Director de Serviu participa en Comité de Vivienda y propone evaluar ajustes a subsidios por efectos de la pandemia

Ene 26, 2021A fondo

El jefe del servicio dijo que frente a la situación por la que atraviesan constructoras como escasez de ciertos materiales y mano de obra, además de mayores costos por la implementación de protocolos Covid-19, lo más lógico es evaluar los factores multiplicadores del subsidio base.  

El director de Serviu Biobío, Samuel Domínguez, asistió a la reunión del Comité de Vivienda de la CChC Concepción para dar a conocer su sello de gestión, planes y prioridades a cargo de ese servicio para este 2021. Así como también, abordó las inquietudes de los socios.

Domínguez precisó que los ejes estratégicos de la entidad estarán centrados en programas de Integración Social, con 25 proyectos DS-19 que comenzarían a ejecutarse entre enero y abril de este año.

Además, señaló que para este 2021 el servicio cuenta con un presupuesto de más de $467 mil millones, un 35% mayor al del año pasado. De éste, especificó, un 60% está destinado a subsidios habitacionales cuya finalidad es entregar más de 20 mil unidades de este tipo.

La autoridad recalcó que esperan agilizar la ejecución de proyectos a través de la estrategia de digitalización que adoptó el servicio tras la pandemia y la priorización de un pre banco de proyectos, donde existen cerca de 40 iniciativas ya evaluadas.

“Queremos fortalecer estas dos líneas de acción. Por una parte, el propósito es digitalizar, tanto en el ámbito de control interno, como externo, todos los procesos que se puedan. Que Serviu Biobío sea pionero en estos aspectos y para ello necesitamos que la CChC nos apoye”, enfatizó Domínguez.

Frente a la preocupación expresada por varios socios de que hoy existe un quiebre de stock de materiales (principalmente madera y fierro) y una escasez de mano de obra, a lo que se suma que las constructoras han debido enfrentar gastos adicionales debido a la implementación de protocolos y medidas para evitar el Covid-19 en sus obras; lo que impactaría en la ejecución normal de proyectos, Domínguez señaló que existe un instructivo del Minvu para poder cubrir, a lo menos, este último factor.

Sobre las otras situaciones, expresó que hará una propuesta a la División de Política Habitacional (DPH) ante la merma en la mano de obra calificada y la escasez de materiales, ya que es una nueva realidad que afecta al sector construcción.

Asimismo, propondrá evaluar los factores multiplicadores del subsidio base en relación a la realidad de cada región.

En la reunión además se acordó retomar en marzo las diferentes mesas de trabajo que mantiene la CChC con el Serviu. La idea, según los socios, es que en esas instancias se puedan abordar diferentes temas de interés para el sector, tanto técnicos como de gestión.

RADIOGRAFÍA AL DS 49

En la jornada, el presidente del Comité de Vivienda, David Vásquez, dio a conocer un estudio sobre los proyectos del Fondo Solidario de Elección de Vivienda, DS 49, con énfasis en los tiempos de demora en la ejecución de estas iniciativas.

El trabajo analizó 89 proyectos aprobados por el Serviu desde 2015 a 2020. De ellos, 63 corresponden a la región del Biobío y los restantes, 26 a Ñuble.

La principal conclusión arrojada es que, desde la revisión hasta el inicio de obras, los proyectos tienen un promedio de más de dos años para completar ese ciclo.

Vásquez argumentó que esta realidad no es propia de las dos regiones analizadas, sino que se replica en varias zonas del país. “El objetivo es analizar cómo enfrentar esta problemática, donde el desafío es ajustar y reducir los plazos con miras al proceso de reactivación que se está impulsando”.    

Lo anterior, agregó, teniendo en cuenta que el mayor énfasis del presupuesto del Serviu apunta a los subsidios habitacionales.