Emilio Armstrong, seremi de Vivienda y Urbanismo: las líneas de acción que deja esbozadas en su gestión

Mar 29, 2019Entrevistas

 

Antes de hacer pública su renuncia, la autoridad se refirió a las propuestas más globales de su cartera y destacó a la región del Biobío como la que cuenta con la mayor cantidad de proyectos de inversión en materia de vivienda. Además, respondió a las críticas sobre uno de los ejes del Gobierno: la integración social.

 

De estilo dialogante y tratando siempre de imprimirle un sello social a su gestión, Emilio Armstrong, seremi de Vivienda y Urbanismo de la región del Biobío, detalló parte de los ejes de su cartera. Lo anterior, previo a conocerse su dimisión al cargo que ejerció desde el inicio de la segunda administración del presidente Sebastián Piñera.

El seremi (ejercerá hasta el 4 de abril) señaló que para este año el Minvu cuenta con un presupuesto de $350 mil millones, monto que está destinado para obras urbanas, parques, vialidades y subsidios en general.

Recalcó que “la región es la que tiene la cartera de proyectos más grande del país. En 2018 contamos con 79 iniciativas disponibles para ser financiadas, casi el doble que la región Metropolitana, que alcanzó los 43 proyectos y superando a la región de Valparaíso, que contaba con 51”.

En una exposición realizada para socios de la CChC Concepción, Armstrong dio a conocer el foco de las inversiones para 2019, donde entre un 70 y 80 % se centran en el ámbito de vivienda. El resto tiene que ver con áreas como infraestructura, vialidad y espacios públicos.

Pero además, entre los temas prioritarios está la descongestión de la Ruta 160 y los subsidios habitacionales.

El seremi explica que la Comisión de Ciudad, Vivienda y Territorio que coordina el Minvu y que está integrada por diversos ministerios, definió como de importancia la descongestión de la Ruta 160 por lo que “parte de los proyectos de infraestructura y de vialidad están dispuestos en ese sector”, afirma.

Entre ellos, iniciativas de corto plazo como la ejecución de terceras pistas, actualmente en construcción por parte del MOP y un plan mayor para conectar la ruta Costanera Mar con avenida Las Torres, en la comuna de San Pedro de la Paz.

Armstrong adelantó que entre septiembre y agosto de este año se realizará una conexión provisoria a través de un puente mecano, lo que permitirá mitigar el tráfico por la vía hacia la provincia de Arauco.

Otro de los mejoramientos se refiere a obras como optimizar el nudo vial del Puente Juan Pablo II en la zona entre Huertos Familiares y Villa Spring-Hill. La totalidad de estas obras contemplan una inversión de $ 51 mil millones.

 

“Si hay algo que como ministerio podamos hacer para que las familias lleguen a los proyectos, lo vamos hacer”.

INTEGRACIÓN SOCIAL

Una de las banderas enarboladas por el Gobierno en materia de vivienda es la integración social y territorial que impulsa a través de sus políticas públicas. Armstrong señala este énfasis como un sello de su gestión.

-Si bien los programas de integración social han sido exitosos en ese aspecto, existen reparos frente a la operatividad de los decretos. ¿Opina que es así?

Las entidades patrocinantes (EP) nos han señalado que existe una gran demanda por este tipo de proyectos. Por ello, en el presupuesto original se contaba con 2 mil 700 subsidios y actualmente tenemos a disposición 3.746 para este año. Lo que significa un aumento de un 40 %. La región es una de las que tiene la mayor cantidad de subsidios de este tipo en el país.

Creo que en el tema de la integración, la polémica se dio en Santiago, por el proyecto impulsado en la comuna de Las Condes.

-Pero aquí el foco va por otro lado. A las empresas constructoras les cuesta captar familias vulnerables para completar los cupos que requieren los proyectos.

Las empresas postulan proyectos y lo que entiendo es que hacen un análisis de mercado. Entonces, si postulan un proyecto es porque tienen la gente. Esa es la lógica del programa y por eso es tan exitoso.

Ahora si las empresas han presentado los proyectos, se los han ganado y después no tienen la gente, a lo mejor hubo un problema de estimación de la demanda por las diferentes tipologías del departamento. Pero, por supuesto que si hay algo que como ministerio podamos hacer para que las familias lleguen a los proyectos, lo vamos hacer. Y lo hemos hecho, como realizar llamados especiales.

-¿No será mejor que en vez de un solo llamado al año, que le agrega presión a las constructoras, se realicen dos o tres?

Los llamados especiales deben tener una razón de peso, lo hemos hecho y no es problema. Pero la presentación del proyecto es responsabilidad de las empresas. Si la empresa no va a poder tener los cupos de familias vulnerables mejor no lo presente. Sin embargo, hemos percibido desde el mundo privado y de los beneficiarios que estos proyectos son exitosos porque cumplen el rol para el cual fueron diseñados.

-En cuanto a los subsidios ¿se da una centralización donde zonas más pequeñas quedan rezagadas?

Se ha hecho una descentralización de los diferentes programas que tiene el ministerio.

-Respecto del Plan Regulador Metropolitano ¿es atribución de éste normar alturas de edificaciones?

No, cada comuna va regulando sus decisiones y éste es el caso. Lo que define este plan son aspectos intercomunales, como por ejemplo, zonas de parques intercomunales. Definir alturas y densidades de las ciudades son atribuciones de los planes comunales.

-¿Pero el ministerio puede dar directrices hacia dónde crece una comuna, por ejemplo?

Las tendencias en todo el mundo son densificar o crecer en extensión. Como ministerio tenemos un rol social, por lo tanto como la población es diversa debemos aspirar a poder materializar las dos opciones.

-Y a su juicio ¿hacia dónde podría ir el desarrollo de Concepción?

Por ejemplo, la zona hacia Coronel es el área natural de crecimiento.

-Pero está colapsada

Una vez me dijeron que debía congelar los permisos de edificación en San Pedro de la Paz… Lo obvio es que manera natural, las familias no van a querer irse a un lugar congestionado. Pero como Minvu no damos directrices tajantes, sino que hacemos un análisis técnico y sugerimos que el crecimiento se puede hacer hacia las llamadas zonas de reserva. Eso es lo que hacemos hoy, un análisis de todas las variables.