Valmar refuerza conducta de protección de trabajadores fuera de la obra

Jul 7, 2021Nuestros Socios

Entre las medidas de prevención en obra, la constructora decidió reforzar la información hacia sus trabajadores, fortaleciendo la comunicación de riesgo. Por su gestión sanitaria, es la primera empresa del Gran Concepción en recibir el Sello Covid-19, entregado por la ACHS.

A fines de 2019, el Grupo Valmar comenzó a aplicar diferentes estrategias para asegurar la salud de sus trabajadores ante la propagación del covid-19, tanto en obras como en oficinas. Actualmente, ejecuta los protocolos definidos por el Ministerio de Salud (Minsal) y la CChC para el sector construcción.

La empresa mantiene cuatro obras activas en el Gran Concepción, de viviendas privadas y de edificación en altura, con un total de 350 trabajadores promedio.

En mayo de este año, gracias a su buena gestión en el manejo de la pandemia recibió, por parte de la ACHS, la certificación del Sello Covid-19, en tres de sus obras. La empresa es una de las 20 compañías de la región del Biobío en contar con este reconocimiento y la primera constructora del Gran Concepción.

El Sello Covid-19 verifica el cumplimiento de las disposiciones sanitarias del Minsal y la Superintendencia de Seguridad Social (Suseso). Además, recoge estándares internacionales para el control de la pandemia de la mano de las consultoras Mckinsey & Company y Dekra.

Jorge Bohle, subgerente de Recursos Humanos, comenta que al inicio de la emergencia sanitaria implementaron varias de las estrategias que actualmente se incluyen en los protocolos de salud. “Cuando aparecieron los protocolos, los adecuamos a faenas en terreno con todas las recomendaciones en base al conocimiento y estudios que existían, incluso con la experiencia de otros países”.

Hoy mantienen medidas como control de temperatura al ingreso de la obra; sanitización permanente en instalaciones y oficinas; uso de mascarilla en forma obligatoria para todos sus colaboradores; lavado constante de manos, en puntos de higiene dispuestos en terreno y distanciamiento físico para diversas labores.

Además, implementaron turnos diferidos de colación y para prevenir contagios optaron por realizar una búsqueda activa de casos, a través de PCR aleatorios a trabajadores.

Bohle señala que al existir un caso sospechoso o positivo se activa un protocolo que permite detectar contactos estrechos y aislarlos. Es decir, instauraron un mecanismo de seguimiento y trazabilidad en las faenas.

La empresa también se sumó a la campaña de vacunación en contra del Covid-19, realizando el proceso de inoculación a trabajadores en operativos en terreno, según el calendario dispuesto por el Minsal.    

El ejecutivo recalca que para la empresa el bienestar de los trabajadores y sus familias ha sido siempre el foco principal de su gestión. Afirma que durante la pandemia, los esfuerzos se han redoblado en esta línea.

Giovanni Aravena, experto en prevención de riesgos de Valmar, resalta que otra de las medidas fue adecuarse a las nuevas exigencias para que sus proyectos pudieran operar en fase de cuarentena. Establecieron PCR de entrada y transporte privado para los trabajadores.

“Todo esto significó una labor constante de parte de la gerencia general, pasando por administradores de obra, supervisores, jefes de terreno en obra, capataces y hasta el último jornal”, expresa.

La empresa aplica una estrategia de búsqueda activa de casos, con aplicación aleatoria de test PCR a trabajadores en operativos en terreno.

PREVENCIÓN EN SU ENTORNO

A juicio de Aravena, entre las claves para contener los contagios ha sido fundamental la comunicación hacia los trabajadores. Sostiene que una de las acciones implementadas que les ha traído buenos resultados es la retroalimentación entre la línea de supervisión y los colaboradores.

Agrega que como no se pueden realizar charlas masivas, por los aforos, han privilegiado la comunicación entre los supervisores y su equipo.

“Esto ha sido muy útil. Estamos educando siempre a nuestros trabajadores y reafirmando que el cuidado también es necesario fuera de la obra, por sus familias, pero también por sus compañeros de trabajo”, comenta el prevencionista.

Si bien, es complejo conocer la totalidad de la rutina de los trabajadores al salir de la obra, Aravena añade que han logrado concientizar a la mayoría del personal para que se proteja al abandonar el lugar de trabajo.

Esto, recalca, sumado a acciones que contribuyen a reiterar la importancia sobre el uso de mascarilla y el distanciamiento físico, hábitos a los que no estaban acostumbrados en el sector.  

Creemos que con el tiempo, los trabajadores han podido rehacer su rutina laboral y adecuarse, incluso hoy se cuidan entre ellos para cumplir con las normas”, destaca el profesional.