Director de Serviu Biobío: “Por supuesto que el desafío es enfrentar la burocracia y atenuarla”

Ene 13, 2021Entrevistas

Samuel Domínguez, quien está a la cabeza del organismo hace tres meses, añade que “vamos a continuar adecuando el actuar del servicio”. Frente al impacto de la pandemia en la gestión del Serviu afirma que ninguna institución pública, ni privada estaba preparada para una emergencia sanitaria de este tipo.

La pandemia puso a prueba la capacidad de todos los organismos públicos, entre ellos, el Serviu. Samuel Domínguez, director en la región del Biobío, dice que “ninguna institución ni pública, ni privada estaba preparada para esta situación sanitaria”.

Sin embargo, defiende el trabajo que se ha realizado en el servicio y enfatiza que “en un tiempo de seis a ocho meses nos hemos logrado readecuar con teletrabajo y en esa línea estamos trabajando”.

Por ello, manifiesta que, junto a sus equipos directivos, están comprometidos en agilizar los procesos y realizar los ajustes, si fuesen necesarios, para cumplir la misión institucional.
.
¿Ayudan a este objetivo las mesas de trabajo con la CChC? ¿Existe una continuidad de ellas para este año?

Desde que estoy en el cargo, hace unos tres meses, nos hemos reunido con la CChC y el compromiso es darle continuidad a ese trabajo que se ha estado desarrollando con el servicio y, obviamente, fortalecerlo. En esa línea, se han adecuado protocolos y procedimientos para un trabajo seguro de las empresas durante la pandemia. Este año, se paralizaron muchas obras y juntos hicimos un trabajo arduo para adaptar los protocolos y darles continuidad a las obras. Esperamos este año, seguir en ese proceso.

¿A qué áreas apuntará en un año que se requiere una pronta reactivación?

El Serviu tiene un aumento de presupuesto de un 26% para este año. Por lo tanto, vamos a disponibilizar cerca de 4 mil 578 soluciones habitacionales, que involucran una inversión cercana a los $ 130 mil millones, correspondientes a 31 proyectos en la Región. Esto con énfasis en la clase media, a través del subsidio DS19, que significará generar 4 mil 800 puestos de trabajo.

Otra línea es el “Programa Hogar Mejor”, que son más de 11 mil subsidios relacionados con equipamiento, mejoramiento y ampliación de viviendas. Hay cuatro llamados especiales que desarrollaremos durante el año. Todo esto va en el sentido de reactivar la economía y los puestos laborales.

Además de trabajar en el tema de inversión urbana con proyectos de mejoramiento de plazas o barrios. Ejemplo de ello, es que existen iniciativas para Hualqui, Talcamávida y Yungay. En el tema de pavimentos participativos existe un presupuesto de más de $16 mil millones, los cuales son 120 proyectos que esperamos ejecutar en 2021.

Con este aumento de presupuesto ¿Serviu tiene la capacidad para llevar a cabo esa carga, a la velocidad que se necesita?

Cuando asumí el servicio, teníamos una ejecución complicada y pensamos que no podríamos ejecutar el presupuesto 2020. No obstante, con el trabajo coordinado con contratistas, municipios y con todos los actores involucrados logramos ejecutar los $ 345 mil millones de presupuesto, lo que equivale al 99,3% del presupuesto asignado para la Región. Ese trabajo lo iniciamos en octubre.

Lo anterior va a permitir que los $ 433 mil millones que tenemos contemplados para este año se ejecuten y se ejecuten bien. Obviamente, está el compromiso de los funcionarios y de las empresas constructoras en esa línea.

Frente a dificultades por la pandemia: “A los hitos del Serviu se les ha dado la continuidad necesaria y se han adecuado los procesos y procedimientos”.

ADAPTARSE A LA PANDEMIA

La agilización en la gestión es un tema que interesa a quienes trabajan en proyectos del Serviu.

Hemos conversado ese tema con la CChC y hemos asumido un trabajo con los equipos directivos para agilizar esas barreras burocráticas que están en los servicios públicos y el desafío, por supuesto, es enfrentarlas y disminuirlas o atenuarlas. En eso estamos comprometidos.

Están dadas todas las condiciones, aunque no sabemos cómo se va a comportar la pandemia este año; pero estamos haciendo los ajustes y trabajando con las empresas para seguir avanzando. Estamos convencidos que lo vamos a hacer bien y que vamos a ser el motor de la reactivación social en la Región.

En conversación con el seremi de Vivienda y Urbanismo de la región del Biobío reconoció que los entes del Estado no se movían al ritmo que se requiere en 2021. ¿Ud está en la misma sintonía?

El efecto Covid afectó no sólo al aparato público, sino también, al privado y de distintas maneras. Pero en un espacio de seis a ocho meses nos hemos logrado readecuar con teletrabajo y en esa línea estamos trabajando.

Lo mismo con las empresas constructoras, hemos readecuado protocolos y procedimientos, lo que les permitió dar continuidad y entregar las soluciones habitacionales.

A los hitos del Serviu se les ha dado la continuidad necesaria y se han adecuado los procesos y procedimientos. Ninguna institución pública estaba preparada, pero nos hemos logrado adaptar a esta realidad.  Hoy, por ejemplo, todas las postulaciones son online.

Pero aún no llega la modernización que debería tener. ¿Qué opina?

Desde 2018 que vengo escuchando lo de la modernización del Estado. Es un término reiterado. Nosotros estamos trabajando con el mismo compromiso de siempre y si es necesario vamos a seguir adecuando el actuar y cumplir con nuestra misión institucional.

Un ejemplo de esto es el Puente Perales, donde en menos de un mes entregamos una solución provisoria. Hoy trabajamos en la definitiva, que se iniciará el próximo año para contar con un puente de mejor estándar en 2023.

POLÍTICA PARA CAMPAMENTOS

La CChC local dio a conocer un estudio sobre un campamento que logró vincular a las familias con proyectos de Integración Social. ¿Podría ser una herramienta para aportar a las políticas públicas?

Con este estudio la CChC nos apoya en encontrar un proyecto adecuado para las familias de esos asentamientos y así entregarles una solución habitacional. Es una iniciativa innovadora y va a permitir que este modelo de trabajo pueda replicarse en otros campamentos de la Región, por lo que nos interesa seguir reuniéndonos con el gremio para abordarlo y mejorarlo.

La intervención realizada llevará a analizar la fórmula de radicar a los habitantes de los campamentos.

Somos la segunda Región con más campamentos en el país. ¿Cuál es el plan para abordarlos?

Tenemos un plan de cierre con una meta muy ambiciosa. Aspiramos a terminar con 15 campamentos este 2021. Por eso, será necesario la coordinación con la CChC para cumplir con los plazos que nos hemos fijado y que son bastante breves.