CChC Concepción expuso estudio de sobrecostos en vivienda social en Mesa de Trabajo con Serviu Biobío

Jun 16, 2021A fondo

Los socios que trabajaron en el análisis manifestaron que medidas sanitarias como cuarentenas y las inyecciones de liquidez en la economía han tenido consecuencias insospechadas en los niveles de productividad de las empresas del sector.

En el marco de la mesa de trabajo formada entre la CChC Concepción y el Serviu de la región del Biobío, representantes del gremio expusieron un análisis que aborda los sobrecostos en construcción que actualmente afectan a los proyectos y a empresas del sector.

El estudio fue presentado por Cristian San Martin, socio que lidera el grupo de trabajo. En la exposición, señaló que hoy los precios están, fuertemente, influenciados por lo que ocurre a nivel mundial. Esto incluye complicaciones en la cadena logística de despacho de materiales, con retrasos y aumento en el valor de los traslados.

Según la evaluación realizada en conjunto con la Unidad de Estudios del gremio local, los principales materiales que han incrementado su valor -medido desde septiembre de 2020- son: el fierro, con un alza de un 60%; el acero, con un aumento de un 47% y el yeso, que llegó a 27% de sobreprecio.

San Martin recalcó que la situación que sufre el rubro va más allá del alza de precios de materiales y quiebres de stock, pues dijo, existen otros factores que están golpeando a las empresas constructoras.

Entre ellos, que las inyecciones de liquidez en el mercado se han destinado a obras de construcción, lo que ha influido en la mayor demanda de materiales. Detalló que en el caso de la demanda anual de materiales menores subió de un 4,1% a 47%. Según el dirigente, a esto se suma el impacto en la producción de las restricciones sanitarias asociadas a la pandemia. “En varias ocasiones se vio interrumpida y consideramos que se retrocedió tres años en términos de producción”, acotó.

San Martin expresó que una consecuencia no deseada de las transferencias económicas realizadas por el Estado es que se fomentó el trabajo informal, especialmente en el sector de la construcción. El estudio estimó que un trabajador puede llegar a percibir con las ayudas estatales y realizando labores en la informalidad cerca de un millón de pesos mensuales, frente a la renta promedio de la industria que alcanza los $ 600 mil.

En resumen, indicó que la implementación de los protocolos sanitarios, los quiebres de stock de materiales y las medidas como cuarentenas o cordones sanitarios dificultaron la operatividad de las obras.

Para los futuros proyectos DS-19 se propone aumentar los precios topes de ventas y un incremento de los subsidios de un 15%.

PROPUESTA METODOLÓGICA

Para los representantes del gremio los proyectos incluidos en el Programa de Integración Social y Territorial, DS-19, y en el Fondo Solidario de Elección de Viviendas, DS-49 son los más perjudicados por el aumento de costos derivados de los elementos mencionados anteriormente.

Felipe Aguillón, encargado del estudio, presentó la propuesta metodológica elaborada en el análisis con foco en ese tipo de obras. La finalidad del planteamiento es la suplementación de los costos de los proyectos de construcción.

El trabajo recabó información de obras ejecutadas desde 2018 a la fecha en esos dos programas. Además, se agruparon 29 familias de materiales de uso intensivo en ese tipo de proyectos, abarcando la tendencia de valores de 270 materiales, tanto en pesos como en UF.

Aguillón mencionó que en un proyecto DS-49, ubicado en la ciudad de Chillán e iniciado en agosto de 2020, con 160 viviendas, tuvo un sobrecosto de un 11% por solución habitacional. En tanto, el reporte constató que una iniciativa DS-19 en San Pedro de la Paz, con 280 viviendas, que comenzó en enero de 2021 tuvo un sobrecosto de 13,2%

Finalmente, los dirigentes expresaron que se propone para los futuros proyectos DS-19 aumentar los precios topes de ventas y un incremento de los subsidios de un 15%.

Para las obras DS-49, señalan que apelarán al artículo 27 del Decreto Supremo 49, que permite entregar recursos adicionales a los proyectos sociales. Así como también, estudian la aplicación del artículo 34 del mismo decreto que establece el ajuste del monto de los subsidios según las variaciones en el costo de materiales, valor de la mano de obra y costo de suelo, entre otros elementos, que puedan incidir en el costo total de la construcción.

Cristian San Martin insistió que “las constructoras de viviendas públicas no pueden hacerse cargo de sobrecostos asociados a la pandemia, que es una situación catalogada como de fuerza mayor o fortuita”. Afirmó que estos costos están sobrepasando las utilidades de los proyectos, lo que genera insolvencia en las empresas.

Por su parte, el jefe del Departamento Técnico de Serviu, Álvaro Rojas, quien estuvo en la presentación vía telemática, dijo que el servicio estudiará la propuesta presentada, de manera de afinarla en conjunto para generar un acuerdo mutuo y presentar las ideas como una estrategia del sector construcción a nivel regional.