¿Cómo trabajar en medio del COVID-19?: Empresas locales implementan innovadores proyectos

Ago 19, 2020Innovando

Las constructoras e inmobiliarias socias buscan cómo hacer más eficiente su trabajo, en medio de la emergencia sanitaria. Para ello, han adoptado innovadores desafíos que tienen como propósito proteger a sus trabajadores y a la comunidad.    

La crisis sanitaria ha obligado a las empresas a adaptarse con nuevas rutinas laborales, adecuar procedimientos y a crear innovadoras ideas para vivir y trabajar en un ambiente con Covid-19. 

En el sector construcción, son varios los ejemplos locales de “buenas prácticas” que están teniendo resultados alentadores para la seguridad de trabajadores y de la población en general.

Las ideas van desde aplicar a los proyectos inmobiliarios pintura antiviral hasta desplegar un mural alusivo a los oficios que están en la “primera línea” de la pandemia desde una obra en construcción, con el objetivo de entregar un mensaje de ánimo y esperanza.

Una de las innovaciones está en el edificio Campus, emplazado en avenida General Cruz, en Concepción. El proyecto es la única obra en la región del Biobío que utiliza pintura antibacterial, antiviral y antihongos en parte de sus dependencias internas, asegura el gerente general de inmobiliaria General Cruz, Francisco Badía.

El proyecto, que contempla 19 pisos con 118 departamentos y que actualmente está en fase de terminaciones de obra gruesa, cuenta con esta pintura a base de nano partículas de cobre en sus áreas comunes y en todos los pasamanos y barandas (en zonas como cowork, quincho y terrazas).

“Esto es inédito en la construcción de edificios en altura. No se ha utilizado antes, porque son pinturas destinadas, preferentemente, a recintos hospitalarios. La verdad es que nadie se había atrevido a usarlo a nivel habitacional”, dice Badía.

Otra de las novedades es que la pintura es creación de la empresa chilena Pinturas Panorámica con base en Lautaro, región de La Araucanía, y está certificada internacionalmente. 

Badía hace una invitación a que la industria apueste por esta innovación y comience a utilizarla en sus proyectos. Además, es una forma de estar apoyando un emprendimiento nacional.

Las innovaciones aportan a proteger a sus trabajadores, pero también, a que éstos sientan preocupación por parte de la empresa y un mejor bienestar en medio de la pandemia.    

TOMA DE TEMPERATURA SIN CONTACTO

La constructora Omega ejecuta en sus faenas distintas acciones de prevención para proteger a sus trabajadores. La más novedosa es la adquisición de una máquina para la toma de temperatura corporal para alto flujo de personas. 

El aparato lo implementan en sus obras al interior de Enap Bío Bío. Éste consiste en una especie de cámara fotográfica con un trípode que mantienen al ingreso de la faena y por donde los trabajadores se detienen para la toma automática de temperatura.

El gerente de finanzas y operaciones de la empresa, Andrés Lafquén, señala que la máquina se calibra según una temperatura promedio (37°, por ejemplo). De este modo, el sistema avisa, a través de rangos de colores y una alarma, cuando sobrepasa esa medida.

El ejecutivo explica que además de la precisión otra de las ventajas es que permite fluidez, ya que no son más de cinco segundos los que el colaborador debe estar frente a ella para la toma de muestra corporal.

“La ventaja es que tampoco se genera ningún contacto físico, pues no necesita tener un trabajador en el acceso realizando el control de temperatura, lo que también involucra un riesgo humano”, resume Lafquén.

La cámara, que es de origen inglés y comercializada por una empresa norteamericana, además permite llevar un registro de cada uno de los colaboradores o personas que se han sometido a la medición.

La constructora Avatar es otra de las empresas que ha generado innovadoras iniciativas para cuidar a sus trabajadores, agregando a su personal a un enfermero en las obras que mantiene en ejecución.

Desde inicios de abril y visualizando la rápida propagación del virus, la empresa decidió tener a un especialista en salud en su proyecto Itata de Chillán y Maipú Life, en Concepción, con el propósito de aportar a la prevención. Ambos proyectos suman más de 270 trabajadores.

Según Héctor Carrasco, jefe del Departamento de Prevención de Riesgos de la constructora, como se trata de un virus nuevo, era necesario que alguien especialista en salud manejara alguna situación de emergencia y que pudiera responder a las distintas dudas manifestadas por los trabajadores sobre esta pandemia.

“Como es una enfermedad nueva los trabajadores muchas veces tenían dudas sobre cómo identificar algún caso de riesgo, el modo de contagio o las medidas de protección específicas que se deben mantener, entonces un profesional del área de la salud es la persona indicada para entregarle ese tipo de información y además apoyar la compresión de protocolos sanitarios”, resalta.

Agrega, que el profesional se ubica en un lugar habilitado especialmente en el ingreso a la obra, cercano al área de toma de temperatura y a la zona de aislamiento, que adecuaron en las faenas.

Carrasco destaca que con esta medida los trabajadores sienten que existe una preocupación importante de parte de la empresa y reconocen que se han sentido más tranquilos en su lugar de trabajo.

LIENZO PARA LA “PRIMERA LÍNEA”

Con la finalidad de brindar un homenaje a las distintas ocupaciones que están en “la primera línea” de la pandemia, la constructora e inmobiliaria Lontue desplegó un lienzo desde su edificio Antuco, con la palabra “gracias”, elaborado por la artista local Macarena Toro.

La idea fue que esta gráfica se pudiera ver desde distintos puntos de la ciudad y que se convirtiera en un mensaje de ánimo y agradecimiento para quienes son el soporte de la comunidad en estos tiempos.

El lienzo cuenta con 6 metros de largo (equivale a 4 pisos) e incluye dibujos de ocupaciones que no se han detenido durante la emergencia sanitaria como cajeros de supermercados, personal de la locomoción colectiva, profesores y funcionarios de la salud. 

“La idea fue hacer una puesta en valor de quienes desarrollan actividades a diario pese a la pandemia y agradecerles esa entrega”, señala Juan Ignacio Lathrop, gerente comercial de la empresa. 

En este contexto, decidieron buscar una fórmula para reconocer la labor no sólo de profesionales y funcionarios del ámbito médico, sino también, de otros trabajadores que están siendo claves para el sostenimiento de la comunidad.

De esta forma, se apostó por un simple “gracias” que la gente pudiera leer al levantar la mirada y que fuera un mensaje claro y lleno de contenido. Así como también, que se convirtiera en un regalo para la ciudad, de manera que la comunidad lo pudiera disfrutar al pasear o caminar por el sector.

Una de las características del lienzo es que incluye en las ilustraciones el campanil de la Universidad de Concepción y las antiguas micros del recorrido Rengo-Lientur, que fueron tradicionales por sus colores amarillo y café hasta la década del 2000. Lo anterior para resaltar su carácter local.