Cadena de distribución para obras está operando al 80% en región del Biobío

Abr 22, 2020A fondo

La idea es continuar y en eso están siendo muy cuidadosos con los trabajadores. Hacen seguimiento a los protocolos sanitarios desde la fabricación del producto hasta que llega a un distribuidor, pasando por los transportistas, la gente de las fábricas y la administración. 

Un impacto, pese a que aún no se ha decretado cuarentena total, lo cual permite que la cadena se suministro continúe, es lo que ha apreciado el sector que entrega insumos para que las obras inmobiliarias, de infraestructura y viales continúen en la Región del Biobío.

En  todo caso, el área de la distribución ya venía apreciando una ralentización desde octubre del año pasado, lo cual ha implicado una reinvención del sector según planteó Teresa Cáceres, presidenta del Comité de Industriales y Proveedores de la Cámara Chilena de la Construcción, sede Concepción, quien junto a ejecutivos del rubro observan que pese a la baja en las tareas y cercos sanitarios, han continuado adelante con el despacho de insumos y prestación de servicios.

La ejecutiva del gremio indicó que están aplicando alternativas para seguir trabajando, como turnos éticos, labor a distancia, provisión temprana de materias primas, organización de los despachos y ventas online, entre otras. “De acuerdo al rubro, cada uno se ha ido reinventando para sortear esta situación y para que la cadena de suministros no se rompa. El estallido social nos enseñó a ser previsores y adelantarnos a cualquier problema. Eso fue un aprendizaje en ver cómo superar varias dificultades y eso ha significado que hoy el 80% de los industriales y proveedores esté operando, aunque con bastantes restricciones en el Biobío”, hizo ver.

TURNOS ÉTICOS
Esto se debe, apreció, a que no existe una cuarentena en todas las comunas, algo que les ha permitido llegar a varias comunas, algunas en un 50% y otras en un 80%, gracias, también, a turnos éticos. El resto, es decir, el 20% está trabajando con ventas en línea. Aparte, los proveedores de suministros, que son el combustible de las obras y de los distribuidores, tienen en sus manos a más de 200.000 trabajadores, tomando en cuenta a la industria relacionada, como las faenas, constructoras, inmobiliarias o industriales.

Por ende, remarcó, no pueden parar y para eso están siendo muy cuidadosos con los trabajadores, algo que no está en discusión y se siguen los protocolos sanitarios desde la fabricación del producto hasta que llega a un distribuidor, pasando por los transportistas, la gente de las fábricas y la administración.

En ese sentido, la ejecutiva indicó que la llegada de insumos desde la zona central a la Región se ha dado de manera más lenta, con más restricciones, sobre todo a las comunas con cuarentena a donde exista cordón sanitario, sector al que se puede ingresar con salvoconducto.

Por lo mismo, Teresa Cáceres subrayó que se están adaptando a los tiempos, anticipando y programando de mejor manera los despachos y la conexión con los clientes

De acuerdo al catastro que han hecho con las empresas distribuidoras, se han encontrado con que son los trabajadores los que han pedido continuar con las labores bajo las garantías respectivas. Esto porque no quieren, dijo, que las empresas paralicen o quiebren.

A modo de ejemplo, si solo de paraliza Concepción, donde está el 45% de las obras, y un 30% en San Pedro, implicaría que 15 mil trabajadores se quedarían sin sustento.

“Esto no puede paralizar solo por lo económico, sino por un tema social, que es lo que más nos preocupa. Queremos seguir adelante, aunque sea lento. Por eso, debemos ir sorteando los inconvenientes, siendo rigurosos en los protocolos sanitarios. Esta pandemia traerá mucho daño, pero somos chilenos, sabemos levantarnos, pero cuando esto pase tenemos que subirnos a la ola de la recuperación. Los que sepan navegar, serán los primeros que lleguen al puerto de la reactivación”, estimó.

A su vez, Gonzalo Aguilera, gerente distrital de Sodimac, remarcó que no han dejado de operar en todas las tiendas, a excepción de Chillán. Eso sí, lo han hecho cumpliendo con las disposiciones que ha entregado la autoridad sanitaria para el cuidado de la gente. A modo de ejemplo,  dijo que el local de Talcahuano, que es el de menor tamaño de la zona sur, lo cerraron por este periodo al no cumplir con las condiciones para la seguridad a los colaboradores.

En cuanto a los despachos de obras, reconoció que han existido ciertos retrasos, sobre todo en San Pedro de la Paz, donde no se puede entrar, pero sí creció el canal de venta por internet. “Se afectó el despacho de 24 horas y ahora nos demoramos un poco más. Nadie estaba preparado para actuar en una situación de pandemia, por lo que todos estamos adaptándonos y  aprendiendo a trabajar de manera y tiempos distintos”, apreció.

En tanto, Cristian Trostel, gerente Neoviale, firma que comercializa productos viales y algunos de ellos se dan instalados, señaló que si  hay bastantes restricciones, han podido sortear la situación, pues cuentan con bastante stock y las empresas se han portado muy bien, por lo que la logística no ha fallado, al igual que el personal.

NADA PARA MAÑANA
“Nuestros clientes son las empresas que hacen caminos o mantienen las vías, al igual que las municipalidades, que son el 60% de nuestra cartera. A modo de ejemplo, nosotros montamos todo lo que se requería para el cerco sanitario de Hualpén, como las barreras, conos, lámparas nocturnas, pintura, demarcación de caminos, entre otras cosas. Hicimos todo el trabajo en la avenida costanera y el puente Llacolén”, comentó.

Es decir, el ejecutivo recalcó que cumplen una tarea de seguridad importante al demarcar las vías, pero existen muchos clientes que no están operando, pero los otros están pidiendo premura por lo cambiante del tema. Por eso han hecho trabajos nocturnos y contar con material inmediato. “Todo ha requerido un trabajo mucho mayor, nada se puede dejar para después”, hizo ver.

Mientras que Rodrigo Palacios, gerente general de Indama, que fabrica perfiles de acero, con plantas en Chiguayante y Talcahuano, reconoció que el tema logístico se ha visto afectado, sobre todo por las zonas con cordón sanitario, donde no es posible llegar y los trabajadores de esas partes no han podido ir a sus puestos.

“Como no somos una actividad esencial, estamos sin posibilidad de abastecer a zonas como San Pedro, Chillán o Temuco. Los perfiles que elaboramos no solo están orientados a construcción, sino que también a infraestructura. Hay cosas que también se venden en tiendas”, sostuvo.

Si bien las ventas han caído, hizo ver que se han dado diferencias, porque hay zonas en que la gente sí quiere trabajar o tratar de operar con todas las medidas de seguridad. En ese sentido, el ejecutivo afirmó que las ventas han descendido en orden del 40%.

 

Reportaje Publicado en diario El Sur
Martes 21 de abril 2020
Periodista: Javier Martínez Gutiérrez