Mercado inmobiliario local muestra menor oferta en 5 años y continúa tendencia a la baja en las ventas

Jun 29, 2022A fondo

Desde la CChC, señalan que una de las razones de la disminución en proyectos nuevos es la regulación que impuso el cambio al Plan Regulador Comunal en Concepción. A este escenario se suma, la contracción de un 33% de la demanda durante abril, según el informe elaborado por el gremio.

Una contracción significativa de la oferta inmobiliaria del Gran Concepción reveló el informe de cifras inmobiliarias correspondiente a abril de 2022 que elabora la CChC local. El análisis señala que durante ese mes se alcanzó una oferta de 5.036 unidades, entre casas y departamentos; la más baja de los últimos cinco años.

El mercado de las casas finalizó este periodo con una oferta de 737 unidades, alcanzando un descenso anual de 10%. En tanto, se ofrecieron 4.299 departamentos, llegando a una caída anual de 15%.

Otro de los factores analizados en el estudio es la demanda por viviendas. Ésta experimentó una baja de un 33% promedio, donde la disminución de las casas es la más acentuada alcanzando un 52%. En departamentos, se produjo un descenso del 27%.

Desde la CChC local, señalan que lo anterior responde, en gran medida, debido al aumento de las restricciones en los créditos, luego que el Banco Central aplicara sucesivas alzas a las tasas de interés para contener las presiones inflacionarias en el país.

El presidente del Comité Inmobiliario del gremio en Concepción, Juan Ignacio Lathrop, señala que una de las razones de esta menor oferta de proyectos se relaciona con la modificación al Plan Regulador Comunal de Concepción (PRC) que impuso nuevas reglas a la altura de los edificios.

Hay inmobiliarias que paralizaron proyectos a la espera de un mejor escenario económico y de un análisis del panorama político. Otras, producto de los cambios al instrumento de planificación están buscando nuevas líneas de negocio. Esto, ya que, con las nuevas condiciones del PRC, la evaluación de un nuevo negocio cambia completamente”, dice Lathrop.

Para Orlando Ravanal, vicepresidente de ese grupo de trabajo, el descenso en la oferta y ventas es similar a los niveles que existían al inicio de la pandemia. En este contexto, los meses para agotar stock se mantienen en equilibrio, siendo este indicador de 20 meses.

El dirigente agrega que se visualiza que con los permisos de edificación aprobados antes del cambio al plan regulador deberían ejecutarse proyectos en un mediano plazo, con lo que el panorama de oferta pudiera mejorar.

El estudio además hace referencia a uno de los temas más sensibles para la población, como son los precios de las viviendas. El documento indica que, desde la pandemia a la fecha, los departamentos muestran un incremento en sus valores de un 18% y las casas de un 48%.

Todo este escenario, ha hecho que el mercado de los arriendos se vuelva más dinámico. El informe muestra una caída de un 67% en la cantidad de unidades disponibles para arrendar en el Gran Concepción, mientras que los precios exhiben un alza de 27%.

Todo este escenario, ha hecho que el mercado de los arriendos se vuelva más dinámico, con valores que exhiben un alza de un 27%.

MOMENTO PARA COMPRAR

El estudio además aborda el ámbito cualitativo para explicar estas cifras. De acuerdo a un universo de 850 personas consultadas, un 84% cree que no es un buen momento para la compra de un inmueble, es decir 8 de cada 10 personas sostienen que las tasas de interés son demasiado altas, existe una creciente inflación y las condiciones crediticias de los bancos están muy estrictas.

El resto considera que sí se está en un periodo óptimo para acceder a una vivienda, ya que piensan que posteriormente subirán los precios o porque necesitan una vivienda propia y no quieren continuar arrendando.

Respecto del horizonte para realizar la compra de una casa, la mayor cantidad de personas, es decir un 67%, la proyecta a más de un año. En el caso de los departamentos, un 41% de los consultados se fija la compra entre 6 meses y un año.

Finalmente, el documento prevé que en el corto plazo continuará la tendencia de descenso en las ventas de inmuebles cercana al 30%. El informe agrega que se espera un comportamiento más positivo hacia 2023 con un crecimiento de un 4% en la demanda, basado en la posibilidad del fin del proceso inflacionario.