Estudio arrojó que 8 de cada 10 arrendatarios del centro de Concepción dice tener una alta calidad de vida

Nov 15, 2022A fondo

Análisis, realizado por la CChC local, reveló además que quienes arriendan departamentos pueden llegar a permanecer en esa condición en promedio 3 años. Experto señala que esta tendencia podría continuar si no mejora el contexto económico y las condiciones para acceder a una vivienda propia.

El estudio “Perfil y preferencias del cliente arrendatario de la zona centro de Concepción” desarrollado por la CChC local arrojó que un 86% de los encuestados considera que vivir en un departamento arrendado en el área céntrica penquista les permite alcanzar un alto o muy alto nivel de calidad de vida. Es decir, 8 de cada 10 personas.

En el informe se consultó la opinión a arrendatarios que residen en el cuadrante formado por las calles Víctor Lamas, Orompello, Cochrane y Caupolicán. De ellos, un 63% son trabajadores (entre 30 y 40 años) y el resto, estudiantes (con menos de 25 años).

Otro de los antecedentes que reveló este estudio es que la mayoría de quienes arriendan, es decir un 52%, no poseen vehículo propio. A la hora de desplazarse un 35% prefiere la locomoción colectiva, un 33% el vehículo motorizado y un 23% opta por la caminata para llegar a su lugar de trabajo o centro de estudio. Eso significa que 1 de cada 3 arrendatarios utiliza un vehículo para desplazarse.

Así también constató que el tiempo promedio que una persona permanece como arrendatario es de 3 años y que puede llegar a un máximo de 5.

Orlando Ravanal, presidente del Comité Inmobiliario del gremio, señaló que los resultados evidencian que el mercado de arriendo en Concepción muestra condiciones favorables según los propios usuarios.

En primer lugar, indica el dirigente, la gran mayoría de quienes están arrendando departamentos en el centro sienten que tienen una alta calidad de vida, lo que se debe, según estima, a la cercanía de esas viviendas con su trabajo y acceso a distintos servicios que les proporciona la zona céntrica.

En este sentido, para los arrendatarios pesó en su elección, la ubicación y cercanía con su trabajo o lugar de estudio. Esto es notoriamente alto en trabajadores, con un 78% y 70% en estudiantes.

“Al disminuir los tiempos de traslado, las personas pueden privilegiar su tiempo libre, para su descanso o para la familia; lo que les entrega la sensación de mejor calidad de vida”, expresa Ravanal.

Agrega que el factor de cercanía también influye en la movilidad. El estudio, si bien indica que de los encuestados la mayoría no tiene auto, la opción para movilizarse son los buses de locomoción colectiva y caminando. “Los datos nos muestran que el arriendo en edificios no es sinónimo de congestión vehicular”, subraya el dirigente.

DEMANDA POR ARRIENDO

El economista del Centro de Estudios de Economía y Negocios (CEEN) de la Universidad del Desarrollo (UDD), Carlos Smith, explica que las condiciones para ser propietario de una vivienda han sufrido un deterioro en el último periodo y que lo más probable es que este fenómeno continuará impactando la demanda por arriendos.

En el caso de las ciudades, el experto señala que, ante este contexto económico, los usuarios buscan la forma de ahorrar y una manera es optar por el arrendamiento de departamentos que estén cercanos a sus lugares de empleo y estudio, según lo que ratifica el informe.

“El objetivo es no bajar el nivel de bienestar y por eso se tiende a sustituir bienes y servicios para lograr mantener la calidad de vida”, dice el académico.

En su opinión, entre los elementos que también condicionan la alternativa de arrendar un departamento está la funcionalidad que entregan esos espacios, la mayor seguridad, la cercanía a bienes y servicios y los menores costos asociados a su mantenimiento. “Vivir más cerca de los servicios que brinda una metrópoli y tener un menor gasto son fundamentales para elegir esa opción. Si bien, están los gastos comunes, siempre serán menores que los que se debe afrontar si fuese propietario de una vivienda”.

El economista estima que, por lo menos durante este decenio, la tendencia de tener tasas menores o esperar los niveles prepandemia, no es tan fácil que ocurra.

“El gran problema que vamos a comenzar a ver es que gente que hoy está en edades de 30 a 35 años, que trabaja, que tenía la posibilidad de optar a un crédito hipotecario y que hoy piensa esperar mejores condiciones, se quede arrendando por largo tiempo al no existir esas mejores condiciones”, advierte Smith.

DATOS DEL ESTUDIO

El estudio gremial también entregó luces sobre las razones de arrendar y no comprar un inmueble. Ante esa pregunta, los encuestados indicaron en un alto porcentaje los problemas económicos y deudas como principal factor para postergar la compra, en un 32%; el alto precio de las viviendas, en un 24% y arriendo temporal por trabajo, en un 13%.

Respecto del número de habitantes que vive por departamento en el centro de Concepción: 39% es un adulto solo; 26% corresponden a dos adultos solos y un 12% son ocupados por dos adultos con un niño.

Para los arrendatarios el equipamiento más importante del departamento es que cuente con control de acceso, siendo la seguridad un tema preferencial. Y que exista una lavandería. En cuanto al equipamiento interno aprecian la luminosidad del espacio (61% trabajadores y 51% estudiantes), tener una cocina equipada (37% trabajadores y 32% estudiantes) y que cuente con una buena vista, en el caso de los estudiantes (26%) y el número de dormitorios (39%), para los trabajadores.