Compartir buenas prácticas en sus obras y fomentar el autocuidado son ejes de la prevención en constructora Manzano

May 12, 2021Nuestros Socios

La cooperación entre las obras ha sido uno de los aprendizajes de la pandemia para la constructora. Su gerente general afirma que el sector ha logrado desarrollarse en medio de la crisis con trabajadores dispuestos a desempeñarse bajo estrictos protocolos sanitarios.    

A más de un año de la pandemia en el país, las empresas constructoras y los trabajadores del sector se han adecuado a nuevas prácticas en sus ambientes laborales y a un ritmo de producción distinto al que ejecutaban previo a la actual situación sanitaria.

Esto, ya que las diversas transformaciones realizadas para lograr espacios seguros han impactado en las obras. Cristian San Martin, gerente general de la constructora Manzano, explica que los cambios implementados en su empresa, como modificaciones en la instalación de faenas, protocolos para el transporte, control en accesos, diferenciación de horarios de entrada y de colación, tienen un efecto en la producción.

Expresa que “estamos trabajando duro para poder sortear la crisis” y así han logrado desarrollar diversos proyectos con subsidio estatal y privados en medio de la pandemia. Actualmente, mantienen ocho obras en ejecución, seis de ellas en la región del Biobío y otras dos, en Ñuble.

El ejecutivo destaca que con los resguardos sanitarios correspondientes pudieron adaptar las dinámicas operacionales. Esto significó, entre otras medidas de gestión, realizar las tareas en terreno con un menor número de trabajadores y ajustar las cuadrillas, lo cual generó importantes impactos en la producción.

Patricia Araya, jefa del Departamento de Prevención de Riesgos de la constructora, explica lo anterior. Indica que “por ejemplo en construcciones en altura, como el espacio es más reducido que en las obras en extensión, los trabajos que antes se hacían en un cierto tiempo, hoy se hacen por etapas para controlar el distanciamiento físico y con cierta cantidad de trabajadores”.

Asimismo, la constructora ha priorizado desde el primer momento una fuerte concientización de los trabajadores. Al inicio de la pandemia y antes que se consolidaran los protocolos y medidas para evitar contagios, instalaron señalética para reforzar el autocuidado en la obra.

Pero además elaboraron pendones con información sobre los síntomas y otros factores a tener en cuenta para que los trabajadores se protegieran y adoptaran medidas preventivas. “Con estas medidas innovamos en cómo informar, porque hay que recordar que en un inicio existía mucha incertidumbre y nadie conocía las características de la enfermedad y cómo prevenirla eficazmente”, sostiene San Martin.

Asimismo, se instalaron aparatos de televisión en comedores con videos informativos para fortalecer el autocuidado.

Con los resguardos sanitarios correspondientes pudieron adaptar las dinámicas operacionales en las obras. Esto significó adecuar instalaciones y generar responsabilidad y autocuidado.

INTERCAMBIAR EXPERIENCIAS

Por otro lado, desde que comenzaron a aparecer los primeros contagios, la constructora optó por aplicar el sistema de test rápido a sus trabajadores para descartar algún caso sospechoso.

En la actualidad, mantienen este tipo de acciones y, de manera diaria, la charla operacional está enfocada en reforzar las normas de protección.

Todo lo anterior, se agrega a las normas dispuestas en protocolos del Ministerio de Salud y en el modelo sanitario que promueve la CChC. Entre ellas, el control de temperatura al ingreso de la obra, el uso obligatorio de mascarilla, la instalación de puntos de higiene en terreno y el distanciamiento físico.

San Martin afirma que los trabajadores se han acostumbrado a esta forma de trabajo. Sin embargo, señala, que “en un inicio el adoptar las nuevas normas fue complejo, debido a que implicó un cambio de hábitos y adecuación de obras. Por lo tanto, es un tema que seguimos reforzando”.

Destaca que una de las actividades que ha mostrado un buen resultado es el intercambio de prácticas entre las obras que ejecuta la empresa. Menciona que con el informe de reportabilidad, que es parte del protocolo de la CChC, también evacúan informes cruzados de los distintos proyectos que están en ejecución.

Señala que les ha permitido replicar en faena acciones que están siendo exitosas. “Creemos que las buenas prácticas hay que compartirlas y es mejor si entre las obras pueden apoyarse y colaborar”, acota San Martin.