Buenas prácticas en Covid-19: EBCO apuesta por una comunicación transparente y clara para los trabajadores

Abr 21, 2021Nuestros Socios

La empresa fue más allá de las medidas exigidas por autoridades en materia de prevención del Covid-19. Primó en las obras la socialización de información para reducir la incertidumbre y dar tranquilidad a sus equipos de trabajo.  

La pandemia obligó al sector de la construcción a realizar transformaciones en sus procesos de trabajo e implementar medidas de protección para evitar los contagios en obras y en toda la empresa.

Así, las organizaciones funcionan actualmente bajo un estricto sistema sanitario y, muchas de ellas, han sumado prácticas innovadoras para prevenir brotes y cuidar a sus trabajadores.

Una de ellas es la constructora EBCO, con presencia nacional y que en Concepción mantiene 21 proyectos, a los que se suman otros cuatro en Los Ángeles. Todos, con un total de cerca de 5 mil trabajadores.

Jimmy Gutiérrez, jefe del Departamento de Prevención de Riesgos zona sur de la empresa, detalla que desde octubre del año pasado, producto del Estallido Social, comenzaron a cambiar las planificaciones en las obras. Se modificaron los horarios y se optó por diferir las entradas y salidas de cada turno.

Luego, con la pandemia, se replanificaron las tareas. El profesional señala que se generaron cuadrillas de trabajo más pequeñas, se implementaron protocolos de distanciamiento y se redujeron los aforos en espacios cerrados, como comedores; entre otras acciones.

Gutiérrez expresa que uno de los desafíos fue lograr mantener el estándar que tienen en cada obra y transformarlo al nuevo escenario.

Para eso, menciona que siguieron de forma rigurosa las recomendaciones provenientes del Ministerio de Salud, adoptando los protocolos que emanaban de esa cartera, además de implementar el Protocolo del Sector Construcción promovido por la CChC. Así, adecuaron instalaciones, como separadores en comedores y vestidores y colocaron puntos limpios con lavamanos en terreno.

Explica que la aplicación de los protocolos no fue compleja, pues en la práctica varias medidas incluidas ya estaban en funcionamiento en las faenas. Sin embargo, advirtieron que existía desinformación sobre la pandemia entre los trabajadores. De esta manera, desarrollaron un plan de conexión remota con un médico que no sólo explicaba los alcances de la enfermedad, sino, que atendía una a una las dudas de los colaboradores.

De forma paralela, señala Gutiérrez, contrataron a un enfermero para que estuviera en las obras y enseñara en terreno los principales cuidados sanitarios. Entre ellos, colocarse de forma adecuada la mascarilla, lavarse las manos de manera correcta e indicar las medidas de autocuidado para evitar los contagios.

El profesional cuenta que uno de los pilares de la estrategia de salud fue transparentar la información. “Si existe un contagio, el administrador de la obra debe reunirse con las cuadrillas, explicar el caso y las prevenciones que se tomarán. Con esto, nos dimos cuenta que evitamos rumores, los que generaban desorden y dudas. Se priorizó la transparencia en la comunicación”, dice.

Con esto, lograron bajar la incertidumbre de los trabajadores y que pudieran adoptar, de manera más sencilla, los resguardos y prevenciones.

Respecto de si ha sido difícil la adaptación a las nuevas reglas, Gutiérrez señala que como todo cambio de hábito conlleva un tiempo. “Hubo que desaprender ciertas cosas, para aprender otras nuevas. Son costumbres que estaban arraigadas en el trabajador, como la interacción con el otro. Pero nuestra gente lo ha ido entendiendo”, señala.

La comunicación fluida logró bajar la incertidumbre de los trabajadores para que adoptaran los resguardos y prevenciones.

SEÑALÉTICA EN CREOLE Y AUSENTISMO LABORAL

Otras de las iniciativas de la empresa fue crear señalética sobre prevención del Covid en distintos idiomas, como creole. Esto, menciona Gutiérrez, porque el sector alberga a trabajadores de otras nacionalidades, como haitianos y venezolanos.

Así también, EBCO entrega a sus trabajadores mascarillas especialmente diseñadas para la empresa. Son reutilizables y cuentan con tecnología que entregan una mayor resistencia al agua y a la humedad, además son lavables.

Otro de los planes contempló implementar el protocolo sanitario de la CChC en proyectos DS-19, pese a que no era exigible, pues esas obras son clasificadas como esenciales. Lo anterior, como una forma de homologar la forma de trabajo. Eso significó la aplicación de PCR a todos los trabajadores y transporte privado para su desplazamiento.

Gutiérrez indica que realizan periódicamente testeos y que, entre enero y marzo de este año, se han aplicado más de 6 mil PCR.

Otra de las gestiones que llevaron a cabo fue conocer el motivo del ausentismo laboral. Es decir, “cuando un trabajador falta, el administrativo de la obra debe llamarlo para conocer por qué no estuvo en la obra, lo que ayudó a saber si existían casos sospechosos de Covid y así activar nuestro protocolo”, señala.