La visión dispar de los cambios al DS19, el exitoso Programa de Integración Social

Nov 27, 2019 | A fondo

Una minuta con comentarios a las modificaciones que el Minvu realizó a uno de los subsidios “estrella” del Gobierno elaboró la CChC Concepción. Entre las observaciones, discutidas en la Renav 2019 y que serían presentadas al ministro de la cartera, está el privilegiar una mirada centralista para la operatividad del programa.  

Un trabajo contra el tiempo realizó la CChC Concepción, a través de su Comité de Vivienda, para pronunciarse respecto de los recientes cambios que el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) realizó al Programa de Integración Social y Territorial, más conocido como DS19.

Esto porque si bien en la sede regional se mantiene una fluida relación con el Serviu, en términos de alianza público-privada, con dos mesas de trabajo que funcionan hace más de un año, extrañó que en los cambios del nivel central no hubiera mayor participación del gremio.

Miladi Garfe, presidenta del Comité de Vivienda local, expresó que pese a eso, los socios trabajaron en un diagnóstico del significado práctico de las modificaciones a este decreto, el que ha logrado posicionarse como un buen programa habitacional y donde la región del Biobío es segunda a nivel nacional con mayor cantidad de proyectos.    

“Se acordó hacer una pauta que considerara las opiniones de constructoras que trabajan con este decreto y cuáles son los impactos que se prevén. La minuta fue enviada al director regional del Serviu, al jefe de la DPH y, por medio del Comité de Vivienda nacional y su mesa de trabajo, al Minvu”, especifica Garfe.

La dirigenta cree que una de las modificaciones más restrictivas es que en este nuevo escenario las comunas con menos habitantes, contarán con menor cantidad de subsidios y, por ende, con menos recursos. “Las comunas que tienen menos habitantes en la región son las que tienen mayor necesidad de estos subsidios. Entonces, el mensaje que se les da es que tienen que trasladarse a otras urbes para acceder a este programa” dice Miladi Garfe.

Respecto del desarrollo de proyectos, la presidenta de Vivienda señala que, por una parte, se está promoviendo la ejecución de iniciativas de integración en zonas céntricas de la ciudad; sin embargo, no se entregan más recursos para su construcción, teniendo en cuenta que el suelo en Concepción es uno de los más caros del país.

El gremio elaboró un diagnóstico práctico de las modificaciones al DS19, el cual ha logrado posicionarse como un buen programa habitacional y donde la región del Biobío es segunda del país con mayor cantidad de proyectos.

El ahorro mínimo para la compra de vivienda se incrementó de UF 40 y UF 80 a UF 70 a UF 120 por cada tramo. Esto aleja la posibilidad de acceso a viviendas para sectores medios.

PROGRAMA “VIRTUOSO”

Álvaro Greene, integrante de la Mesa de Trabajo CChC-Serviu, agrega que esperan que en las futuras modificaciones el gremio tenga un papel relevante. “Creemos que es un programa excelente, porque ha generado que, a través de la competencia de las inmobiliarias, se mejore el estándar de las viviendas. Se produjo un fenómeno virtuoso donde todas las empresas involucradas compiten por hacer el mejor producto posible al mejor precio”, comenta

Además, continúa, es un ejemplo para potenciar la alianza público-privada: “En este caso, el Serviu administra y supervisa desde lejos y todo lo relacionado con venta y post venta está a cargo de privados, por lo que ambos mundos funcionan de manera coordinada”, destaca el ejecutivo.

No obstante, Greene precisa que las adecuaciones privilegian lo específico por sobre lo general y que ha estado operando en forma positiva. Además, alude a la carencia de una visión regional en dichas modificaciones. 

Señala que se permitirá un llamado especial para incorporar a familias vulnerables que falten por captar, luego de 18 meses de iniciada la obra. Lo anterior debería anticiparse, pues cada proyecto debe incluir un número de familias vulnerables, antes de la recepción municipal, para asegurar el bono de integración y una obra se demora en promedio 12 meses. 

“Lo que va a ocurrir es que puedo tener mi proyecto terminado y se deberá posponer la tramitación de la recepción esperando que pasen esos 18 meses para integrar a familias vulnerables que falten en el proyecto. Entonces, tendré que hacer esperar a las demás personas o demorar el proyecto para completar los grupos vulnerables”, precisa Greene.

El profesional agrega que los cambios se efectuaron teniendo en cuenta más la realidad de la capital que la del resto del país. Dice, por ejemplo, que en comunas con menos de 40 mil habitantes solo pueden presentar hasta 120 viviendas. Esto dificulta la viabilidad financiera de los proyectos de integración en comunas de este tipo.

Otro de los cambios tiene que ver con los requisitos para un terreno, el cual tendrá mayores exigencias. En este aspecto se disminuyen las distancias de equipamiento de 500 a 400 metros para un paradero de locomoción colectiva y de 2.500 a 2.000 metros la ubicación de un equipamiento comercial, deportivo o cultural.

Greene afirma que es lógico que se quiera mejorar la ubicación a servicios de los proyectos, pero las zonas de expansión de comunas podrían verse perjudicadas. Asimismo, varias inmobiliarias que hoy cuentan con terrenos y que han desarrollado proyectos de este programa, sin éxito en postulaciones anteriores, quedan fuera con las nuevas exigencias para un próximo llamado.

MAYOR AHORRO

Otra modificación se relaciona con la incorporación de viviendas sobre UF 2.200. Para Greene es positivo, sin embargo, añade que no podrán acceder a subsidios y esto llama la atención pues la realidad del país es diferente.

“El segmento que está sobre las UF 2.200 está lejos de ser adinerado. Es lamentable que el techo sean las UF 2.200. Lo ideal sería aumentar ese número para incorporar una clase media real y que no califica para el subsidio”, expresa.

En cuanto al ahorro mínimo se incrementó de UF 40 y UF 80 a UF 70 a UF 120 por tramo de vivienda. Para el ejecutivo los clientes han tenido dificultad para ahorrar, lo que aleja la posibilidad de acceso a viviendas para sectores medios. Esto se agrava, ya que junto al ahorro deben calificar para un crédito hipotecario.

En esta misma línea, se restringe el subsidio de captación hasta UF 150 y no se consideró que en regiones la disponibilidad de subsidios es gravitante. “Es menor la cantidad de subsidios, por eso la captación de éstos es un tema complejo”, agrega

En cuanto al núcleo familiar son considerados como integrantes de éste, el cónyuge del postulante, el conviviente y los hijos. Dejando fuera, según estiman en el gremio, la realidad de familias unipersonales o con integrantes de tercera edad. Lo anterior, dificulta el acceso a viviendas entre UF 1.200 y UF 1.400

Uno de los aspectos positivos de los cambios al DS19 es la incorporación de más viviendas para discapacitados en los proyectos, teniendo en cuenta que según registros oficiales cerca de un 1% de la población presenta algún grado de discapacidad.