Ordenar, crecer y equilibrar

Ene 5, 2021Opinión

La pandemia nos va a empujar a tomar decisiones como ciudad. No podemos esperar más. Esta nueva forma de relacionarnos en el trabajo, en la familia y el cómo nos desenvolvemos por la urbe han traído de vuelta la necesaria tarea de diseñar un nuevo plano regulador para Concepción.

El colapso de la capital y las posibilidades de teletrabajar han seducido a personas que emigraron a Santiago a regresar a sus regiones de origen en las que crecieron o se formaron como profesionales. Nuestra ciudad tiene todas las condiciones para una vida coherente con la modernidad, pero más tranquila, segura y amable que la metrópolis. Por eso, la experiencia que hemos recogido entre todos los que habitamos la capital del sur y la visión de los que los nuevos vecinos que vendrán después de esta crisis sanitaria, deben derivar en una respuesta de planificación urbana sólida que nos proponga un estilo de vivir saludable, resiliente y del cual nos sintamos orgullosos.

¿Cómo hacerlo? Desde la Cámara Chilena de la Construcción Concepción se ha planteado una plataforma de conversación, llamada “Conce es Conce” en la cual se han generado una serie de reuniones con actores sociales, públicos, privados, independientes y organizaciones civiles, entre otros,  para dar una opinión de cómo queremos ver la capital regional. Nos hemos dado cuenta que todos sintonizamos con la idea de que hay que hacer una transformación radical de Concepción para que finalmente se erija como una ciudad “Eficiente,  Equitativa, Armónica y Cohesionada”. Estos cuatro conceptos son los pilares que promueve el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano para el desarrollo equilibrado de una ciudad.

Ordenar el territorio, el crecimiento en altura y la recuperación de los espacios públicos son la clave para romper con el círculo de la metrópolis. La proximidad es el eje del bienestar urbano. Que todo lo que necesites esté a 15 minutos: Tu casa, el trabajo, las compras, el desarrollo de tu cuidado físico y mental, el lugar donde te educas y donde disfrutas.

Es un desafío tremendo, porque en los últimos años se ha observado todo lo contrario con el crecimiento en extensión de las comunas del Gran Concepción. Expandirse hacia los lados va segregando y haciendo más difícil la conexión. Si estuviéramos más atomizados, más personas aprovecharían los beneficios de la ciudad.

Sabemos que el cambio de paradigma no va a ser fácil, porque la guerra a la altura es un discurso que prende amparado en el desconocimiento y la falta de visión. Se puede equilibrar, se puede hacer ciudad con reglas definidas y soluciones inteligentes. Vamos a trabajar por desarrollarlas y difundirlas para que ojalá nadie tenga que esperar más de 15 minutos para gozar de una buena vida en comunidad.

Nathalie Dubois

Consejera Regional

CChC Concepción