre el mundo privado y la academia a través de adecuar los perfiles de egreso de carreras técnicas profesionales.

Arce afirma que “quienes se capacitan se transforman en líderes. Además con personal especializado se mejora la productividad, disminuye el margen de error, baja el porcentaje de accidentes y permite al empresario tener una herramienta de toma de decisiones, ya sea para disminuir la brecha, darle una mejor opción de empleo al trabajador y tener una herramienta para poder contratar”.

Las empresas del sector han percibido que la escasez de trabajadores capacitados genera diversos inconvenientes, desde el aumento en los costos de construcción hasta el retraso en la entrega de proyectos.

 

El desafío para la industria es aumentar la formación de personal especializado, ya que éste es un factor que influye en forma directa en la productividad sectorial.

 

EL DEBER DE CAPACITAR

En varias de las empresas socias del gremio la capacitación forma parte de sus principales políticas de gestión.

En constructora Manzano desde hace varios años están empeñados en la formación de sus colaboradores. Cristian San Martín, gerente de la constructora, señala que “para lograr cumplir nuestros estándares de productividad y calidad en la empresa, necesitamos capacitar y apoyar a nuestros trabajadores”.

En este sentido, expresa que el no contar con mano de obra calificada es uno de los principales obstáculos para lograr una óptima productividad. “Se atrasan las obras o los trabajos quedan mal ejecutados. Finalmente, se genera un costo adicional para la empresa al no tener trabajadores eficientes”, advierte San Martín.

Lo que él describe como “la tormenta perfecta”: se daña la calidad, se extienden los plazos y aumentan los precios originales del proyecto.

Agrega que una de las estrategias que les ha dado buenos resultados es no sólo enfocarse en el perfeccionamiento de los trabajadores de terreno, sino también, en mejorar las capacidades del equipo de supervisores. “En ese ámbito no presentamos dificultades, tenemos supervisores probados y todos son calificados, pues entendemos que ellos van a liderar un equipo”, argumenta el ejecutivo.

Como este tipo de trabajador se necesita para una buena coordinación y planificación –que ayude a reducir los cambios posteriores a los proyectos- junto a la Corporación de Desarrollo Tecnológico (CDT) del gremio han llevado a cabo programas que incluyen su perfeccionamiento.

En tanto, para quienes están en faenas, como jornales y maestros, la constructora mejoró sus competencias a través de cursos de oficios impartidos por la Fundación Social de la CChC en temas como instalaciones eléctricas, gasfitería, interpretación de planos e instalación de pisos.

Además, gracias al programa de Formación en Obra de la ETC impulsaron la capacitación en terreno en oficios como trazador, enfierrador y albañil; algunos de los que son altamente requeridos en el sector.

Marcos Aguayo, jefe de Recursos Humanos de la constructora, menciona que uno de los aspectos importantes de capacitar al personal es tener mano de obra cada vez más especializada que contribuya a la profesionalización del sector. Lo anterior, ya que el rubro es catalogado como uno de los sectores productivos con mayor cantidad de trabajadores con escasa calificación.

Sin embargo, señala Aguayo, este panorama ha ido cambiando. “El tema de la formación es valorada por los trabajadores. No es como antes que el maestro no encontraba necesario capacitarse. En la actualidad, saben que esto es un aporte y que hay nuevas técnicas y tecnologías que deben conocer y manejar”, afirma.

PERFECCIONAR MANDOS MEDIOS

En la constructora Ravanal también han emprendido en la línea de perfeccionar a sus trabajadores. Consideran que la formación del personal logra tener trabajadores más motivados en la obra, lo que trae mejoras en el área de productividad.

“Trabajamos bastante con gente a la que le vemos potencial y que no está totalmente desarrollado. El propósito es mejorar sus competencias para que puedan realizar nuevos trabajos”, señala Orlando Ravanal, gerente de Administración y Finanzas.

Expresa la importancia de este tipo de aprendizaje en el rubro. “En empresas con constante movilidad de trabajadores es vital capacitarlos con el fin de armar equipos, que idealmente se mantengan en el tiempo”, acota.

Una de las apuestas que realizó la constructora en temas de capacitación fue perfeccionar a contratistas, que son parte de la cadena productiva, ya que aportan gran parte de la mano de obra para un proyecto. En este caso, abordaron temas como liderazgo empresarial y  administración contable y financiera.

Ravanal menciona que lo anterior les generó buenos resultados, pues comprendieron mejor que para crecer y desarrollarse es necesario un emprendimiento continuo.

Aunque coincide que los segmentos de oficios tienen importantes brechas en cuanto a formación, Ravanal admite que esto está cambiando y que es un reto para el sector que los trabajadores tengan las competencias necesarias.

Argumenta que personal capacitado tiene mayores oportunidades de acceder al sector, así como también mejora la productividad del rubro. “Los beneficios son varios: se rehacen menos trabajos, se reducen los errores en obra y se produce una menor rotación laboral”, recalca.

Pese a que el rubro evoluciona a una velocidad baja en cuanto a la industrialización, en un mediano plazo deberá enfrentar nuevas tendencias tecnológicas, que necesitarán una fuerza de trabajo con una alta calificación.