Metro: Mirada de Futuro

Publicado el 9 octubre, 2018

¿Recuerda usted cómo se fundó la Universidad de Concepción? Un grupo de personas con liderazgo, visión y capacidad empujó un proyecto de enseñanza superior, con la certeza de que era lo que necesitaba la ciudad. Ese espíritu ha sido parte de nuestra historia, y como Cámara Chilena de la Construcción nos identificamos con ese sentimiento.

Por ello, nuestro gremio viene hace tiempo estudiando y analizando opciones que puedan servir al Gran Concepción para alistarse de cara al futuro, atendiendo a las necesidades que vislumbramos hoy.

En los últimos meses hemos observado detenidamente la situación del transporte público en la zona. Teníamos algunas pistas. Por ejemplo, la movilidad y conectividad es un tema que destacó como relevante el 70% de los consultados en el “Segundo Informe de Calidad de Vida Urbana del Gran Concepción” (2013-2014), liderado por el Observatorio Metropolitano.

Nuestra lectura al respecto es que debemos resguardar la calidad de vida que siempre hemos tenido para mantenernos competitivos, atractivos y felices. Y para responder a ese desafío, creemos que existe un proyecto sobre el cual debemos hablar: el de tener un metro.

No es un afán antojadizo, pues lo evaluó también Fesur en 2015. La ciudad requiere un tren que recorra de manera subterránea los puntos angulares de la comuna, desde avenida Padre Hurtado hasta la Universidad del Bío Bío, y que se conecte con la infraestructura vial que ya tenemos, como el Biotren, los corredores de locomoción colectiva y las ciclovías.

Imaginemos a alumnos de San Pedro de la Paz, Coronel, Talcahuano o Chiguayante que estudien en las universidades, institutos profesionales, colegios y liceos de la zona, o sus funcionarios y docentes, llegando directo a su destino. O a trabajadores y usuarios del Hospital Regional, a quienes concurren al Gobierno Regional, van al Estadio Ester Roa Rebolledo o al Terminal de Buses de Collao, y así un largo etcétera.

Pensemos en la utilidad de un metro en una urbe donde la tasa de motorización por hogar ha crecido un 54% en 15 años, en una provincia que concentra la mitad de los vehículos de la ya antigua región del Biobío y donde la mayoría de los viajes al interior de la conurbación son hacia Concepción.

Un metro significa múltiples beneficios. No congestiona, pues se encuentra en un espacio distinto que no compite con autos, taxis o micros, a diferencia de un tranvía. Entrega certezas en el tiempo de desplazamiento, pudiendo incluso acortarlo. Además es más cómodo, seguro y amigable para grupos vulnerables, muchas veces excluidos de los actuales sistemas de locomoción. Y por si fuera poco, también ayuda a aumentar la plusvalía de las ciudades y a atraer, por ende, más desarrollo en torno a sus estaciones.

En términos técnicos y financieros es absolutamente viable. Un metro no es una solución parche; como ciudad implica anticiparnos a las necesidades del futuro, tal como lo hizo Santiago hace 30 años con su primera línea de metro.

Nuestro llamado es a impulsar una amplia discusión pública al respecto, con todos los actores y vecinos de las comunas involucradas.

Felipe Schlack Muñoz
Presidente CChC Concepción
Cámara Chilena de la Construcción