Escenario sin IVA a la construcción: alza en precio y menor acceso de familias de clase media a viviendas

Jun 2, 2021A fondo

Según la CChC, el valor de las viviendas de hasta 2.200 UF podría sufrir un aumento cercano al 13%, con lo que 120 mil familias quedarían sin acceder a una vivienda, anualmente. En esta línea, la presidenta del gremio local reafirmó que este beneficio no es para las empresas, sino un apoyo para los grupos familiares.

Una de las medidas que el Gobierno se ha abierto a revisar como parte de los “mínimos comunes” es la eliminación del crédito del IVA a la construcción. Esto entre otras exenciones tributarias para recaudar mayores ingresos fiscales.

Este beneficio se creó en 1975 para evitar que la incorporación del IVA en la construcción produjera un aumento en el precio de las viviendas. Así, las empresas tienen derecho a deducir del monto de sus pagos provisionales mensuales obligatorios (PPM) el 65% del débito del IVA que deban determinar en la venta de bienes inmuebles cuyo valor no exceda de 2.000 UF.

En este contexto, Helen Martin, presidenta de la CChC Concepción, aclara que esta exención del IVA no es un beneficio para las empresas, sino para los compradores, pues “finalmente es ése el valor que se traspasa a precio y que lo termina pagando quien adquiere una vivienda. Por lo tanto, es un beneficio para mejorar la accesibilidad a la vivienda de sectores subsidiados y medios”

Sostiene que el mayor impacto que va a producir su eliminación es un encarecimiento de la vivienda y la limitación de acceso de cientos de hogares. Según estudios de la CChC, el aumento podría llegar a un 13% para las viviendas de hasta 2.200 UF y lo más grave, según la dirigenta, es que se estima que serán 120 mil las familias que al año que no podrán acceder a un hogar.  

“Durante los últimos años la vivienda ha experimentado un aumento sostenido en su precio y con la eliminación del crédito especial del IVA lo único que se hace es apuntar en un sentido contrario de lo que queremos y que es que existan más personas que tengan accesibilidad a la vivienda”, afirmó Martin.

Lo anterior, manifiesta, es preocupante si se tiene en cuenta el contexto de déficit habitacional que mantiene el país actualmente.

En un análisis del gremio, se sostiene que 9 de cada 10 hogares han necesitado algún grado de apoyo estatal para acceder a la vivienda, considerando su nivel de ingresos, posibilidades de acceso a crédito y precio de vivienda. De ellas, un 60% pertenecen a grupos vulnerables y emergentes que se benefician con instrumentos como el subsidio estatal, la exención del pago de IVA y el crédito especial a la construcción.

El resto son familias de clase media cuyo único beneficio para acceder a una vivienda es el crédito especial.

Frente a la posibilidad de entregar más subsidios a las personas afectadas si se concreta la medida, la dirigenta explicó que sería una solución sin sentido, puesto que se incrementaría el gasto fiscal y no se cumpliría el objetivo de recaudar mayores recursos para financiar políticas públicas.

El beneficio de exención al IVA se creó en 1975 para evitar que la incorporación del IVA en la construcción produjera un aumento en el precio de las viviendas.

BIEN BÁSICO

El presidente del Comité de Vivienda del gremio local, David Vásquez, comparte la intención de aumentar la recaudación fiscal para financiar mayores gastos. Sin embargo, considera que la eliminación de la rebaja del 65% de IVA en las obras de construcción no es el mecanismo adecuado.

Lo que se propone, es conceptualmente erróneo, puesto que a los que les será cercenado este beneficio son las familias de menores ingresos, que son las que adquieren viviendas de hasta 2000 UF”, explica.

Un segundo aspecto que menciona el dirigente es que un aumento de impuesto -en este caso un 12,35%- tiene efectos en disminuir la cantidad y aumentar el precio del bien al que afecta, ya que por definición el IVA es un impuesto a las ventas regulado por el DL 825.

Vásquez expresa que la eliminación de la exención de IVA focaliza el efecto en los compradores de menores ingresos, que son los que aportarían la mayor recaudación fiscal del impuesto IVA. Teniendo en cuenta que esa recaudación es justamente para estos sectores.

Los impuestos deben ser progresivos y no regresivos, como sería esta medida. Los que más tienen, deben aportar más y no al revés. Los impuestos a las empresas son otros (renta, impuesto a los créditos e impuesto territorial por nombrar algunos) nunca el IVA, que es por definición hacia las personas”, dice el dirigente.

Finalmente, plantea que resulta contradictorio que se esté proponiendo una rebaja del IVA a productos básicos y, por otra, gravar a las viviendas eliminando la exención a la construcción. Esto -continúa Vásquez- hace concluir que la vivienda no es considerada un bien básico y que “la lógica es aumentar su impuesto y como consecuencia su precio”.