La importancia de reportar para la continuidad del sector construcción

Abr 14, 2021Opinión

Como muchas industrias, la construcción ha enfrentado una serie de dificultades para funcionar en medio de la pandemia. Las medidas de confinamiento y restricciones necesarias para contener el virus han golpeado fuerte la inversión, el empleo y a las propias empresas del sector.

No obstante, el rubro, en general, ha podido sortear los efectos de la emergencia, transformando sus prácticas laborales, a través de la implementación de un sistema de gestión sanitaria que le ha permitido continuar de forma segura con sus obras.

La estrategia ha logrado que las faenas y centros de trabajo sean considerados espacios seguros para nuestros colaboradores y las cifras así lo demuestran: el sector construcción presenta solo un 3,5 de contagios por cada 100 mil habitantes, muy por debajo del promedio nacional de 30 contagios por cada 100 mil habitantes.

Asimismo, debido a su rigurosa planificación y estrictas normas establecidas, este modelo sanitario ha sido adoptado como base para el funcionamiento de otros sectores productivos. Es una iniciativa inédita, al ser nuestra industria la primera en fijar un protocolo de funcionamiento con la aprobación de varios ministerios, entre ellos, Salud y Economía.  

Todo lo anterior, ha permitido que el sector sea clasificado como una industria segura y reactivadora. Con ello, hemos podido seguir operando, pese a la restricción de cuarentena. Sin embargo, debemos tener claro que nuestra actividad no ha sido declarada esencial -como era nuestro anhelo- y esto hace que sea clave continuar reforzando todas las medidas establecidas en este protocolo. Estamos atravesando un momento crítico de la pandemia y es ahora más que nunca que debemos extremar los cuidados hacia nuestros trabajadores.

De la correcta aplicación de estas disposiciones depende, en gran medida, no solo el carácter reputacional de una empresa o del sector en general; si no, la continuidad de nuestras obras.

De nadie más que de nosotros depende que la actividad no sea interrumpida y que sigamos siendo considerados como una actividad segura y clave para el proceso de reactivación.

Me quiero detener en uno de los pilares del modelo sanitario, como es el reporte semanal que deben realizar todas las empresas adheridas a este compromiso, socias y no socias. Esto significa mantener una información actualizada sobre eventuales contagios en las obras y realizar la trazabilidad de lo que se informe.

Como sector, esta medida nos permite aportar a la trazabilidad del país, la cual es considerada como uno de los factores imprescindibles para controlar la pandemia. Pero, también, realizar un adecuado reporte semanal es la forma de demostrar, ante las autoridades, que estamos ejecutando un monitoreo permanente de la situación sanitaria de nuestras obras.

Esto cuando justamente hay voces que claman por una paralización del sector al no tener la categorización de actividad esencial.

En este escenario, no podemos desconocer que la construcción está en la mira. Esta semana Salud suspendió las faenas de construcción del proyecto MAPA en Arauco, por incumplimiento de disposiciones sanitarias. Más de 10 mil trabajadores debieron paralizar.  

Por ello, la CChC ha implementado estrictas acciones, tales como inspecciones en conjunto con la Mutual de Seguridad, las cuales se han triplicado llegando a casi 400 obras verificadas, con un 94% del cumplimiento del protocolo. El plan inicial era controlar 100 obras en la Región Metropolitana.

El mismo esfuerzo se realizará en el resto del país y en nuestra sede, donde se espera fortalecer las fiscalizaciones, las que serán estrictas en su cumplimiento.

Reforcemos nuestro compromiso, los llamo a no bajar los brazos y continuar con las medidas dispuestas para seguir generando empleo y no perjudicar a nuestros trabajadores.

Un adecuado reporte semanal es la forma de demostrar que estamos ejecutando un monitoreo permanente de la situación sanitaria de nuestras obras.

Helen Martin Urrutia
Presidenta de la CChC Concepción