Webinar: “Lo que hay que saber del crédito especial a la construcción”

Nov 24, 2021A fondo

El beneficio, utilizado por las empresas constructoras desde 1975 para evitar una mayor alza en el precio de las viviendas, es parte de las exenciones que se proponen eliminar para financiar la ley corta de pensiones.  

En el marco del ciclo de charlas sobre Derecho Tributario, la CChC organizó el webinar “Lo que hay que saber del crédito especial a la construcción” a cargo de Julia Altamirano, jefa del Departamento de Impuestos Indirectos de la Subdirección Normativa del Servicio de Impuestos Internos (SII).

La exposición se centró en aspectos normativos y de procedimiento para la aplicación de este beneficio tributario. Además, aclaró una serie de interrogantes frente a esta medida y su posible eliminación, propuesta para financiar la ley corta de pensiones.

Altamirano explicó que se trata de una rebaja al IVA que se aplica a inmuebles destinados a la habitación y con contratos de construcción a suma alzada. Esta exención se encuentra establecida en el artículo 21 del DL 910 de 1975 y se creó con la finalidad de evitar que la incorporación de ese impuesto en la actividad de la construcción produjera un aumento en el precio de las viviendas.

Actualmente, las constructoras tienen derecho a deducir del monto de sus pagos provisionales mensuales obligatorios el 65% del débito del IVA que deben determinar de la venta del inmueble.

La profesional del SII aseveró que “es un beneficio útil para las constructoras, es un incentivo importante para estas empresas”.

Aclaró que, según precisan en el SII, el beneficiario de este crédito especial a la construcción es el comprador no contribuyente de IVA, ya que debe pagar un menor precio al concretar un contrato de construcción o compraventa relacionado con el inmueble destinado a fines habitacionales.

¿Qué inmuebles están afectos al beneficio?

Altamirano especificó que son las viviendas con carácter habitacional. Sin embargo, también se aplica a estacionamientos y bodegas, siempre que su construcción esté relacionada con un inmueble destinado a la habitación.

¿Existe algún tope para usar el crédito especial?

La representante del SII argumentó que las viviendas beneficiadas con esta norma, a partir de la venta del inmueble desde el 1 enero de 2017, cuentan con un tope del valor de construcción de las viviendas de 2.000 UF, para viviendas sin subsidio, y 2.200 UF para viviendas con subsidio. El crédito determinado que puede ser usado por las empresas constructoras no debe superar el monto de 225 UF.

Este beneficio se creó con la finalidad de evitar que la incorporación de ese impuesto en la actividad de la construcción produjera un aumento en el precio de las viviendas.

VIVIENDAS SOCIALES

Entre las preguntas realizadas a Altamirano, una de las dudas se relacionó sobre la aplicación del crédito especial a un conjunto de viviendas.

La profesional del SII señaló que en esta situación se calcula el crédito potencial total. Es decir, el contrato debe indicar el precio unitario por vivienda. “El crédito potencial total es igual a la suma de los créditos individuales con derecho al beneficio”, afirmó.

Agregó, en otro punto, que, con la modificación realizada a la norma en 2008, el crédito no procede para las urbanizaciones, salvo -dijo Altamirano- que el contrato de construcción recaiga en viviendas sociales.

¿Qué ocurre con los contratos de ampliación, modificación, reparación o mantenimiento?

La representante del SII dijo que se da una situación similar al punto mencionado anteriormente y puede ocupar el beneficio cuando esté relacionado con el ámbito de las viviendas sociales.

¿Y las operaciones con subsidio

Señaló que es un beneficio que trasciende al IVA. “La norma deja de manifiesto que es un beneficio tributario general, mucho más transversal”.