Reuniones virtuales del Círculo de Mujeres se convierten en apoyo para socias

Jun 2, 2020Innovando

El grupo de la CChC Concepción está cumpliendo un rol fundamental de contención para las profesionales que forman parte de la instancia. A las actividades gremiales que planifican se suman momentos para compartir experiencias en medio de la pandemia.    

El nuevo modelo de reunión, caracterizado por el encuentro a distancia a través de plataformas virtuales, que lleva a cabo el Círculo de Mujeres de la CChC Concepción ha permitido a las socias sobrellevar de mejor forma los impactos de la pandemia y del aislamiento social.

Las jornadas, ahora en versión online debido a la emergencia sanitaria, se iniciaron en abril como una forma de coordinar las actividades gremiales del grupo. Hoy se han transformado en un espacio para compartir tanto experiencias profesionales como personales entre sus integrantes.

De acuerdo a lo comentado por las socias, estas instancias han servido para mantenerlas en contacto, debatir ideas y analizar la situación actual. Además, ha propiciado la contención necesaria ante esta pandemia.

A las reuniones, que se realizan semanalmente, se han invitado a profesionales para que entreguen su mirada sobre diversos temas de interés para las asociadas. Entre ellos, cómo abordar la pandemia desde el ámbito laboral y personal; cómo mejorar la imagen para el teletrabajo y cómo canalizar las emociones en medio de la crisis.

Nathalie Dubois, presidenta del Círculo de Mujeres, señala que “hoy más que nunca es clave el apoyo entre pares y que el grupo pueda ser una herramienta de contención ante los efectos de la emergencia. Esa es la fórmula para fortalecernos y así aportar de buena forma a la actividad gremial”.

La dirigente agrega que las relaciones y el contacto con el otro, aunque sea de manera virtual, son fundamentales para el bienestar general de una persona. Por ello, resalta la importancia de mantener el vínculo de este grupo de socias.

Cuenta que fruto de estos encuentros han surgido ideas que ya han ejecutado con éxito en el ámbito gremial como la elaboración y distribución de escudos de protección facial entre los socios y la creación de un Instagram para difundir y relevar el trabajo de las mujeres en el sector de la construcción.

Otro de los desafíos será implementar un programa de capacitación online para trabajadoras en obra, a través de una alianza con el Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género (Sernameg) y poder elaborar un convenio con jardines infantiles para que las mujeres cuenten con apoyo a la hora de concurrir a su trabajo.

“Hoy el apoyo entre pares es clave. Ésa es la fórmula para fortalecernos y así aportar de buena forma a la actividad gremial” (Nathalie Dubois, presidenta Círculo de Mujeres).

EXPERIENCIA EN EL CÍRCULO

Jocelyn Pabst, gerente de proyectos de Calefactores Pabst, integra el grupo desde hace un año. Sostiene que participar en esta instancia ha sido una experiencia positiva, tanto en el plano laboral como personal.

Nutricionista de profesión, Jocelyn afirma que el grupo ha sido clave para conocer en profundidad el mundo empresarial. “Vengo de otra área e incorporarme al ámbito de las empresas, sin duda, ha sido más sencillo con el apoyo del Círculo. Siento que este año he aprendido mucho de todas las que mujeres que comparten el grupo”.

Destaca además que se mantiene un espíritu solidario e integrador. “Creo que gracias a la buena acogida que me brindaron y las experiencias compartidas he logrado potenciar nuevas habilidades personales y profesionales”.

Respecto de las actividades gremiales, señala que hoy se concentran en lograr que mujeres trabajadoras también puedan potenciar sus capacidades por medio de aprendizajes.

Ximena Méndez tiene una constructora junto a su marido. Ella se encarga de la parte administrativa. Hoy vive en Llanquihue, en la región de Los Lagos, y desde ahí participa cada semana en las sesiones del Círculo de Mujeres

Cuenta que a raíz de la pandemia, durante estos meses “el grupo ha estado más enfocado en convertirse en un apoyo para nosotras, servir como un espacio para la contención y liberar tensiones”.

Cree que esos objetivos son valiosos en medio de la coyuntura. “Estar abocadas a fortalecernos en esta crisis sanitaria es importantísimo para desempeñarnos en nuestras labores. Por ejemplo, en mi caso, dentro de la empresa somos solo dos mujeres”, dice.

Ximena ingresó al grupo a principios de 2019, pero su participación ha sido más constante durante este año. “Al principio pensé que era una actividad puntual dedicada solo a esposas de socios, pero luego me di cuenta que éramos todas mujeres que trabajábamos en el rubro y que la instancia era permanente y organizada”.

En este último punto destaca que hoy tienen áreas específicas de trabajo y comisiones encargadas de las tareas de cada uno de esos ámbitos.

La arquitecta Paula Vega, es directora ejecutiva de Ecosustenta Consultores y se incorporó al Círculo en septiembre del año pasado. Cuenta con estudios y un magister sobre eficiencia energética.

Es una de las socias más nuevas en sumarse al conglomerado femenino y también a la CChC. Dice que su vivencia en el grupo le ayudó a mirar la crisis sanitaria como un fenómeno que a todas les afectaba de manera similar. “Me integré al inicio del estallido social y ahora con la pandemia pude apreciar que los efectos en nuestro trabajo, por ejemplo, eran compartidos por varias mujeres del grupo”, señala.

Agrega que han sido sesiones “muy sanadoras” en las que se ha trabajado bastante el tema de la contención emocional de cada una.

“Con el encierro, uno se vuelca a vivencias personales y el contacto social es mínimo. La mayoría estamos con teletrabajo, por lo que la actividad del Círculo de Mujeres es una valiosa manera de compartir y tener momentos gratos, en medio de la pandemia”, finaliza la profesional.