Mujeres serán incluidas como trabajadoras en Plan de Reactivación Económica de la CChC

Jul 1, 2020 | Innovando

El Círculo de Mujeres de Concepción apoyó la medida que busca establecer una cuota que asegure la incorporación femenina en la propuesta reactivadora. Asimismo, trabajan para aumentar la participación de mujeres en el rubro, pero a la vez, visibilizar a quienes ya están en la industria.

Lograr espacios de participación laboral femenina es uno de los ejes de trabajo del Círculo de Mujeres de la CChC Concepción. En este sentido, el grupo impulsó el establecimiento de cuotas de inclusión para este segmento en el Plan de Reactivación Económica que el gremio presentó hace algunas semanas.

La iniciativa reactivadora, a 3 años plazo, considera la creación de 600 mil empleos a nivel nacional, con una inversión de US$ 22.600 millones. Para la región del Biobío, se contemplan 45.000 nuevos puestos de trabajo y una inversión en la ejecución de proyectos de US$ 9.000 millones.

La presidenta del grupo de trabajo, Nathalie Dubois, quien participó en una instancia similar en Santiago para apoyar esta iniciativa, señaló que es un paso importante que apunta a incorporar la diversidad de talentos y género en las actividades de la construcción.

“Es necesario incrementar el número de mujeres que trabajan en el sector, pero también, es fundamental visibilizar a quienes ya se desempeñan en este rubro”, dijo la dirigente.

En estos tiempos, otro de los desafíos a los que apuesta el gremio es mantener el vínculo con trabajadoras que perdieron su empleo producto de los efectos económicos de la pandemia. Una de las formas de llegar a ellas, cuenta Dubois, es apoyarlas con ayuda netamente femenina, a través de la distribución de canastas con artículos dirigidos a ese sector y que, en general, no están incluidos en otras ayudas.

Pero, sobre todo, recalca la dirigente el compromiso es puedan ser consideradas para retomar trabajos en la industria.

Para esta tarea, el Círculo de Mujeres espera continuar capacitando al sector femenino que trabaja en obra, tal como se realizó en 2019, al perfeccionar a 10 mujeres en gasfitería, mediante un convenio con el Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género (Sernameg).

Según Dubois aumentar las habilidades es vital para que puedan optar a mejores y más altos puestos de trabajo, así como también, a una mejor remuneración. “El objetivo es entregar nuevos conocimientos a quienes ya están en el rubro, para que sean ellas las que abran el camino a nuevas trabajadoras”, recalca.

Mantener el vínculo con trabajadoras que perdieron su empleo producto de los efectos económicos de la pandemia es uno de los desafíos del Círculo de Mujeres.

PARTICIPACIÓN GREMIAL

Según una encuesta realizada a empresas socias durante 2019, las mujeres están mayoritariamente en faenas y labores de administración; el foco del Círculo también es que exista una mayor presencia en cargos de decisión en el gremio, como consejeras o presidentas de comité, por ejemplo.

Nayaret Jara, encargada regional del Programa Buenas Prácticas Laborales del Sernameg, señala que “para lograr esto el llamado es a derribar estereotipos y contratar talento por sobre una mirada de género”. 

A su juicio, éstas son barreras que predisponen, muchas veces, a los líderes de las compañías. Los estereotipos tienen que ver con considerar que las mujeres tienen habilidades para ciertas tareas y no para otras, pero esto a veces no concuerda con la realidad. “Por eso, se debe buscar el talento, sin etiquetas ni modelos”.

En este sentido, la profesional valora el enfoque vigente del gremio con la capacitación realizada por el Círculo. “Esta es la apuesta que hace la CChC. Preparan a las trabajadoras para que pasen la línea de calidad, entendiendo que existe una brecha”.

Sin embargo, advierte que se pueden entregar las herramientas, pero también es necesario que se abran los espacios que permitan avanzar. Destacó que aún existe un 60% de mujeres en el país que no accede al mercado de trabajo, por diferentes razones.

Asimismo, precisó que las empresas que contratan personal femenino salen antes de las crisis, tienen mayor diversidad de ideas y los ambientes laborales mejoran y son más saludables.