Felipe Schlack, presidente CChC Concepción y su análisis en medio de la pandemia: “Crisis sanitaria profundizó retroceso del sector”

Abr 1, 2020Entrevistas

El dirigente señala que más de un 80% de las obras en el Gran Concepción funcionan con dotación mínima y reforzando sus protocolos de salud para evitar el contagio entre trabajadores. Asimismo, afirma que la cadena de abastecimiento está funcionando, pero con ciertos retrasos.

El impacto de la pandemia de Covid-19 ha golpeado fuerte al sector construcción, uno de los rubros que más genera trabajo en el país y que ha visto en este periodo –estallido social incluido- cómo el ritmo de la actividad se ha ralentizado.

Felipe Schlack, presidente de la CChC Concepción, expresa que la industria enfrenta uno de los principales desafíos al operar en medio de esta contingencia sanitaria y anticipa un descenso en sus indicadores, que ya venían a la baja.

Si en enero pasado, el gremio adelantó una caída de la inversión de un 7,7%, el líder local afirma que “esa disminución realizada previa a la pandemia, debería corregirse aún más a la baja, siendo complejo pronosticar la profundidad del retroceso de nuestro sector, ya que dependerá en gran medida de cuánto se prolongue la actual situación”.

¿Cuál es el panorama de funcionamiento de las obras en la zona?

Las obras están funcionando en su gran mayoría con amplias medidas de seguridad para prevenir contagios, pero con una menor dotación.

Asimismo, la construcción de viviendas, tanto las con o sin subsidios, y aunque la situación va cambiando y es dinámica, a la fecha en las comunas del Gran Concepción existen 14.723 viviendas en construcción, las cuales están asociadas a 127 proyectos. De ellas, el 83% están funcionando a dotación mínima y el 10% se encuentran paralizadas. Estas últimas, ubicadas en San Pedro de la Paz. En esa comuna, el 7% de las obras están tratando de funcionar con cierta normalidad.

¿Cómo se refleja esta situación en términos de empleo?

Lo anterior, aplica a la situación laboral de casi 9.600 trabajadores directos y casi 30.000 en total, si se le suman los contratos indirectos.

¿Y qué ocurre con el impacto de esta crisis en la cadena de abastecimiento?

La cadena de abastecimiento está funcionando, pero con ciertos retrasos en los despachos. En consulta con nuestros asociados de la industria proveedora de materiales hemos realizado un catastro del funcionamiento de esas empresas. En plantas productoras se opera medianamente normal, con jornadas más breves y personal reducido a la dotación mínima. Respecto a las distribuidoras nos han indicado que los despachos a obras enfrentan un leve retraso, producto de la contingencia, en esta circunstancias los despachos a San Pedro de la Paz están suspendidos, debido al cordón sanitario impuesto como medida.

“En los últimos años, nuestro sector era uno de los cuales estaba generando mayor cantidad de empleos. Entonces enfrentar este nuevo escenario nos duele, nos preocupa y queremos revertirlo lo antes posible”.

PROYECCIONES ECONÓMICAS

El sector construcción había adelantado que la inversión del rubro tendría un desplome de alrededor de 7,7 % y que producto de ella, se podrían perder cerca de 40 mil empleos a nivel nacional. Schlack menciona que dichas estimaciones podrían experimentar una mayor caída debido al impacto del coronavirus.

¿De cuánto es la caída estimada ahora por el sector?

El análisis realizado previo al avance del coronavirus es de un menor crecimiento sectorial con cerca de un 7,7% menos de crecimiento, donde además las ventas de viviendas caen, pero los precios se mantienen. Solo el 10% de la oferta en este momento se encuentra para entrega inmediata.

Nuestra Gerencia de Estudios esperaba, antes de la masificación del Covid-19, un crecimiento de un 1% para la economía del país. Sin embargo, y debido a la contingencia nacional y mundial, se prevé un crecimiento nulo y una contracción del 1%. Por lo tanto, esa disminución de un 7,7% en la inversión del sector debería corregirse aún más a la baja, siendo complejo pronosticar la profundidad del retroceso de nuestro sector, ya que dependerá en gran medida de cuánto se prolongue la actual situación.

¿Cómo se anticipan indicadores sectoriales como la compra y venta de viviendas?

En el sector inmobiliario hemos evidenciado que desde el 18-0 se ha producido un incremento en los niveles de desestimiento, situación que se explica por el endurecimiento de las condiciones de crédito hipotecario de la banca y, en menor medida, por la migración de inversionistas hacia otras de menor riesgo. Lo anterior, ha generado un 30% de retroceso en la venta de viviendas en el último trimestre del año pasado. Estos menores niveles de demanda tendrán, sin duda, efectos en la oferta a la que se le sumarán ahora las actuales condiciones restrictivas de los bancos para financiar a inmobiliarias y constructoras.

Con estos indicadores, ¿cómo vislumbran el escenario de compra y venta de bienes en el sector?

Del cruce de ambas variables, y dado lo extenso del ciclo de comercialización de desarrollos inmobiliarios, unos 35 meses en construcciones en altura, vemos que las empresas terminarán con la construcción y comercialización de actuales proyectos, dentro de lo que la nueva normalidad le permita, es decir dotaciones reducidas en obra. Creemos que disminuirá la velocidad de futuros lanzamientos de nuevas etapas y proyectos, por lo menos hasta que se conozcan más certezas de la pandemia.

¿Se afectarán los precios?

Preveemos que no habrán efectos relevantes en los precios. Las empresas cuentan con tiempos suficientes de stock para la demanda de unos 3 a 6 meses. Donde deberíamos volver a reevaluar la situación.