Premian a ganadores de Concurso de Vivienda Rural 2021 apoyado por el gremio local

Ene 12, 2022Innovando

La competencia organizada por el Minvu contó con el apoyo de la CChC Concepción, Corma, Infor, Madera 21 y el Colegio de Arquitectos. En su segunda versión, el certamen eligió a los mejores prototipos de vivienda rural, resultando ganador la propuesta “Casa de la Tierra” de estudiantes de la UBB.

El Concurso de Vivienda Rural 2021 premió a las tres mejores propuestas de modelo de casa para comunidades rurales del país. En el jurado participó la arquitecta y docente Claudia Hempel, ex presidenta del Comité de Arquitectura y de Urbanismo de la CChC Concepción, una de las entidades impulsoras del certamen.

En la competencia se presentaron 36 propuestas diseñadas por estudiantes de arquitectura de universidades de las regiones del Maule hasta La Araucanía. Los prototipos de vivienda se desarrollaron para localidades de Contulmo, Florida, Alto Biobío o San Rosendo, integrando las necesidades y características de esas comunidades.

La propuesta ganadora fue “Casa de la Tierra”, realizada por los estudiantes de la Universidad del Bio-Bio, Thania Zagal, Pablo Ramírez, Suyin Salinas, Sebastián Sepúlveda e Israel Vera.

Suyin Salinas manifestó su emoción por el reconocimiento y dijo que el mayor desafío fue abarcar más allá del tema de la vivienda, incorporando el aspecto de ruralidad y que sea digna para sus habitantes.

El inmueble creado se diseñó en base a la actividad productiva de Quebrada Las Ulloa de Florida, localidad que se destaca por su tradición de artesanía en greda. Consistió en una estructura de madera con quinchas para preservar la cultura Pehuenche, con un espacio de exhibición para las piezas creadas por las familias. Como indica su nombre, la tierra es el material principal de la vivienda.

El segundo lugar fue para el proyecto “Casa Quinche” destinado a Alto Biobío y realizado por Javiera Barría de la Universidad Mayor. En tanto, el tercer puesto, se lo llevó un grupo de alumnos de la Universidad Autónoma de Chile, sede Temuco, que elaboraron la “Casa Rengo” para ser emplazada en Contulmo.

Se trató de la segunda versión del concurso organizado por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), en el marco del Programa de Habitabilidad Rural, con la colaboración de la Corma, la CChC Concepción, Infor, Madera 21 y el Colegio de Arquitectos.

“El objetivo es encontrar soluciones sustentables, innovadoras y de calidad en algo tan básico para nuestro país como es la vivienda social” (Claudia Hempel, arquitecta socia CChC Concepción e integrante del jurado).

ARTICULACIÓN PÚBLICO-PRIVADA

Sebastián Abudoj, seremi de Vivienda y Urbanismo de la región del Biobío, destacó que esta iniciativa es fruto de una alianza público-privada para que sea la sociedad civil, en este caso las universidades, las que aporten a los desafíos habitacionales del país.

“Se generan más y mejores proyectos que estén en sintonía con las comunidades y que también nos permitan agilizar la gestión de los distintos programas habitacionales, llegando con soluciones oportunas y prontas”, señaló Abudoj.

La arquitecta Claudia Hempel resaltó que los proyectos de vivienda son diseñados bajo estándares Serviu con un prototipo que posteriormente se construye. “El objetivo es encontrar soluciones sustentables, innovadoras y de calidad en algo tan básico para nuestro país como es la vivienda social”.

Destacó que el concurso convocó a estudiantes de los últimos años a trabajar con elementos normativos de eficiencia energética y de cierta materialidad con los cuales se generaron los modelos y que además se produce un impacto sobre las comunidades. “Los estudiantes van a esas zonas, recogen los antecedentes sobre modos de vida y luego los aplican en la respuesta de proyecto para responder a esos requerimientos especiales que tiene la vida rural”, dijo la profesional.

Hempel también destacó la articulación público privada a través de las necesidades país y la vinculación con el sector privado. Expresó que lo interesante es que se abren puertas con desarrolladores inmobiliarios para que integren materialidades y necesidades de las zonas estudiadas.

Lo anterior, ya que uno de los aspectos más llamativos del concurso era el reto de utilizar materiales de construcción sustentables, en especial sistemas constructivos industrializados en madera.