Entidades Patrocinantes serían las más perjudicadas por restricciones de la banca al sector construcción

Dic 28, 2022A fondo

Desde el gremio señalan que los bancos han restringido la entrega de boletas de garantía a constructoras y Entidades Patrocinantes (EP), como efecto del complejo panorama que vive el rubro. Además, la banca redujo el periodo por el cual rigen esas boletas para las EGIS.  

Uno de los efectos del actual entorno económico del sector construcción ha sido la restricción de los bancos, no sólo en el acceso al crédito para constructoras e inmobiliarias, sino también, en la entrega de boletas de garantía.

En este panorama, son las Entidades Patrocinantes (EP) o EGIS unas de las más golpeadas por las nuevas condiciones impuestas a su labor de asesorar a familias de postulantes a subsidios habitacionales y elaborar proyectos, entre otras funciones.

Debido a disposiciones del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), estas entidades deben presentar dos boletas de garantía para el desarrollo de su trabajo. Una de ellas, exigidas para firmar el Convenio de Asistencia Técnica (CRAT) con el ministerio y otra, correspondiente al 10% del monto del contrato adjudicado, que garantiza la buena ejecución de los servicios.

El aumento de riesgo en el rubro, según reconocen los bancos en la última encuesta sobre Créditos Bancarios del Banco Central de octubre de 2022, hace que las EP y constructoras estén teniendo dificultades para obtener las boletas de garantías exigidas.

El presidente del Comité de Vivienda del gremio local, Álvaro Pinto, plantea que ante este escenario el Minvu debiera flexibilizar el sistema de garantización. “Estamos afectados por las consecuencias de la pandemia y con un escenario complejo para el próximo año, por lo tanto, el ministerio debería abrirse a aceptar otra forma de garantía”.

Esto, dice Pinto, en alusión a la entrega de un certificado de fianza que pudieran entregar las EP, ya que a las empresas constructoras se les acepta una póliza de garantía, lo que deja a las entidades en una clara desventaja. “Las EGIS deben entregar una boleta de garantía para poder trabajar, que además debe ser por el 10% del contrato, a diferencia de las constructoras que lo hacen por el 2,5% o 5%”.  

El dirigente afirma que lo más preocupante es que ese 10% debe garantizarse durante toda la obra y post venta. “O sea, si un proyecto dura en promedio 3 años, la boleta debe extenderse por ese tiempo. Sin embargo, la problemática es que los bancos entregan la boleta sólo por un año y renovable y esa condición no es aceptada por el Serviu”, agrega.  

La solución, reitera Pinto, sería que el Minvu aceptara otro mecanismo de garantía, como las mencionadas fianzas o que pueda recibir la boleta por el tiempo que es entregada por los bancos incluyendo la renovación anual.  

“No estamos diciendo que nuestro trabajo quede sin garantía, pero sí que ésta se pueda renovar, como lo ofrece la banca. Lo que estamos viendo es que no existe comunicación entre el banco y el ministerio”, expresa.

Las nuevas condiciones para la entrega de boletas de garantía por parte de la banca, dejan en evidencia que no existe comunicación entre esa entidad y el Minvu, advierte Pinto.

¿CÓMO OPERAN LAS BOLETAS DE GARANTÍA?

Para las empresas que trabajan con el Fondo Solidario de Elección de Vivienda, DS- 49, existen dos alternativas de garantización ante el Serviu: Una, por la buena ejecución y la segunda, si es que solicitan un anticipo del subsidio, sin avance de obra. Como ejemplo, pueden pedir un anticipo de un 20%, sin ejecución de proyecto.

Es ésta última garantía, la cual ha sido más restringida por la banca a la hora de entregarla a las empresas del rubro.