Rodrigo Palacios, gerente general de Indama: “Debemos apoyar a nuestros proveedores y así ayudar a reforzar la cadena de suministros”

Abr 29, 2020Nuestros Socios

El ejecutivo explica que en medio de la actual pandemia han logrado mantener el contacto con sus clientes para conocer cómo sobrellevan la situación y así “ver la manera de que todos salgamos de esta crisis”, afirma.

¿A qué rubro pertenece su empresa y cuál es su principal función?

Indama es una fábrica de perfiles de acero, que opera en la región del Biobío desde hace más de 50 años, conformando perfiles abiertos, tubulares, y galvanizados. Con estos productos abastecemos proyectos para maestranzas, constructoras y distribuidores, en especial en la zona centro sur del país.

Desde el año pasado, estamos en el negocio de la construcción modular, donde nuestra misión es proveer de baños y cocinas prefabricadas a toda la industria de la construcción de nuevas viviendas, tanto de casas, como edificaciones en altura. Además de instalaciones no habitacionales, como hospitales y hoteles, por ejemplo.

Tenemos una planta ubicada en la comuna de Chiguayante, donde se producen los perfiles, y otra en Talcahuano, donde está el proceso de fabricación de baños prefabricados.

 

¿Cómo le ha afectado a la empresa la coyuntura actual?

La primera prioridad siempre ha sido la salud de todas las personas que trabajan en nuestra empresa y en base a esa premisa hemos tomado nuestras decisiones.

Respecto del impacto, obviamente que nuestra capacidad de producción y de ventas se ha visto afectada, en parte por las cuarentenas y cordones sanitarios, así como de la baja actividad que han mostrado la construcción y la venta en tiendas, como por ejemplo, ferreterías. Sin embargo, hemos mantenido el contacto con nuestros clientes para saber cómo están sobrellevando esta situación y ver la manera de que salgamos todos de esta crisis.

 ¿Qué acciones o estrategias han aplicado para continuar con su quehacer empresarial y productivo?

Como menciono, la primera prioridad es la salud de todos quienes trabajamos en las plantas de Indama, así como de nuestros contratistas. Es por ello que apenas comenzamos a saber que esta nueva enfermedad se convertía en un problema y que afectaría en forma transversal a la población, iniciamos la implementación de una serie de medidas para contener y no exponer a nuestros trabajadores.

Desde mediados de marzo tenemos una reunión diaria (por 3 semanas se realizaron 2 veces al día), en la que participamos varios ejecutivos de la empresa, así como representantes del Comité Paritario y del Sindicato. De esta manera buscábamos asegurar que las medidas consensuadas incluyeran las recomendaciones de la autoridad sanitaria y el resguardo de las personas. Así como también, que la comunicación fuese lo más directa posible, ya que las medidas son eficientes cuando se definen, pero también deben ser conocidas por todos.

Se implementó el teletrabajo para todos quienes podían realizar sus funciones desde sus hogares, y para ello se habilitaron los computadores para que pueda hacerse efectivo. Agradezco y estoy muy orgulloso de lo que el equipo de trabajo ha logrado para cuidar la salud de las personas.

¿Cuáles son las expectativas y ánimo empresarial para el futuro?

Hemos hecho las proyecciones acerca del futuro más cercano para evaluar el impacto que tendrá esta crisis en Indama y, en base a ese escenario, que tiene entre dos y tres meses complicados en comparación con el negocio normal, vemos que la empresa será capaz de sortear lo peor de esta pandemia, con el apoyo de todas las personas que trabajan en ella.

Sin olvidar, que debemos apoyar a nuestros proveedores, así como nuestros clientes también deben hacer los esfuerzos para apoyar a toda la cadena de suministros. Esto porque la empresa estará trabajando con más fuerza que nunca para atender los requerimientos que existan, como lo ha hecho durante todas estas décadas.