Entregan viviendas a familias de campamento que participaron en inédito proyecto liderado por la CChC

Dic 13, 2022Social

Un total de 26 familias del asentamiento Alonso de Rivera de Barrio Norte se trasladarán a sus nuevas casas gracias a una iniciativa pionera a nivel nacional que realizó la CChC Concepción en ese sector.

Una buena noticia tuvieron esta semana cuatro familias del campamento Alonso de Rivera de Barrio Norte que pudieron visitar el futuro barrio en el que se ubican sus nuevas viviendas, a las que se trasladarán próximamente.

Ellas forman parte de las 26 familias que participaron en el proyecto de intervención social realizado por la CChC Concepción y que permitió vincularlas con empresas socias del gremio para optar a una vivienda propia.

La CChC inició el proyecto en 2020 a través de un seguimiento y asesoría a familias de ese asentamiento a las que se les apoyó en la obtención del subsidio y luego en la vinculación con constructoras o inmobiliarias que contaban con proyectos del programa de Integración Social y Territorial, DS-19 del Ministerio de Vivienda y Urbanismo.

Además, en una segunda etapa el gremio realizó la capacitación a 12 mujeres jefas de hogar de esa comunidad en el oficio de terminaciones finas de la construcción. Hoy varias de ellas trabajan en empresas del rubro.

Las familias beneficiadas se trasladarán al proyecto habitacional “Condominio Aires”, etapa II en Chiguayante de Socovesa, conjunto de departamentos que conocieron junto a dirigentes gremiales y representantes de la empresa.

Bernardo Suazo, presidente de la CChC Concepción, dijo que esta visita culmina un proceso largo para todas las familias que saldrán del campamento y que, sin duda, tendrán una mejor vida. “Cuando se hacen las cosas en conjunto, el resultado de ese trabajo es sumamente beneficioso y eso es lo que estamos viendo ahora”.

Por su parte, Miladi Garfe, vicepresidenta local del gremio y quien impulsó la iniciativa, resaltó que se trata del tercer proyecto que se entrega a parte de las familias de ese campamento y que en los próximos meses las demás familias beneficiadas se irán trasladando a sus nuevas viviendas.

Ambos dirigentes destacaron este programa como pionero al materializar la alianza público-privada en ayuda de habitantes de campamentos y así enfrentar la crisis de vivienda que atraviesa la región. El proyecto fue realizado en conjunto entre el Área Social de la CChC, TECHO CHILE y el Departamento de Asentamientos Precarios del Serviu Biobío.

El proyecto además consideró capacitar a 12 jefas de hogar en oficios de la construcción, a fin de incorporar un oficio en esta nueva etapa de sus vidas.

VIDA FUERA DEL CAMPAMENTO

Los hijos de Yarizta Vergara, de 7 y 9 años, corrían y se columpiaban en los juegos de las áreas verdes que tiene el condominio, al que ella, su esposo y los pequeños se trasladarán próximamente. “Estoy muy feliz, salir del campamento para mis hijos es muy bueno. Allá teníamos barro todo el invierno, aunque tratáramos de limpiarnos. Ellos se quieren venir de inmediato”, dice emocionada al recorrer su departamento.

Nicolás Morales es comerciante y vive en la toma hace cuatro años con sus dos hijas de 6 y 4. “Por ellas, estoy muy contento, sobre todo, porque aquí vamos a tener mucha más seguridad y comodidad”.

Carlos Camaño vive solo en la comunidad Alonso de Rivera. Cuenta que está ahí hace más de 4 años y que fue uno de los primeros en vivir en esa toma. Se dedica a la albañilería y dice que ahora está “parado”. “Quiero salir luego de ahí, tenemos problemas de salubridad. Es muy emocionante ver la casa donde voy a vivir ahora”, comenta.

El matrimonio formado por María Isabel Silva y Carlos García llegó a vivir al asentamiento porque no pudieron más con el pago de arriendo, cada uno por separado. En la toma se juntaron, tienen 5 años de convivencia y un año de casados. “Es un gran cambio de vida”, dicen los dos. “Allá, tenemos problemas con los servicios básicos, como el agua y la luz y aquí vamos a cambiar el barro por los cerámicos, que es un lujo”.

María Isabel, que es la beneficiada con la vivienda, confidencia que “con la casa nueva planeamos el casamiento por la Iglesia, que es lo más importante”.